El arte de cautivar al otro es mucho más que besos, abrazos y caricias. No siempre se trata de conocer las reglas del juego. A veces, sólo hay que dejarse llevar y darle la oportunidad a nuestros instintos de que gobiernen la situación. Deja de pensar tanto, estos consejos para seducir al signo de tu vida te ayudarán a que se pierda entre las sábanas. Es mucho más que erizar la piel, si quieres que ese momento sea inolvidable vas a tener que prestar atención a cada detalle. El zodiaco te está dando las armas que necesitas, deja que tu mente, cuerpo y corazón hagan lo demás. 

Aries 

La línea muy delgada entre dar y no dar, ese es precisamente Aries. Un signo que goza cuando lo valoran, pero también cuando le dan su espacio y se mantienen al margen de sus objetivos. Es muy independiente, no le gusta sentirse agobiado y cuando las atenciones, mensajes, llamadas y encuentros inesperados se vuelven una constante, se estresa demasiado. La clave para seducir a su corazón está en encontrar el equilibrio, dale mimos, pero no exageres. Aries, no quiere un amor que se rinda a sus pies, también le gusta el juego de la conquista. Si sabe que te domina se aburre. Le gusta que rompas las reglas y lo sorprendas. Todo aquello que le agregue adrenalina al momento le encanta. Esa es la única manera en la que no se marcha. 

Tauro 

Lamento decirte que si es un Tauro la persona que ronda tus pensamientos y alborota tu corazón, vas a tener que poner bastante esfuerzo porque no es alguien fácil de conquistar. Sus gustos son únicos, no disfruta de lo que tienen los demás, si le das algo común no vas a tener su atención. Tauro, quiere que inviertas tiempo en los detalles. Le gusta sentirse especial, alguien que le dé confianza y le demuestre que se siente orgulloso de estar a su lado. Lo mejor que puedes hacer es prestar atención a sus intereses, lo que le apasiona, en lo que sueña, lo que le asusta. Si no tienes la capacidad emocional y mental de conquistar sus pensamientos, difícilmente te va a permitir que seas parte de sus caricias. Es un signo que adora el compromiso, detesta sentir que lo usan. Si le das seguridad vas a conocer su lado más dulce y pasional. 

Géminis 

Dicen que la clave está en encontrar a la persona que sea capaz de encajar con tu caos. Definitivamente, es algo que Géminis tiene muy presente y esa es la razón por la que no se deja llevar por el estuche, quiere algo más, una relación profunda, en la que se sienta cómodo y no tenga miedo de mostrarse tal y como es. Lo seduce una mente inteligente, optimista y con ese toque de aventurero. Le estresa demasiado cuando llegan con la intención de cambiar su estilo de vida, no quiere reglas, quiere gozar el momento sin importar lo que va a suceder mañana. Si todo el tiempo estás preocupado por lo que puede pasar, no le sirves de nada. Vas a tener a Géminis en tu cama cuando lo hagas sentir libre y al mismo tiempo logres robarle un montón de carcajadas, no hay más. 

Cáncer 

La manera en que Cáncer se derrite en tus brazos, es cuando le permites ser y estar. No quiere escuchar a alguien que no está de acuerdo con su manera de ver la vida. Es un signo apasionado y eso ya se sabe, no piensa cambiar. Al contrario, quiere encontrar almas que sean tan intensas con su loco corazón. El cariño y el amor son piezas claves, pero eso no quiere decir que quiere que le propongas matrimonio, simplemente con que seas capaz de ponerte en su lugar y comprender que necesita que lo tomen en serio. Un Cáncer poco amado difícilmente va a mostrar su lado feroz bajo las sábanas. Enamórate de sus detalles y su romanticismo, pero también de sus ratos malos, esos en los que la melancolía hace que se sienta el ser más inseguro del mundo y lo único que busca es un refugio en los brazos correctos. 

Leo 

Aquí la cuestión no es que atraigas a un Leo, es un signo que seguramente te va a voltear a ver, ya sea por lo lindo que luces por fuera o dentro. Eso no es problema, pero mantener su interés sí lo es, porque se distrae fácilmente y no le gusta sentirse atado a nada. Si quieres seducirlo, vas a tener que poner atención al tono de su voz, la comisura de sus labios, la manera en que se agita o cuando calma su respiración. Leo, es muy minucioso a la hora de entregarse. Está acostumbrado a que se haga lo que él dice, no te atrevas a querer dominarlo, porque lo único que vas a recibir de su parte es rechazo. Sé coqueto, cariñoso, atrevido, sé la persona que es capaz de romper sus miedos. Esa personalidad aguerrida es mucho más sexy que cualquier mirada provocativa y a Leo le encanta. 

Virgo 

Si algo tiene muy claro Virgo es que la gente cambia mucho cuando quiere conseguir algo. Lo que más le aterra es que llegues a su vida con intenciones crueles y termines jugando con sus emociones. Es fan del romanticismo, pero sin caer en lo exagerado, no pretendas que se entregue a ti sólo porque le dices un par de palabras lindas. Quiere algo  más que un guión planeado. Se cansó de los cuentos que se ven en las películas y desea que valoren su compañía. Quizás es muy analítico, pero prefiere eso que entregarle su corazón a quien no vale la pena. Virgo, necesita acciones, ver que eres capaz de mover el cielo con tal de ayudarle en las malas rachas. Vamos, no quiere que le soluciones la vida, pero sí que seas la persona a la que besa sin medida y también a la que le cuenta todo aquello que le agobia los días. 

