Cuando hacemos algo que no es lo correcto, sentimos como algo por dentro que nos avisa. Como un pellizco en el estómago. O cuando conocemos a alguna persona que parece estupenda pero algo nos dice que no. Se encienden unas lucecitas a los lados que nos dicen que no nos lancemos rápido, que igual no es oro todo lo que reluce. Pues bien, hay veces en nuestra vida que algo no está funcionando como debería, porque las señales que recibimos son más chungas. Hay ansiedad, hay tristeza, el estómago se cierra en banda… y muchas más pruebas físicas que son solo una somatización de algo más importante. Escucha lo que tu alma quiere decirte cuando tienes ansiedad. Y aquí no vale escuchar y pasar. Porque todo podría ir a peor.

Aries

Para Aries, el camino a seguir siempre aparece bien marcado ante sus ojos. Está claro lo que tiene que hacer, cuándo, cómo… Aries no duda nunca antes de ponerse en marcha. Pero a veces te sientes cansado, ¿verdad Aries? Tantos objetivos conseguidos y sin embargo, por dentro, tienes una sensación como que te falta algo más. Siempre te sucede igual: como lo que quieres lo quieres ya, cuando no lo consigues rápido te desanimas por no haberlo conseguido. Y parece que no has conseguido ni eso ni nada. Te ofuscas que es un gusto. Pues no lo hagas. Tienes la mitad conseguida, ¿no lo ves? Disfruta el logro. Y luego sigue. La meta está cada vez más cerca. Y más metas después, nunca se acaban. Así es la vida.

Tauro

A Tauro a veces le importa lo que piensan los demás más de lo dice. Tantas veces escuchar que te digan que hagas algo diferente, que arriesgues, pero tú pasas de escuchar tanta tontería. Hasta que no pasas tanto. Y te planteas si tienes la vida que quieres. Si no te estarás equivocando en algo. Porque tampoco es que seas feliz que te mueres. Escucha lo que te dice tu interior, Tauro. A tu yo interno sí que tienes que hacerle caso. Igual no estás bien por algo circunstancial pero tú sabes que tienes la vida que te gusta. Porque tú cuando eliges eliges bien, maduras la elección, y no vas a lo loco. Una vida más arriesgada no te va a hacer más feliz, y lo sabes. Y pasa de los que creen que te conocen mejor que tú.

Géminis

Géminis, aunque creas que necesitas a los demás para ser feliz no te confundas. Eres alguien sociable por naturaleza. Se te da bien conocer a la gente, y que te cojan cariño. Y que se conviertan en buenos amigos tuyos rápidamente. Pero esa facilidad tuya para relacionarte no quiere decir que les necesites. Porque creer eso te está agotando. Como crees que les necesitas, siempre estás ahí para todos. Sales de fiesta aunque estés cansado, les escuchas todos sus problemas, les ayudas con el trabajo o con consejos. Te toca escucharte a ti ahora y pensar que es al revés. Ellos te necesitan a ti. Tú lo que necesitas es pasar más tiempo solo si te lo pide el cuerpo, o pensar en ti por un tiempo, sin más. Darte caprichos o irte de viaje. Lo que sea que te haga sentir mejor porque es tu momento Géminis.

Cáncer

Cáncer es el signo que más se entrega a los demás. Lleva dentro el cuidado de los suyos, mimarles, consentirles… Y los demás se aprovechan un poco, aunque tú lo sabes, Cáncer. Pero no te importa porque lo haces de corazón. No lo haces a cambio de nada. Te gustaría recibir lo mismo, claro. ¿Pero sabes que pasa con tanta entrega a los demás? Que te sobrecargas de sus mierdas y las acabas haciendo tuyas. Y de pronto te ves mal, pero no es por tu vida, es por los problemas de los que te rodean. A la mierda con tanta empatía. O pones límites a empaparte tanto cuando les ayudas o pones kilómetros de distancia real. Se trata solo de estar mejor tú para poder volver con ellos y seguir como siempre, pero fuerte de nuevo y bien animado. Es hora de escuchar lo que tu alma quiere decirte cuando tienes ansiedad.

Leo

Para Leo, la aceptación de los demás es muy importante. Leo, sabes que todos te adoran porque tienes una forma de ser muy protectora. Estás acostumbrado a hacerte cargo de todo y de todos. Tú organizas y ni siquiera tienes que preguntar quien está de acuerdo. Todos. ¿Por qué de pronto piensas que algo falla? ¿Qué los demás no están tan pendientes de ti? Pues que no son ellos. Eres tú. Se llama tener un bajón de autoestima. Y a ti te hace especial pupa porque autoestima y Leo son dos palabras que casan a la perfección. Autoestima baja, no casa contigo. Asumido el diagnóstico, piensa porqué podrías sentirte con ese bajón. Quizás sea algo tan sencillo como que no eres capaz de asumir tus defectos. Los tienes, como todo el mundo. Pero empezar a asumirlos, es dominarlos. Recuérdalo y sigue adelante.

