A veces, por más que la pasión se atraviese y el amor esté deseoso de que funcione algo entre dos personas, al final no es suficiente. Hay parejas que no le hacen honor a eso del uno para el otro, que son incompatibles y que basta un poco de convivencia para que las nubes grises se vuelvan parte de su fotografía diaria. En el fondo sabes que no están destinados a estar juntos, pero duele tanto que es muy complicado aceptarlo. Te aferras y te quedas ahí, con la esperanza de que mañana todo cambie. Lo malo es que cuando menos te das cuenta esas mañanas se convierten en años y ahí es cuando entiendes que a esa persona es mejor decirle adiós. ¿Qué signo no te conviene para tener una relación

Aries 

Valiente, autoritario, impulsivo. Aries es el tipo de amor que te envuelve en segundos y de pronto lo único que quieres es compartir un montón de días a su lado. Realmente no importa cuánto dure el cuento de hadas, porque te deja huellas imborrables, que te hacen valorar cada instante. Sin embargo, hay una pareja que no le conviene, es Piscis. Sus personalidades son como el blanco y negro, pero no son los suficientemente opuestas como para complementarse, lo son para causar tremendo caos. Cuando deciden unir sus vidas tienen que estar preparados para lidiar con tanta contrariedad. Aries tiene que ser paciente, porque Piscis no exagera y no puede soltar toda la carga emocional que le impide avanzar. Y Piscis tiene que entender que Aries sí tiene corazón, pero a su modo, no puede desgastarse intentando que cambie. 

Tauro 

Sin duda, Tauro es el signo que no se toma a juego las cosas del amor, el que es capaz de recordarte lo mucho que vales y te invita al compromiso, a entregarte desde lo más profundo. No obstante, hay alguien que no encaja del todo con su forma de amar, es Géminis. Su relación es sinónimo de altas y bajas, un día se declaran amor y al siguiente no se quieren ver ni en pintura, no es que lo suyo no sea genuino, se pueden amar locamente, pero ambos tienen que bajar la guardia de vez en cuando. Particularmente, en el caso de Géminis que es muy emocional, cambiante y complicado. No es habitual para Tauro ver todo eso, al contrario, este es un signo que honra la estabilidad, le gusta la rutina y tener la certeza de que la persona que ama estará cada mañana. Tauro no quiere vivir esa incertidumbre en la que pierde al ser amado todos los días. Y Géminis se puede sentir muy abrumado con las exigencias de Tauro. Lo que más detesta es que alguien llegue a su vida con la intención de cambiarla. 

Géminis 

¿Sabes qué es lo irónico de algunas relaciones? Muchas tienen el poder de sacar lo peor de ti. De pronto confías en que la atracción es necesaria, que basta con que te pierdas en la mirada y en la forma en que te acaricia la otra persona, para crear una hermosa historia de amor, pero no es suficiente. Hay parejas que son como el agua y el aceite, que cuando se unen se dicen de lo peor, son crueles y lo malo es que aprenden a vivir así. A normalizar el hecho de que las lágrimas sean parte de todos los días. Eso es lo que sucede cuando Géminis termina en los brazos de un Virgo, sus personalidades son tan opuestas que no saben convivir. Virgo quiere que Géminis se comporte a su antojo, con sus reglas perfectas y Géminis se vuelve loco y dominante cuando intentan atarlo de esa manera. Si alguien no lo quiere cómo es, ¿por qué tiene que cambiar para darle gusto? 

