Ellas fueron las calladitas, las que lo dieron todo y a las que pocos escucharon. Se entregaron en cuerpo y alma, con una dedicación que nadie valoró y poco a poco se fueron apagando. No es que ya no crean en el amor, es sólo que prefieren poner una enorme barrera porque no quieren darle el poder a nadie de hacerlas pedazos. Ellas sí que tenían sentimientos, pero los vendieron para comprarse tacones. Ahora sus pasos son más firmes y no se dejan deslumbrar por el primero que les hable bonito. 

Aries 

Ella es tan intensa que un día lloró mares, se enfadó hasta incendiar todo un bosque y ahí fue cuando descubrió que no está para recibir las sobras de nadie. Ahora, es decidida, la gente la llama testaruda porque no la hacen cambiar de opinión y no le tiene miedo a nada. Ya no quiere convertirse en la sombra de un amor, no va a permitir que ninguna pareja apague su luz. Tiene un montón de sueños por cumplir y si el amor que la acompaña no la apoya, no va a demorar a su lado. Esa mujer Aries ya quedó en el pasado. Le da igual si tiene que darle vuelta a la página mil veces. 

Tauro  

La necia, la que no entiende de razones, porque se hartó de que todo el mundo se sienta con el derecho de opinar sobre su vida. Tauro sabe que no tiene que pedir disculpas a nadie y menos si está haciendo cosas que le nacen, es su esencia la que habla por sí sola. Si a otras personas no les gusta la puerta está muy grande. Sí, tiene sentimientos, pero ya no se va a deprimir por la mala actitud de un amor. Ahora, quien quiera un asiento en su vida va a tener que cumplir con sus estándares. Le da igual si se marchan, porque su felicidad no depende de alguien más. Lo mismo sigue sonriendo mientras levanta una copa en su honor. 

Géminis 

Qué fortuna haberte dado cuenta de que eres una mujer hermosa, inteligente y con el don de la comunicación. Hasta parece absurdo que en algún punto de tu vida dejaste que rompieran tu autoestima sólo por suplicar un poco de atención. Ya no estás para ser complaciente en todo, te da igual si te juzgan de mala, prefieres que se queden con esa imagen que con la de una mujer que no se defiende y siempre cede. Sabes que tu corazón es muy valioso y que hay amores que sólo merecen conocerlo por encima. Es simple, si se lo quieren ganar tienen que demostrar interés genuino. No estás para que te quieran hoy y mañana no. 

Cáncer 

¿Emocional tú? Desde luego que sí y la verdad no es algo que te quite el sueño. Estás acostumbrada a luchar con tus pensamientos y sentimientos, no vas a reprimirte para darle gusto a la gente. Tú eres la capitana de tu barco, decides quien tiene oportunidad de entrar y quien no. No es que te hayas vuelto fría, es sólo que ya no piensas tolerar nada que te incomode o que te robe lágrimas. La intuición te mantiene lejos de gente negativa y por lo mismo se ha vuelto tu guía en todo. Te da igual si dicen que eres grosera, si alguien no te inspira confianza no se gana tu sonrisa. Es mejor ser la villana, que la hipócrita del cuento. 

Leo 

Tú no estás para seguir órdenes, ya bastante complicado es escuchar a tu interior como para todavía lidiar con las sombras de otros. Dicen que con las heridas te volviste controladora y distante, pero yo diría que ahora eres poderosa. Confías en que eres una mujer de alto valor y no tienes necesidad de andar rogando por amor. Puede que te vean como una amenaza, porque tu seguridad hace que el otro se sienta inferior. Desde luego, ese es un problema que tiene que trabajar, tú no piensas hacerte pequeña para entrar en la vida de nadie. Que el mundo está lleno de millones de corazones, como para engancharse con uno solo. 

Virgo  

Quizá después de tantas malas experiencias te has vuelto demasiado quisquillosa. Lo que no saben es que nunca es suficiente, amas ser minuciosa y crítica. Te es imposible tener abierta la puerta de tus emociones de par en par. Sabes que hay gente que es experta en fingir y no vas a darles el poder de lastimarte a su antojo. Tienes un corazón enorme, bondadoso y amable, pero no se lo vas a dar a alguien que no tiene ni idea de tu historia. No estás para que minimicen tu andar, sabes que no eres perfecta y tampoco es tu intención convertirte en la víctima del cuento, pero no les vas a dar el gusto de pisotear tu alma. 

