Tener un/a amigo/a Géminis es un auténtico regalo, no se puede explicar con palabras lo especial que es tener un amigo así. Pero también tiene sus cosas malas. No todo es de color de rosa. Lo mejor de ser amigo de Géminis es que rara vez te aburrirás. Tener un amigo así es increíble, porque siempre te propondrá hacer algo, lo que sea, pero no dejará que te aburras. Además, Géminis es ese amigo que lo sabe todo sobre todo el mundo o sobre cualquier cosa.

En su mente, tiene información de todo tipo y eso quieras o no, son todo ventajas. Con Géminis, nunca tendrás que preocuparte por tener que hablar sobre tus sentimientos o sobre tus miedos. Gracias a su intuición, conoce perfectamente cuál es tu lado más vulnerable y qué es lo que te preocupa.

Lo peor de ser amigo de Géminis es que es una persona que va a su bola, que es muy independiente, se queda en su mundo y se olvida de todo los demás. Es una persona que habla por los codos y que cuando lo hace, se centra muchísimo en su tema de conversación y no dejará que nadie más hable, a no ser que tenga que aportar algo a lo que está diciendo.

Conversar con Géminis es un hacha de doble filo, porque puede tener sus cosas buenas, pero también tiene cosas malas. Además, el problema de Géminis es que le cuesta mucho comprometerse con algo al 100%. Es de ese tipo de personas que nunca se comprometen con un plan que sea anticipado. Ser amigo/a de Géminis es algo increíble, pero que no se te olvide que también tiene sus cosas malas…

2020-04-16T13:32:25+02:00