Cáncer 

Sí, llámalo loco, romántico, intenso, cambiante. Cáncer es así, vive abrazado de las emociones de la Luna y muchas veces ni él mismo se entiende. Sin embargo, en su mirada no hay mentira, lo gritan todo cuando se lo proponen y no se quedan de brazos cruzados cuando el amor toca a su puerta. Lo malo es que hay veces en las que idealizan demasiado a la otra persona. De pronto la visten de sus sueños, sus fantasías y ahí es cuando terminan envueltos en una relación que sólo existe en su imaginación. Es justo lo que le pasa cuando Capricornio se enreda en su corazón. No es que sea un signo cruel, pero le cuesta lidiar con la fragilidad del corazón de Cáncer y cuando menos piensa lo rompe. Capricornio es muy práctico, no logra entender la razón por la que Cáncer llora o se enoja repentinamente. Si quieren estar juntos, es importante que los dos se pongan en el lugar opuesto. Capricornio tiene que ser más comprensivo y Cáncer tiene que aprender a no ahogarse en un vaso con agua. 

Leo 

Dicen que nunca es dónde, es con quién. Hay personas que tienen el don de llenarte de alegría en todos los sentidos, que te transmiten de buena vida y te inspiran confianza, paz y amor. Leo se vuelve luz cuando alguien así llega a su vida, porque saca lo mejor de él  y es capaz de entregar lo más profundo de su ser. Sin embargo, está la otra cara de la moneda, cuando se encuentra con un amor cruel, con alguien que es capaz de despertar su lado desesperado, orgulloso y malvado. Es por ello que no le conviene tener una relación con Tauro, porque se pueden herir de una forma tan profunda, que se dejan cicatrices para toda la vida, de esas que duelen con sólo recordarlas. Leo es muy impulsivo y Tauro obstinado, en una discusión tienen que pararlos, porque por sí solos pueden llegar a lo peor. Si quieren estar juntos van a tener que esforzarse el doble. 

Virgo

Un minuto de silencio por todas las veces en las que Virgo ha pedido la paciencia y vaya que estoy hablando de algo único, porque es de los signos que respira mil veces antes de perder el control.  De alguna manera, quiere que todo se dé tal y como lo soñó, pero cuando el amor no le responde así, su estrés y ansiedad se hacen presentes. Es por ello, que no es recomendable que tenga un vínculo con Sagitario, al menos no más allá de una amistad. Y es que aman muy distinto. Sagitario deja que las cosas se acomoden sin prisa, sin ataduras, pero con mucha intensidad. Y Virgo necesita saber en dónde está parado, si esa persona busca algo a largo plazo, si tiene proyectos en mente, lo necesita saber todo. Lo que se vuelve demasiado para Sagitario. Si quieren funcionar tienen que encontrar un equilibrio o vivirán con las emociones por los suelos. 

Libra 

Es simple, Libra busca un amor sano, alguien que sea capaz de quedarse a su lado incluso cuando sus peores demonios se hacen presentes. Dicen que es el signo más equilibrado, el que se aferra a la balanza, pero hay momentos en los que lo que menos le importa es el equilibrio, simplemente se esfuerzan en salir adelante y mostrar lo mejor de sí mismos. Hay días en los que tienen ganas de devorarse el mundo, en donde su actitud se contagia y lo único que buscan es sentirse en calma, pero…hay otros días en los que sus emociones se hacen nudos y ni siquiera saben en dónde están parados. De ahí que no le conviene para nada tener un vínculo con Cáncer, porque lo suyo se vuelve un campamento de sentimientos, es como si tuvieran un imán y atraen una crisis tras otra. Cáncer pierde el control y Libra también, en lugar de convertirse en un apoyo, empeoran. Necesitan poner demasiado de su parte para que funcione. 

Escorpio

Como todos, Escorpio tiene un lado dulce, encantador y que es capaz de robarse la atención de cualquier corazón. Pero también tiene su lado oscuro, el emocional que no entiende de razones y que deja que su intuición tome el control. Hay una parte de Escorpio que es muy determinada, que busca que las cosas se lleven a cabo tal y como las planeó, pero no siempre es posible y eso despierta su peor parte. Tal y como le sucede a Leo, de ahí que no es muy bueno que terminen compartiendo en el juego del amor, porque sus enfrentamientos terminan peor que una guerra. Su amor es como el que llaman apache, los que se odian pero no se dejan, porque la pasión les remueve todo y terminan pegados siempre. Es posible que lleguen a funcionar, pero tendrían que ser muy empáticos. 

