Capricornio, principalmente, no busca ser el detective que ande todo del put* día detrás de su pareja para saber dónde está, qué hace, con quién, qué esconde, qué pretende… todas esas cosas. Capricornio busca estabilidad, confianza, sinceridad, transparencia. COMPROMISO.

No pide que la otra parte, se la perfección hecha persona. No quiere que todo sea extremadamente perfecto y que se reduzca a una relación basada en un guión. Capri es un amante de los planes en pareja. Ya sea un viaje, o una cena o simplemente una quedada en el mismo sitio de siempre. Con tu compañía, basta.

No escatimes en besos, en abrazos… No reduzcas tus ganas de amar. Al contrario. Muéstrale cada día, que es la razón por la que sonríes. Es más, roba todas las sonrisas que puedas, Capri ama eso. Ama sentirse totalmente protegido. Ama que la otra persona, le cuente todas sus hazañas sin ningún problema, que no le esconda nada, que no tenga miedo a abrir la boca por si la caga en algún momento. Capricornio no quiere secretos, no quiere desconfianza… odia todo eso. Lo mejor de todo, es que lo intuye. Sabe cuándo eres de verdad o cuando pretendes ser una copia barata de su persona ideal. Capri no quiere teatros, no busca drama, busca estabilidad al lado de una persona que le quiera, de verdad. Nada más.