La tercera fase de Mercurio retrógrado de este año 2019 comienza justo el 31 de octubre, coincidiendo además con la temporada de Escorpio. Es una temporada un tanto complicada en general para todos los signos. Todos empiezan a sentir como las cosas no salen justo como querían, como los malentendidos surgen de la nada, como el mundo va en contra suya. Además, hay que tener cuidado porque es una temporada en la que conviene no firmar contratos importantes y no tomar decisiones arriesgadas.

Durante Mercurio retrógrado, Sagitario, te sentirás incómodo con absolutamente todo. Contigo mismo, con la gente que te rodea, con el lugar en el que estás. No encontrarás tu paz, no te sentirás bien con nada y eso puede llegar a despertar en ti tu carácter más peligroso. Serás más inconformista que nunca, pero, Sagitario, esta vez será un inconformismo un tanto peligroso. Te quejarás de todo y debes de tener cuidado con el exceso de quejas. Tú normalmente no eres así, así que ahora no seas un dramático en exceso porque no vas a solucionar nada quejándote tanto.

Es momento de mirar por los demás un poco también, Sagitario, por la gente que te importa. Mercurio retrógrado es un periodo un poco peligroso para las relaciones y para la comunicación en general. Así que, si de verdad te importa la relación que tienes con los demás, tendrás que dar lo mejor de ti.

Eres una persona que siempre necesita moverse, alguien que no puede parar quieto. Durante Mercurio retrogrado te sentirás estacando y encerrado en la maldita rutina. Normalmente tienes formas de escapar a ella y de poder ser tú mismo. Pero ahora, todos los caminos estarán colapsados y te sentirás encerrado. Que no te extrañe si un día te despiertas y no funciona tu coche o si de repente el transporte público va fatal.

Para sobrellevar todo esto mejor, Sagitario, debes de reducir la velocidad y revisar tus actos y tus pensamientos. Es un buen momento para hacer un pequeño examen de conciencia, para poner en la mesa todos tus errores y buscar una solución para ellos. Ahora, cuanto más claro tengas las cosas, Sagi, más fácil será superar todos los baches que Mercurio retrógrado te ponga delante.