Cumplir con lo que prometemos no siempre es fácil, por lo que debemos ir con cuidado a la hora de dar nuestra palabra a aquellos que confían en nosotros. Lo cierto es que, ser cumplidores, es algo que no todo el mundo sabe hacer. Y, si este rasgo es uno de los más marcados de su personalidad, estas personas pueden estar seguras de que no van a llegar muy lejos. Sin embargo, hay momentos en los que no se trata de querer cumplir o no, sino de que podamos hacerlo o no. Por este motivo, es imprescindible que pensemos bien las cosas antes de prometer nada. Dentro de los signos del Zodíaco, hay algunos que son súper cumplidores, mientras que hay otros que les cuesta mucho más. Esta influencia, por suerte, se puede modificar un poquito. Y, si lo conseguimos, podremos vivir relaciones mucho más estables. En este artículo, queremos hablarte de cómo cumplen con sus promesas cada signo del Zodiaco y qué pueden hacer para mejorar, un poco más, esta parte. 

Aries 

Los nativos de Aries son personas con una gran impulsividad en su interior, por lo que suelen prometer cosas que, luego, les cuesta cumplir. No es que lo hagan a propósito y, la verdad, es que se sienten muy mal cuando esto sucede. Y, lo peor de todo es que, en algunas ocasiones, los demás acaban pensando que les han mentido; por ello, es fácil que pierdan a mucha gente por el camino.  Para poder evitar este tipo de situaciones, los nativos de este signo deberían buscar la manera de ser un poco más reflexivos. La meditación y la práctica del deporte ayudan mucho, por lo que es súper recomendable para ellos. 

Tauro

Sin duda alguna, los Tauro son los más cumplidores del Zodíaco. No hay mucho que se pueda decir de ellos en este aspecto, más que podemos estar seguros de que, prometan lo que nos prometan, lo van a cumplir. No hay excusas ni peros con ellos. Su palabra es de suma importancia para ellos, por lo que nunca nos van a decir lo que queremos oír, sino lo que realmente pueden hacer ellos. Sin lugar a duda, los Tauro son de las personas más confiables con las que nos podemos encontrar. 

Géminis

Los nativos del signo de Géminis son un tanto especiales en este sentido. Tienen una personalidad muy dual, lo que los lleva a pasar de un extremo al otro rápidamente. Si hablamos de cumplir promesas, lo cierto es que dependerá de la promesa y de la persona a la que se la hayan hecho. Además, también irá en función de la situación del momento. Aquellas promesas que hacen bajo cualquier tipo de influencia son las más susceptibles a no ser cumplidas, por lo que antes de hacernos esperanzas, debemos tener en cuenta bajo las circunstancias en las que nos han prometido algo. A los Géminis, queremos decirles que deberían ser más consecuentes con sus promesas y cumplirlas todas. Hay personas que confían en ellos más de lo que estos pueden llegar a pensar. 

Cáncer

Los Cáncer, al igual que sucede con los Tauro, son personas de lo más cumplidoras y es muy difícil que no cumplan con algo que han prometido. De todos modos, aunque esto llegara a suceder, los nativos de este signo son personas que pedirán disculpas mil y una veces y, si les damos la oportunidad, podemos estar seguros de que no nos fallarán una segunda vez. Son personas en las que, por lo general, se puede confiar. Nunca suelen decepcionar a aquellos que han creído en ellos. 

Leo

No hay manera de que un Leo rompa sus promesas, pero también es cierto que no las hace a la ligera. Los nativos de este signo suelen reflexionar muy bien las cosas antes de dar un paso, por lo que cuando prometen algo, es porque ya lo tienen más que asumido e integrado en sus planes. Se caracterizan por ser personas de lo más reflexivas y, por ello, solo suelen prometer cosas que saben que pueden cumplir pase lo que pase. Por ello, no es fácil ver a los nativos de este signo hacer promesas: saben que muchas están fuera de su control, por lo que las evitarán al máximo. Saben bien que, cuando se decepciona a alguien, es complicado recuperar la confianza.

