EL LADO BUENO DE VIRGO

  • Te encanta que las cosas estén bien hechas y que se hagan con cierto orden e incluso con una metodología específica (aunque esto último es casi una manía pero es tuya y a esta manía también le sacas muchas ventajas). Tampoco te importa tardar más o menos. Es más, crees que las prisas no son demasiado buenas para nada.

  • En tu mente existe una mezcla exquisita de inteligencia, astucia y energía. Podrías ser un espía del FBI y serías de los mejores pero tú prefieres hacer otro tipo de trabajos.

  • Ayudar a los demás es tu mayor acto de generosidad. Muchas veces te consideras un privilegiado por tener algunas virtudes muy buenas. De ahí que quieras ponerlas todas al servicio de quienes puedan necesitarlas. Interiormente, te da muchos gusto saber que les ayudas.

  • Aunque puedas tener tu genio, tu carácter es amable.

  • Tantos en situaciones del día a día como con temas de trabajo o estudios, tu capacidad analítica te ayuda a ir al grano y resolver antes que nadie y mejor muchos temas.

  • Ser tan práctico te sirve para simplificar muchas situaciones, sobre todo las sentimentales, donde tiendes a perderte entre algún punto de frialdad y muchos puntos de “calentura”.

  • Método, sistema, lógica, análisis. En el ordenador que tienes en tu cabeza estas cuatros palabras se unen y sacan de ti ideas prodigiosas, soluciones prácticas, resultados rápidos y… ¡muchas bocas abiertas por el asombro!

  • Tu capacidad de trabajo es excelente y tu nivel de responsabilidad en cualquier asunto muy alta. Aunque a veces te cuesta delegar, te sobrecargas confiando en que puedes con todo y realmente puedes. Pero a costa de tus nervios, dolores de estómago y de acabar poniéndote muy quisquilloso por chorradas.

  • Eres capaz de arreglar cualquier cosa que no funcione. A tus conocimientos sobre el tema se une una meticulosidad y una paciencia que no sólo llegan hasta el final. Sino que llegan y triunfan. Vamos, que encuentras la solución. O las soluciones, porque a veces encuentras varias.

  • Es difícil callarte porque siempre cuentas con magníficos y razonados argumentos para todo. Es difícil exigirte porque ya te exiges tú bastante (casi tanto como exiges a los demás).

  • Tu fortaleza queda demostrada. De dos maneras. Una porque aguantas bastante hasta caer. Otra, porque no necesitas la ayuda de nadie para recuperarte cuanto antes y para volver a estar al frente del cañón.

  • Tienes una habilidad especial para conseguir que los demás te confiesen sus secretos junto a otra que te lleva a pillar cualquier mentira que te hagan. El resultado es que tienes información de primera mano, limpia, real y lista para procesar en tu “ordenador central”.

  • Con los temas sentimentales o los afectos te cuesta un poco relajarte pero por temores e inseguridades. Lo tuyo es el control y racionalizarlo todo y eso entra en conflicto con la entrega que suponen las cosas del corazón.

  • Eres una persona de ideas claras. Y es difícil que alguien te convenza para hacer algo diferente a lo que quieres hacer. Sabes arreglártelas para hacer tu santa voluntad pero sin llegar a ofender a nadie con un rotundo NO.

  • Estar siempre buscando la solución a todos los problemas puede que te lleve a cierta sobrecarga y a parecer siempre preocupado por algo. Pero llegar hasta el final te ayuda a sentirte mejor y a compensar estos excesos.

  • Eres detallista y te gusta que lo sean contigo.

  • Cuando te enamoras, te entregas sin reservas. Aunque para llegar ahí lo hayas analizado todo perfectamente. Tienes que sentir que ejerces cierto control.

  • Sabes que para que las cosas se hagan bien y estén a tu gusto hay que esforzarse. Todos deberían hacer igual pero tú te esfuerzas el doble por tu nivel de perfección.

  • Haces que las relaciones entre personas a tu alrededor sean muy buenas. Eres un punto entre caracteres muy extremistas, flojos o que quieren llamar la atención. Tú les entiendes a todos.

  • Eres responsable, prudente y honesto. Y te da igual que estas virtudes se correspondan más con ser un persona seria que loca. Pero es que tú eres más serio que loco. Lo mejor es que sabes hacer locuras cuando quieres. Y otros no puede ponerse serios cuando la situación lo requiere.