Esta claro que la gente no siempre predica con el ejemplo. Es más, la gran mayoría de personas siempre pecamos de esto de alguna u otra manera. Decimos que jamás haríamos algo pero en algún momento determinado lo hacemos. Pues dependiendo de tu signo, también eres más propenso a negar más algunas cosas que otras. Aquí te enseñamos lo que los signos niegan que hacen pero que hacen:

ARIES: Eres una persona orgullosa Aries, una persona que tiene muchísima fuerza pero también te rompes pronto (aunque te recuperes de la misma manera). Pero sí, una mala palabra o un mal gesto por parte de alguien que te importa puede hacer que te vengas abajo. De hecho, eres de las personas que pide a los demás un poco de tacto a la hora de decir las cosas. Sí Aries, sinceridad pero con buenas formas…

Pero ahí viene lo que niegas que haces pero que haces: tus formas no son las perfectas, de hecho, a veces por esa boquita sueltas lo más grande. Y niegas que lo haces pero a veces, Aries, ser sincero no es lo mismo que ser hiriente. Cuando te encabronas puedes llegar a hacer mucho daño, y de hecho lo haces. No aceptas o no llevas del todo bien las críticas y que te digan que a menudo te pasas… Puedes llegar a causar problemas Aries, problemas de los que después puedes llegar a arrepentirte. Y mucho.

TAURO: Niegas ser deshonesta/o siempre Tauro, pero, siendo sinceros, tampoco te gusta demasiado enfrentarte a algunos problemas fuertes. Y la verdad, a menudo prefieres huir sin dejar pista que enfrentarte y decir lo que sientes y lo que se te pasa por la cabeza. Si eres muy sensible, no leas esto. Según tú, odias la mentira y la falsedad Tauro. Pero debes recordar que la omisión también lo considerabas parte del engaño y tú omites, y omites muchas cosas. Hay algo mal aquí, eso es obvio, pero no siempre quieres verlo.

Vale, no es que estés todo el día omitiendo cosas, eso está claro, pero tienes que saber que sí que lo haces, aunque lo niegues. Omites por ejemplo, sentimientos. No dices lo que sientes y es más, a veces incluso lo niegas…

GÉMINIS: Si tuvieras que negar algo es que no eres nada dramática/o Géminis. Peor lo eres, y mucho. Cuando algo no te sale como quieres, eres capaz de hacer cualquier cosa para que salga. Además de dramática/o, también te enfadas con bastante asiduidad y eres muy poco tolerable. Tus impulsos te llevan a cagarla muchas veces pero lo peor es esa obsesión interna por quererlo todo aquí y ya, casi sin que te importe el resto.

Según tú, no necesitas a nadie para ser feliz pero cuando no lo tienes, te vienes abajo con bastante facilidad así que, tiendes a buscar ese hombro donde llorar, o esa persona con quien desahogarte y con quien poder hablar de todos esos problemas (dramas) que invaden tu cabeza. Géminis, tienes un montón de cosas buenísimas poro esto no es lo que más destaca. Sorry.

CÁNCER: Siempre dices que todo lo ves desde muchos ángulos y que no todo es blanco o negro, y criticas muchas veces a los demás por hacerlo así, por llevar esa vida… Y no Cáncer, a veces eres súper crítico con todo, y tu la/el primera/o. Ves el mundo desde ese caparazón en el que te metes y eso te impide ver las cosas desde otro punto.

Además, cuando tienes un problema, en vez de hablar las cosas (eso es lo que le dices a todo el mundo que debería hacer) te cierras en banda y haces como si nada hubiera pasado. Y en serio, eso te perjudica. Primero a ti porque el día menos pensado estallas. Y segundo al resto, porque nadie sabe por lo que estás pasando en realidad ni lo que tu cabeza anda pensando… Cada cual lleva sus sentimientos y sus emociones como puede, pero no niegues que eres así porque a veces, las cosas no se solucionan porque no quieres sentarte a hablarlas.

LEO: Las cosas como son Leo, te has creado esa imagen de dura/o y de que puedes hacer todo mejor que el resto pero en el fondo, tienes una inseguridades brutales que no le enseñarás a nadie. Es más, que dirás que ni siquiera tienes. Leo, para el resto, siempre tienes todo claro, sabes qué es lo que quieres y además, presumes de ser la reina/el rey. Está claro que lo eres, eso lo sabe hasta el más tonto, pero cuídate un poco de la parte más vulnerable que está ahí, pero que tú muchas veces presumes de no tenerla.

A pesar de que te gusta que el mundo gire a tu alrededor (sabes que lo hace), también te gusta que estén ahí de verdad y que no sea todo tanto postureo para las buenas y no siempre para las malas. Tienes sentimientos Leo, más allá de todo el brilli brilli y la fiesta, y los buenos momentos. Sácalos más, llora cuando tengas que hacerlo y sobre todo, sé humano, más humano… No todo tiene por qué ser tan superficial.