Libra 

Hay personas que alteran el corazón y el cuerpo de Libra, esas que hacen que cuente las horas para volver a perderse en sus brazos. Es un signo que le apuesta a lo sencillo, esos pequeños detalles que la mayoría deja pasar, pero que son capaces de llevar a la gloria. Le gusta lo bello, lo que sale del alma, lo que es capaz de hacer que sus sentimientos se desborden. Es el signo al que le atraen los corazones llenos de luz, los que tienen bondad y no dudan en hacer cosas para ayudar a los otros. Difícilmente, termina en los brazos de alguien cruel, al menos que se encuentre en un momento de su vida en el que esté vibrando muy bajo. No quiere presiones, detesta que lo hagan tomar decisiones repentinas, quiere un amor que lo escuche, alguien que no lo juzgue y que se tome el tiempo de leer entre líneas, porque hay muchas cosas que calla por miedo a una mala reacción. 

Escorpio 

Si tu intención es desatar el infierno que Escorpio lleva dentro, debes estar preparado porque no volverá a ser el ángel que encontraste en un principio. Cuando se trata de dejar que sus instintos tomen las riendas nada le asusta, es muy atrevido y le gusta agregar ese toque prohibido para aumentar la locura. Es un signo complicado, porque necesitas encajar primero con sus emociones para que te permita conocer su lado travieso. Si no confía en ti, olvídalo, no dejará que le toques ni la punta del cabello. Escorpio, ama tener el control y cuando siente que lo mimizan se aleja. Si quieres mantener la llama encendida antes de practicar tus caricias, empieza por hacerlo reír, escuchar sus anécdotas del día, complacerlo en algún capricho. A Escorpio le gusta que le den mimos, no sólo que lo miren como un objeto insaciable. 

Sagitario 

Lo sé, es imposible controlar las ganas de querer darle un beso a Sagitario cada vez que sonríe. Su personalidad es tan relajada que te envuelve, te lleva a lugares que jamás imaginaste y lo único que quieres es perderte en el aroma de su piel. Si tu objetivo es seducirlo ten muy presente que es un signo libre, no le gusta cuando el compromiso se vuelve un tema de todos los días y odia sentirse obligado a hacer algo. El poder le da vida y esa es la razón por la que no se lleva bien con las reglas. Quizás no es la persona más sentimental del mundo, pero cuando se trata de abrir el corazón lo hace. Sagitario, es atrevido, divertido y tiene ese toque de cinismo que envuelve a cualquiera. Le gusta que la gente goce de lo inesperado. Se siente agotado cuando intentan parar su vuelo, si lo quieres en tu cama déjalo ser. 

Capricornio

Está más que claro que hay rincones en el mundo que son sinónimo de magia, como los besos de un Capricornio. No te dejes llevar por lo que dicen de los signos de tierra, porque aunque sea demasiado meticuloso y disciplinado cuando se trata de cumplir sus objetivos, también tiene un lado dulce que sólo aquellos que se lo merecen lo conocen. Es un signo que desde el primer minuto escanea la situación, no pierde ningún detalle, si va a apostar su pasión tienes que ser admirable en todos los sentidos. Es así como lo atrapas, no puede evitar involucrar su parte intelectual. Antes que los sentimientos están los pensamientos, tu manera de ver la vida es la pieza clave para determinar si se puede perder o no en tus brazos. Así encontrarás su lado salvaje, libre y poderoso. 

Acuario

Hay besos que una vez que se posan en tus labios te hacen sentir que los esperabas toda la vida. Así como los de Acuario, que no te exigen, te aceptan tal y como eres y te llenan de alegría. Estar a su lado es sinónimo de calma, como si inesperadamente el mundo sufriera una pausa y luego te invita a despertar tus más locas fantasías. Definitivamente, perderte en la piel de Acuario es ir contra la marea, poner a prueba tus sentidos y tus latidos. Es la persona que no te juzga por lo que dices, porque lo que realmente le interesa es la energía que transmites, esa no miente y es un experto en detectarla. No le gusta perder el tiempo ni engancharse con personas que fingen sentimentalismo sólo para perderse entre las sábanas. Prefiere a aquellos que no tienen tapujos, aunque sus deseos sean intensos. 

Piscis 

Para Piscis no hay que darle muchas vueltas al asunto, si va a estar con alguien es porque esa persona lo hace sentir sumamente especial, como si se hubiese ganado la lotería. Le gusta que le den la importancia que se merece y que no lo traten como si fuera cualquier persona. Es un enamorado del amor, pero no es intenso como muchos lo quieren hacer ver, es sólo que busca que lo traten con cariño y respeto. No importa si se trata de una sola noche, pero detesta quedarse con ese sabor de boca en el que no lo valoraron lo suficiente. Quiere relacionarse con personas que lo llenen de bonita energía, no quienes busquen descargar todos sus vacíos. Se trata de vivir el momento, perderse en un montón de caricias y dejar que la vida fluya. No hay más, Piscis, no es complicado de seducir, lo que pasa es que lo quieren tratar como si fuera ingenuo y es claro que la cosa no va por ahí.