Tener un/a amigo/a Tauro es un auténtico regalo, no se puede explicar con palabras lo especial que es tener un amigo así. Pero también tiene sus cosas malas. No todo es de color de rosa. Lo mejor de ser amigo de Tauro es que estará a tu lado tanto en las buenas como en las malas, SIEMPRE, nunca te defraudará como hacen otros. Tauro te conoce mejor que tú a ti mismo.

Sabe lo que te gusta y lo que no, sabe lo que es mejor para ti y lo que no te conviene, por eso mismo, da unos consejos increíbles que llegan directos a tu corazón. Tu amigo/a Tauro luchará siempre para mantenerte a su lado si sabe que mereces la pena, hará todo lo posible para que estés siempre en su vida, peleará con quién haga falta para no perderte nunca.

Y lo peor de ser amigo de Tauro es que es una persona muy cabezota, no es algo nuevo. Aunque parece una persona pasota y que va a su rollo todo el rato, en el fondo tiene fuertes opiniones y posturas que son inamovibles. Por mucho que le digas, por mucho que le aconsejes, aunque sea por su bien, no cambiará de opinión. Si dices o haces algo que no le gusta, te lo hará saber, porque a sincero y a honesto no le gana nadie.

Es genial tener un amigo que te diga las cosas tal y cómo son, pero hay veces que Tauro te dice las cosas cómo le gustarían que fueran a él/ella. Si eres amigo/a de Tauro, tienes que tener cuidado con esa cabezonería y con el toro que vive dentro de él/ella, porque es capaz de llevarse por delante a cualquiera.