VIRGO: Dices que no Virgo, pero eres de los que busca y busca y busca cuando le interesa algo. Te obsesionas con las cosas, con los detalles, y quieres saber todo de todo de todo de la persona o cosa o proyecto en el que estás interesada/o. Tu misma/o te defines como una persona fría y calculadora que incluso puede controlarse por muy feas que se pongan las cosas. Pero en el fondo no es así Virgo. Niegas que te interese la vida de algunas personas y sin embargo, las stalkeas sin cesar… Y todo para tenerlo todo controlado al milímetro. Sí Virgo, eres una persona que parece que “pasa” de todo pero que en el fondo no pasa de nada y que todo lo analiza al milímetro. Todo lo que le interesa obviamente…

LIBRA: Tu eres de los que te alejas de los dramas siempre, ¿verdad Libra? O eso al menos es lo que predicas. Odias las peleas, los gritos, las voces… Pero sin embargo, eres la/el primera/o que está ahí cuando pasan. A veces porque quieres estar y a veces porque simplemente te salpica Libra. Peor tienes que reconocer que, sea como sea, estás. Y es que, a pesar de negar que te gusta estar ahí, en el fondo te encanta enterarte de todo y que te llegue cualquier tipo de información de esas personas a las que odias para reírte un rato.

Vale, no eres el más terrible de todos los signos, eso está claro, pero eh, tienes tu punto de malicia también. Y te gusta la venganza y aunque no actúes de karma nunca, porque la verdad que es cierto que cuantas menos historias en las que estés involucrado mejor, sí que saboreas bien rico que a los demás les den de vez en cuando de su propia medicina…

ESCORPIO: Eres Escorpio, y Escorpio nunca da puntada sin hilo. Las cosas como son Escorpio, contigo parece que todo sale natural, como si nada estuviera programado, o pactado, o totalmente preparado… De hecho, tú presumes muchas veces de eso. Anda que no has dicho veces eso de: “Qué casualidad”. No Escorpio, contigo NADA es casualidad. Todo está preparadísimo desde el minuto uno. Y sí, también sabes cómo hacerlo, cómo manipular las cosas y las mentes de los demás para que las cosas salgan exactamente como tú quieres que salgan.

Conoces los comportamientos del resto, qué harán si haces esto o si haces esto otro. Y zas… Todo ocurre tal y como habías planeado. Como siempre, tarde o temprano. Esa sensación de control y de dominación es las que más te gusta, a pesar de que digas que no, que a ti no te interesa…

SAGITARIO: Niegas que tienes miedos Sagi, que tienes mucho miedo a quedarte sola/o, a cagarla, a tomar decisiones que no sean buenas, a no estar segura/o… Y es que, por fuera, parece que lo tienes TODO controlado, que eres independiente, que nadie tiene poder sobre ti… Pero sí que lo tienen. Por desgracia, no eres tan libre como te gustaría y tampoco tienes ese control de tus sentimientos como quisieras. Sagi, todo es más complicado de lo que crees. Pero está bien, no todos tenemos ese control tan fuerte de nuestras emociones. La diferencia es que tú si te jactas de tenerlo. Deja de negar lo evidente Sagi, que tienes sentimientos, que no eres tan fuerte como crees y que también te rompes, y a veces bien duro.

CAPRICORNIO: Según tú, a ti te da igual la opinión de los demás Capricornio, pasas de todo, eres independiente y te alejarás del que no te quiera o de quien te trate mal. La realidad es muy distinta. Porque te quedas. Y te quedas porque crees que puedes cambiarlo como sea. Porque otra cosa no, pero testaruda/o eres un rato… Mucho rato. Y sufres, y lo pasas mal y haces ese tipo de cosas que según tu JAMÁS harías por nadie. Pero lo haces Capri. Y es que, también tienes sentimientos fuertes, unos sentimientos que no puedes frenarlos por mucho que te las des de que tienes el control sobre ellos.

Siento decirte lo que no quieres escuchar porque además, lo niegas hasta la saciedad pero NO tienes el control de todas tus emociones y a veces, todo se desborda, y está bien ¿ok? No te sientas mal por ser vulnerable de vez en cuando. Todos los somos.

ACUARIO: Vas de independiente por la vida Acuario, e incluso te encanta decir que eres más fría/o que el hielo, y que pasas de todo y que para enamorarte de alguien tiene que trabajárselo muchísimo y estar ahí luchando y peleando hasta que tu corazón se ablande y se deje querer un poquito… Pero no es para nada así Acuario. Te enamoras rápidamente y si no te enamoras, te ilusionas deprisa, y además, casi de cualquier persona que te muestre un poquito de atención y te baile un poco el agua.

Sí Acuario, incluso cuando sabes que tienes menos en común con alguien que el agua y el aceite, te gusta pensar en ese futuro idílico juntos… Acuario, niegas ser sentimental y romántico pero en el fondo, lo eres, y más de lo que se piensa el mundo. Más de lo que te piensas tú incluso.

PISCIS: Vale Piscis, eres súper sensible, todo te afecta muchísimo y tienes una empatía increíble por los demás pero tienes un pronto y un genio que mejor frenarlo de vez en cuando. Sí, cuando te metes en tu mundo no hay quien te pare y lo peor es que piensas que SIEMPRE llevas razón Piscis. Siempre. Y tú que te las das de ponerte en el lugar de los demás siempre, no lo haces. Y es así Pececito, cuando las cosas no salen como realmente te esperabas, todo cambia. Se termina esa empatía y ese buen rollo y te pones en modo testaruda/o de “llevo razón y punto”.

Y sí Piscis, hasta tú misma/o lo sabes, puedes llegar a ser súper cargante cuando se trata de querer hacer las cosas a la fuerza y es que, no te bajas de tu idea. Si crees que llevas razón, la llevas y punto. Y ahí se acaba la empatía y el buen rollo y todo. Sólo está tu razón, por encima de todo.