Virgo

Virgo, muchos te echan en cara que siempre estás con la escopeta cargada criticando todo y a todos. Lo que no saben es que tú eres el primero que se autocritica. Es más, tú te machacas literalmente. Además, contigo, como te conoces bien, te das donde más te duele. Y a veces ni siquiera te perdonas algunos errores. ¿Y te extraña sentir ansiedad? Normal, estás siendo muy duro contigo y no levantas cabeza. Gracias a ti. Cojonudo. Pues se acabó. Escribe mil veces: “no soy perfecto, puedo fallar, no pasa nada, cometer errores ayuda a hacer las cosas mejor, soy humano”. Mil veces. Venga. Y si te quedan ganas escribe también: “tengo que escuchar lo que mi alma quiere decirme cuando tengo ansiedad”.

Libra

Para los que conocen a Libra, es normal pensar que tiene una vida muy buena. Que se le ve siempre sonriendo, que no se altera, que tiene un buen rollito a todas hora que no veas. Pues se equivocan, ¿verdad? Libra, tú tienes problemas, como todo el mundo, y a veces son muchos, y a veces pesan demasiado. Pero tú no le pegas la brasa a nadie con ellos. Te los comes solo. No te gusta dar pena, ni agobiar a nadie, ni monopolizar una conversación hablando de ti mismo. Por eso los demás se quedan con lo fácil. Con tu cara amable y feliz. Libra, que ellos piensen lo que quieran, pero tú deberías permitirte el desahogo. Elige con quién, cuándo y dónde, pero ya estás buscando apoyo, cariño, consejos… lo que necesites para sentirte mejor. Mójate, pero con contigo. Te lo debes.

Escorpio

Escorpio es radical con todo el mundo, con la vida, consigo mismo. Esta forma de ser le ayuda a no comerse marrones que no le gustan. Cuando algo no funciona, corta de raíz y ya está. El problema viene antes. En esas veces que van antes de decidir cortar algo o con alguien. Esas veces en las que te cuesta decidir qué hacer. ¿Verdad que es así Escorpio? Que cuando decides actúas, pero ¿qué pasa cuando no está tan clara la decisión? Y ahí empiezas a somatizar el atasco en tu vida, y vas a peor. La solución sería que no fueras tan radical, en este caso contigo mismo. Que te des tiempo. Las decisiones importantes necesitan tiempo. No quieras llegar antes de haber salido. Es cuestión de darte un poco de tiempo más. Solo eso.

Sagitario

Sagitario se mueve tanto siempre, o bien físicamente o en su mente ágil, que pocas veces se para a pensar a dónde va o de dónde viene. Como suele irle bien en la vida, no necesita hacer repaso de lo que debería cambiar. ¿Por qué a veces tienes esos bajones?, que te duran poco, eso sí, pero ahí están. Pues que a veces, en algunas épocas, no paras en ningún sitio, y apenas te das tiempo a asimilar tus sensaciones o tus sentimientos. No te escuchas, Sagitario. Y el bajón llega cuando ya es demasiado tarde. Intenta parar a la mínima señal: te cuesta dormir, te late el corazón mucho, poco apetito, tristeza… Y piensa en lo que te haya pasado hace poco, y si hay cosas que deberías cambiar.

Capricornio

Para alguien como Capricornio, con la vida tan bien marcada en cuanto a objetivos, sería fácil pensar lo que puede alterarle. Que algo no salga como tenías pensado, ¿verdad Capricornio? En parte sí, pero hay algo más. Y es pensar que algo puede fallar y que la culpa sea suya. Capricornio, reconoce que por muy bien que lo haces todo, y lo que maduras cada paso que das, a veces puedes equivocarte. Y asumir ese error tuyo, te está matando. No, mejor dicho, te está matando no querer asumir que el error ha sido tuyo. Llegar a esa conclusión podría ser más beneficioso de lo que imaginas. Asumir que fallas es el principio de una sabiduría que te va hacer sentir mucho mejor desde ya. Es tiempo de escuchar lo que tu alma quiere decirte cuando tienes ansiedad.

Acuario

Acuario tiene una doble cara: a veces parece que está en las nubes, en sus mundos ideales y perfectos, y otras aquí en la tierra en forma de alguien sabio, con una mente prodigiosa para la conversación. Luego te quejas de que los demás te ven diferente, Acuario, pero es que lo eres. Pero para bien, alguien especial con unas cualidades especiales. ¿Y por qué si tienes tantos “poderes” estás triste y nervioso? Pues porque a veces te distancias mucho de los demás. Dices que te apartan ellos pero en realidad te apartas tú, y pierdes el contacto con ellos. Es cierto que estás en un plano superior pero no te subas tanto porque los demás también son necesarios en nuestra vida para sentirnos bien. Baja y abraza a alguien, a los tuyos. Reúnete con ellos. Disfrútales sin más.

Piscis

Para muchas personas, no pensar en los problemas y seguir adelante sin darles importancia les acaba pasando factura. A Piscis le pasa todo lo contrario. Pensar demasiado en lo que no funciona y darle más importancia de la que tiene, le crea una doble ansiedad: por el problema y por rallarse tanto, a todas horas. Y como tenga la cabeza en relacionar todo con temas del pasado, no habrá avance ninguno. O irás a peor o te estancarás, Piscis. Tienes un poder mental extraordinario para ponerlo al servicio de objetivos reales. No imagines, piensa y actúa. Te vas a sentir mucho mejor cuando arriesgues, cuando veas que todo vuelve a fluir porque has actuado con valentía. Sin pensarlo dos veces.

2020-11-25T13:56:58+02:00