CUANDO VIRGO ESTÁ A PUNTO DE ROMPER CONTIGO

Un Virgo siempre actúa de manera muy limpia y justa desde su perspectiva. Siempre mirando por el bien, organizándolo todo para que sea perfecto y estudiando cualquier movimiento para que nadie quede por encima de nadie. Virgo es así, una persona muy controladora tanto para lo bueno como para lo malo, un alma muy peligrosamente seductora que también tiene su orgullo, sus límites y sus intereses. Cuando quiere finalizar con una relación que, en el fondo, ya tenía fecha de vencimiento desde hace mucho tiempo, Virgo actúa con mucha cautela y lo piensa y ve todo al detalle. No deja nada a la imaginación, reúne todas las pruebas que le han llevado a tomar esa decisión y ve qué es lo que puede hacer. Engañarse en la vida, aunque le duela, aunque quiera con locura a la otra parte, Virgo no seguirá con algo que sabe que no es sano, bueno…

Virgo no quiere mierdas tóxicas, aunque sean peligrosamente pasionales, no quiere perder parte de su tiempo ni de su cariño con alguien con quien no ve futuro, porque Virgo, sin un futuro claro, no sigue hacia delante.

Cuando Virgo quiere tomar ese paso y quiere hacerlo realidad, no se corta y empieza a dejar pistas muy claras sobre sus intenciones. Puede que aumente su vida social, puede que deje de lado sus planes en pareja. Son pequeños toques para que su pareja se dé cuenta, para que intuya que algo está pasando. Luego vienen palabras y ahí, Virgo sí que no se anda con rodeos. Si habla de romper, seguir, avanzar o tomar tiempo, ya sabes que es ruptura en toda regla. Virgo aprieta el gatillo para ir al grano, arriesga por su felicidad, para ganar.

2018-06-19T12:28:03+00:00