El viajero adaptable. Tauro, viajar contigo es un gusto. Un placer, una maravilla, un privilegio y un puñetero sueño hecho realidad. Eres de las pocas personas (por no decir la ÚNICA) que sabe ser realista en los viajes y que se adapta a las circunstancias que se den en ese caso. No estás familiarizado con las personas que van con mala cara o con estrés negativo a los viajes, porque para ti, un viaje es una oportunidad para aprender, conocer, descansar y empaparte de nuevas culturas, paisajes y gente.

Desde luego que te has ganado a pulso el puesto del “compañero más compatible y más adaptable” porque transmites mucha seguridad aunque estés a la otra punta del mundo… Haces que lo desconocido sea seguro Tauro, ir de tu mano es como llevar un buen seguro de viaje que te certifica con total seguridad que nada malo te pasará.

¿Sábanas de la cama que no están todo lo limpias que deberían? No hay problema. Aunque te mueras del asco, buscas solución. ¿Un vuelo que se demora y que te hace esperar dos horas de más? Bueno, pues en vez de desesperarte y de amargarte el viaje, inviertes ese tiempo en cualquier cosa: hacerte fotos, jugar a las cartas, dormir en una silla o irte a comer…

Podríamos poner muchos más ejemplos, pero todos coinciden en una única cosa: que no permites que un imprevisto o que algo que no te guste te amargue tus vacaciones y lo sabes.

En vez de quejarte, prefieres enfocar toda tu atención en hacer todo lo posible para que termines satisfecha/o con la experiencia. Deberían de darte el premio al mejor compañero de aventuras y viajes y lo sabes Tauro. Eso, o un viaje con todos los gastos incluidos como recompensa por ser así de genial.