Cuando se trata de conocer un poco mejor cómo es Tauro como amigo, hay que empezar haciendo una consideración. A Tauro no le gusta mucho moverse en sociedad, si pero no, su grupo de gente cercana no es muy amplio porque en realidad es el primero que no quiere que sea así.. Eso nos deja un panorama en donde Tauro tendrá sus conocidos, con los que siempre será amable y educado, y un grupo de amigos muy selecto que matarían por él y por los que Tauro daría todo. Y no serán amigos para posturear en sociedad. Serán amigos de verdad.

¿Queréis saber quienes son estos amigos y cómo es Tauro con ellos?


Tauro es leal sobre todas las cosas y valora mucho esta cualidad. Lo cual nos permite empezar dejando algo muy claro: sus amigos deben ser personas muy leales. Y si no es así, serán conocidos, amiguetes o vete a saber. Pero nunca, NUNCA, Tauro los considerará sus amigos.

Tauro tarda en intimar con las personas. El tiempo es fundamental para que vayan ganando en espontaneidad y estrechando los lazos. Pero una vez que confía en estas personas, o mejor dicho, una vez que ellas se han ganado su confianza, van a tener a Tauro para toda la vida. Y lo que es mejor: su corazón.

El corazón de Tauro es enorme y conforme Tauro se relaja con las personas, su corazón se va haciendo más grande y mas grande. Y a partir de ahí, Tauro forja relaciones de amistad sólidas y tranquilas. Y Tauro se vuelve incondicional para sus amigos, con los que también saca una vena divertida que otros nunca podrán conocer.

Genial. ¿Y donde está lo malo? Porque si no lo hay ¡¡¡compramos ya!!! Pues hay varias cosillas. Como es normal. En primer lugar, y por muy incondicionales que sean los amigos de Tauro, a veces a estos se les hace difícil entender su carácter.

Por ejemplo: ellos saben que a Tauro no le gustan muchos los planes espontáneos ni los cambios de planes. Cuando eso sucede, Tauro la lía. Dice que no cambia nada y no lo hace. Tauro quiere que se haga todo como siempre. Y si siempre se queda para tomar el aperitivo a la misma hora en el mismo sitio, ¿qué es eso de quedar antes para dar un paseo y en ese otro lugar que queda cerca de donde acaba la caminata?

También nos encontramos a muchos amigos cabreados cuando Tauro se apunta a planes pero exige ir a su ritmo, y eso no siempre es posible a la hora de cosas en grupo. Su capacidad de adaptación es muy baja. Y su capacidad para querer imponerse muy alta. Resultado: suele haber conflictos.

¿Y qué suele suceder a veces a raíz de estos conflictos? Que Tauro llega al límite de su paciencia y estalla. ¡Madre mía que situación! Los que tengan algún sitio cerca para esconderse lo harán. Los que se queden expuestos verán como se les despeina el pelo cuando Tauro anda revuelto. Si le preguntan a muchos amigos de Tauro qué es lo peor que tiene este signo, el 99% dirán que sus enfados. Todos tienen grabados el último, o el único, porque después de vivirlo han hecho todo lo posible por no tener que sufrir ninguno más.

En general, Tauro tiene amigos de todo tipo pero hay algunos perfiles que ya se lo pueden currar para que Tauro los tenga en su agenda en Favoritos: las personas tercas (bastante ya tiene consigo mismo) inconstantes, impacientes, mandonas, nerviosas, polémicas, irresponsables, que quieren llamar la atención, gorronas, maleducadas o extravagantes. Y sobre todo, aquellas personas que tiendan a amargarle su plácida existencia. ¡Ni en broma!

Tauro huye de todo lo que signifique amistad con presiones o compromisos. ¡Fuera, fuera! Lo que necesita son amigos y relaciones profundas y estables. Y cuando los tiene, a todos se les llena la boca cuando hablan de él. La solidez de lo que Tauro ofrece como amigo no hay dios que pueda estropearla. ¡Ole! Y ole.