Libra 

No te confundas, el hecho de que Libra no sea un libro abierto emocionalmente, no le quita su encanto. Es una mujer que está acostumbrada a robar miradas, porque su atractivo se nota a kilómetros y no hablo sólo de lo físico, realmente te pierdes en sus carcajadas, la energía positiva que irradia, y esa manera tan pacifista de encontrar el punto medio en todo. Ella ya no está para agradarle a la gente, le importa mucho más su estabilidad que la del resto y su indecisión desaparece cuando siente la mala vibra en algún nuevo amor. Sí cree, pero se ha vuelto desconfiada y ahora prefiere mostrar su sensibilidad con aquellos que sí valen la pena. 

Escorpio 

Ella es Escorpio, la mujer que se dio cuenta de que merece a alguien que se quede a su lado pase lo que pase, que camine de su mano en cada batalla y que sea capaz de sumergirse en la oscuridad. Es una mujer honesta y no se guarda nada, aunque eso signifique que algunos se sientan mal o hasta lloren. No es su intención hacerle daño a nadie, pero tampoco va a fingir algo que no siente sólo por complacer a los demás. Tiene unos sentimientos hermosos, pero se ha cubierto con un enorme caparazón, porque así es como se siente segura y lejos de los depredadores emocionales. Cuando es dura ellos se alejan. 

Sagitario

Lean bien, para que no quede ni una sola duda. En el momento que una mujer como Sagitario se propone algo, lo consigue. No tiene mucha paciencia para esperar a que el Universo haga de las suyas, sabe perfectamente que hay veces en las que ella tiene que poner todo de su parte para que el cuento termine como quiere. No perdió sus sentimientos, sólo que ya no tiene la calma para esperar a que alguien cambie. A la primera que la hagan sentirse menos, humillada o lastimada, se da cuenta de que no tiene nada que hacer al lado de una persona así. Su bienestar es mucho más importante que lo que diga la gente y si te comportas con actitudes patanes no esperes que te siga recibiendo con los brazos abiertos. 

Capricornio 

La vida es así, no puedes depender emocionalmente de nadie, porque el día que lo hiciste tu mundo se vino abajo y creíste que jamás te volverías a levantar, pero descubriste que mientras respetes tus convicciones no hay nada que pueda vencerte. Tú no estás aquí para competir con nadie, tu objetivo no es luchar por el amor que se supone te deben dar sin necesidad de andar rogando. Sea amor de pareja o amistad, quieres relaciones en las que todo sea recíproco y no tengas que vivir con el miedo de que en cualquier momento tu compañía sea reemplazada. Capricornio, es la mujer que quiere mucho más que elogios, quiere hechos y si no estás listo para eso vete. 

Acuario 

Te llaman fría, calculadora, la mujer que entra y desaparece de tu vida en un abrir y cerrar de ojos. No es que hayas perdido tu capacidad de amar, es sólo que no vas a permitir que se emocionen a la primera, si ves que sus intenciones son muy ambiciosas les pones un alto sin miedo. A veces, puede parecer que no eres nada comprensiva, pero en realidad ya analizaste la situación a fondo y si tratas a alguien de manera distante es porque descubriste que su presencia lo único que hace es dañarte. Acuario, no va a ir detrás de alguien que no mueve ni un dedo para estar a su lado, ¡olvídalo! 

Piscis  

Si te tratan con la punta del pie es prácticamente tonto que esperen que los recibas con todo el amor del mundo. Por mucho tiempo fuiste la mujer agradable, tranquila, la que permitía que la sacudieran sin piedad y no decía nada. Sin embargo, gracias a todos los daños aprendiste a no confiar en ese amor que se vende como cuento de hadas, y que a la primera oportunidad te hace trizas. Que no se atrevan a decir que no tienes sentimientos, porque no hay alma más pura y apasionada en todo el zodiaco que la tuya. Es sólo que para que puedan conocerla van a tener que demostrar que se merecen un espacio en tus días. Más que palabras bonitas, quieres sentir su honestidad.