Virgo

Los que han nacido bajo el signo de Virgo suelen ser personas muy cumplidoras, pero también es cierto que hay promesas que se quedan en el cajón. El único momento en el que sucede esto es cuando la situación ha cambiado para ellos y ha perdido importancia. Si un Virgo hace una promesa a una persona y las condiciones entre ellos se mantienen, esta persona puede estar seguro de que un Virgo cumplirá. Ahora bien, si por cualquier motivo, la situación en la que se generó esta promesa cambia, los Virgo siempre se reservan el derecho de retirar su palabra. 

Libra

Cuando un Libra promete algo, podemos estar bastante seguros de que lo va a cumplir. Los nativos de este signo suelen ser cumplidores en todos los aspectos, por lo que podemos confiar en ellos. Lo que sucede con los Libra es que no suelen hacer ningún tipo de promesa. Ellos podrán darnos su consejo o podrán decirnos lo que piensan, pero son muy reticentes a hacer promesas a nadie. Por ello, tampoco es una buena idea pedirles que lo hagan, pues nos vamos a encontrar con una negativa directa. 

Escorpio 

Los que han nacido bajo este signo nunca hacen promesas a nadie. Y, de hacerlo (muy puntualmente), siempre habrá matices. Es decir, pueden prometer algo, pero siempre será algo que ellos pueden controlar. Además, son muy claros en los “términos y condiciones”, por lo que si no cumplen su promesa es porque algo ha pasado, lo hayamos visto venir o no. Que un Escorpio no cumpla con su promesa es tan difícil como que nos la haga. Por ello, cuando lo hacen, aquellos a los que les hayan prometido algo, pueden sentirse de lo más afortunados. 

Sagitario

Los Sagitario son personas a las que no les gusta controlar nada: simplemente, fluyen con la vida y se dejan llevar por ella. Son muy conscientes de que, siendo de este modo, nunca saben qué acabarán haciendo. Por este motivo, los nacidos bajo el signo de Sagitario nunca suelen hacer promesas de nada. Pero que casi de nada. Y son muy estrictos en ello. Su política personal es muy clara en este aspecto: si les piden que prometan algo es porque esta persona quiere que haya algún compromiso y esto, los Sagitario, no lo van a ofrecer fácilmente. 

Capricornio

Los Capricornio son personas muy inteligentes emocionalmente, por lo que “ven” las intenciones y las necesidades de los demás muy rápidamente. Esto les permite adelantarse a lo que les van a pedir. Y, por ende, están preparados cuando llegan momentos en los que alguien les pida que prometan algo. Al ser tan diplomáticos, los nativos de este signo encontrarán la manera de salvar la situación sin llegar a prometer nada. Ahora bien, cuando lo hacen, es porque quieren y saben bien qué representa esta promesa. Entonces, podemos estar seguros de que la van a cumplir. 

Acuario 

Los que han nacido bajo el signo de Acuario son personas de lo más independientes. Les encanta ir a la suya y, sobre todo, que nadie les controle. Por este mismo motivo, se van a guardar mucho de hacer promesas, pues saben que ellos viven al momento y hacen lo que les apetece. Hacer promesas significa tener que hacer algo sí o sí. Y, por ello, los Acuario nunca, casi que nunca, nos van a hacer ningún tipo de promesa. Son personas a las que les gusta sentirse libres y asumen muy pocas responsabilidades fuera de las necesarias en la vida, como pueden ser la familia o el trabajo. Las promesas, para ellos, no son más que una obligación más a la que deberán atender y, al no saber si la podrán cumplir, optarán por evitar estas situaciones. 

Piscis

Los Piscis sí son personas a las que no les asusta prometer nada. Es más, cuando lo hacen, lo hacen sabiendo que esta promesa será una prioridad para ellos hasta que la cumplan. Por ello, cuando un Piscis nos dice que va a hacer algo por nosotros, podemos estar seguros de que así será. Lo que sí es cierto en este caso, es que solo veremos a los Piscis a hacer promesas a aquellos más cercanos a ellos. No son personas que hagan promesas en todo momento, por lo que, si los conocemos poco o no estamos en su círculo de amistades, podemos estar seguros de que no los vamos a oír hacer promesa alguna. 

Cuando hacemos una promesa a una persona, esta confía en nuestra palabra y pone expectativas en nosotros. Por este motivo, es necesario que, cuando prometemos algo, seamos de lo más sinceros y pongamos nuestra palabra por encima de todo lo demás.