Sagitario

Sagitario no hay nada que te borre tu sonrisa, eres el tipo de signo que aún con heridas en el corazón tiene la gallardía de seguir adelante y te dejas llevar cual hoja en el viento. A veces, a toda velocidad y otras veces a pasos lentos. La vida te ha enseñado que no es fácil encontrar el amor, sobre todo, a alguien que sea capaz de ponerse en tu lugar y entender la sed que tienes de recorrer cada espacio del mundo. Eres sinónimo de aventura, de coleccionar un montón de magia y amante del riesgo. Sin duda, una personalidad que encaja muy poco con la forma de ser de un Virgo. Lo suyo sí que es un riesgo, porque pueden terminar de la peor manera y eso hace que se vuelvan locos. Que se odien, que se humillen, sobre todo, cuando Virgo no tiene tacto en decirle a Sagitario que no se toma nada en serio. ¡Error!. 

Capricornio 

Los Capricornio y su particular manera de entregar el corazón. Lo hacen de una forma muy meticulosa, no cualquiera tiene el privilegio de llegar a su estado más profundo. Sin embargo, una vez que te prometen amor es en serio, no se andan por las ramas. Los Capricornio quieren algo leal, duradero, una pareja con la que puedan compartir proyectos a futuro, no solamente estar por estar. Es por ello, que no es muy conveniente que termine en los brazos de algún Aries, porque son demasiado autoritarios para su gusto, creen que tienen la respuesta de todo. Justo ahí es cuando se pierden con Capricornio, porque no es un signo que se deje gobernar. Sus discusiones son de las que asustan, porque pueden decirse cosas muy hirientes. Ninguno de los dos está acostumbrado a perder. Así que tendrán que trabajar en ceder de vez en cuando. 

Acuario

Es claro que para Acuario no es fácil tener un vínculo con cualquiera que llegue a su puerta hablando de amor. Realmente le cuesta trabajo mostrar su lado vulnerable, para que se sienta cómodo tienen que demostrarle con hechos que quieren algo serio. Sin embargo, no tolera las ataduras, ¿contradictorio no? Así es, Acuario puede ser muy leal, entregado y apasionado cuando se lo propone, pero no intentes gobernar sus días porque ahí sí te vas a encontrar con un muro enorme. Esa es la razón por la que no es muy buena idea que Escorpio y él tengan una relación. Realmente es como intentar tapar el sol con un dedo, por más que se aferren a las sonrisas, las sombras se harán presentes cuando menos lo piensen. Escorpio es muy demandante, quiere que le demuestren amor en todos los sentidos y se siente frustrado con la libertad de Acuario. Si deciden tener algo van a tener que trabajar el doble en su individualidad o terminarán como perros y gatos. 

Piscis

Dulzura, corazón enorme, seriedad. Es más que claro que cuando Piscis ama lo hace de una forma desinteresada, con el deseo de construir algo a futuro. Una pareja con la que pueda compartir lo bueno, lo malo, los sueños. ¡Todo! La persona que será capaz de abrazar sus heridas, la que no se asuste de sus manías y tenga el valor de darle una mano cuando las cosas vayan mal. Piscis es capaz de quitarse el pan de la boca con tal de ayudar, no espera menos de la persona que lo acompaña. De ahí que no es conveniente que se entregue a un Géminis, porque pondrá de cabeza su mundo, sus emociones, sus aspiraciones. Géminis tiene una forma muy arrebatada de cambiar de la noche a la mañana y eso puede romper a Piscis en un abrir y cerrar de ojos. Además, es un signo muy orgulloso, no entendería toda la bondad que habita en un Piscis. Si quieren estar juntos van a tener que poner límites y hablarlo todo o terminarán confundidos y heridos.