Por mucho que la gente crea que te conoce, es imposible hacerlo. Al menos hacerlo al 100. A veces, incluso ni siquiera nosotros mismos nos conocemos del todo. De repente, reaccionamos a ciertas cosas de formas que no esperábamos y hasta nos sorprendemos. Cuando hablamos del arquetipo de los signos, muchos conocen de ellos sólo la “parte buena” pero no se imaginan todo lo que pueden cambiar cuando se enfadan. Aquí te hacemos un breve resumen de los signos en su estado natural vs los signos cuando se encabronan. 

Aries:

Por norma general Aries es una persona nerviosa, llena de vida, con ganas de hacer, de probar. Lo mismo se apunta al gym que lo deja, lo mismo agarra un plan o agarra otro. Vamos, que no le cuesta trabajo casi nada. Es salvaje, aventurero y muy espontáneo pero cuando se encabrona, dos opciones: o se encierra en sí mismo unos días y no le ves el pelo, o monta un pollo al primero que se le cruce. Además, no tendrá remordimientos. Entiende que está en su derecho y punto, por algún lado tiene que soltar esa rabia. 

Tauro:

Tauro es dulce, una persona bastante considerada con todos y de alguna manera siempre intenta ser amable. Tiene bastante paciencia por lo que no va a encabronarse fácilmente, de hecho, más bien es de mecha larga. Tarda en enfadarse pero cuando el enfado llega, cuidado. El Toro cambia su forma de ser en un minuto. Imagínate a una persona fuera de sí, brusca, que no mide las palabras y que es capaz de hacer volar todo lo que se cruce en su camino. Pues ese es Tauro enfadado. Esa simpatía desaparece de golpe, no te dejará hablar, de hecho, mejor dejarle tranquilo, que suelte todo y que poco a poco vaya volviendo a su ser. 

Géminis:

Por norma general, Géminis es una persona bastante agradable, con una mente muy abierta, adaptable y siempre buscando la felicidad. De verdad. Para algunos quizás sea más fácil o más difícil de llevar pero lo cierto es que siempre intenta facilitar las cosas. Eso sí, si te portas mal, saldrá el Géminis cabrón y créeme que ahí, toda esa felicidad se irá a la mierda. Si Géminis quiere ser malo, puede llegar a ser el mismísimo demonio. Manipulador al máximo, tratará de devolverte lo mismo que le has hecho tú. Eso sí, si ese proceso va a durar mucho, lo mismo en tres días están a otra cosa. 

Cáncer:

Cáncer es habitualmente una persona muy generosa, que siempre está ahí para su gente, para sus amigos, para su familia. Es atento, familiar y le gusta dar amor. Además, tiene un sentido del humor increíble, y sabe reírse de si mismo. Esto le hace una persona especial y de alguna manera alguien que aprecia casi todo el mundo. El punto es que Cáncer también se encabrona y cuando lo hace, puede ser uno de los peores signos de todo el Zodiaco. Precisamente porque no asimila, actúa bajo el impulso y “dispara” a todo el mundo. Y hay que tener mucho cuidado porque no ve ni el peligro ni el impacto que tendrán estas acciones a largo plazo. Así que, mejor no provocar. 

Leo:

El León es una persona súper talentosa, simpática y muy agradable con todo el mundo. Pero la verdad es que tiene su lado oscuro también, y aunque quizás no es tan oscuro como otros signos, es cierto que mientras su furia dure, puede pasar cualquier cosa. Leo explotará y se lanzará a la yugular de cualquiera que le haga daño, sin miramientos. Y por su mete sólo estará la idea de defenderse, de ganar. Leo enfadado puede ser peligroso pero es cierto que, como signo de fuego, ese peligro sólo dura el momento en que se encabrona. 

Virgo:

Virgo es una persona muy organizada, muy productiva, y lo cierto es que quien pone su confianza en ella/él, al final acaba muy agradecido. Siempre intentará superarse, hacer las cosas de la mejor manera posible, y dejar huella. Pero cuando se encabrona, las cosas pueden volverse muy turbias. Tiene esa lado oscuro, medio obsesivo incluso, del que le suele costar desprenderse. A veces sabe que lo mejor es pasar de algo, que lo mejor es olvidarse el tema para poder seguir adelante. Pero también le cuesta no actuar de “Karma” y devolver a la persona lo que sabe que se merece. Quizás lo haga cuando pase un poco de tiempo. Y se quede observando desde lejos. Sin delatarse. Sin decirle a nadie quien es el artífice de ese plan tan elaborado. 

Libra:

Por norma general Libra será una persona empática, justa y además, muy atractiva. Habitualmente no es alguien al que le guste causar problemas, no pretende buscar mal rollo y prefiere alejarse de lo turbio pero ojo, si le buscas, le vas a encontrar. Y cuando le encuentres, Libra será una persona que se moverá en los extremos (en su estado natural esto sería impensable) y te lamentarás de verle en ese estado, en esa situación. Después, también ignorará, pero de una manera que duele mucho. Es mejor no llegar ahí. 

Escorpio:

Escorpio es apasionado, decidido, súper trabajador y enfocado en lo que quiere. Y aunque tenga un punto dark, también es una persona confiable, honesta y empática así que, esa mala fama que tiene quizás no sea tan mala… Pero cuidado, esa mala fama sí le hace honor cuando se encabrona, cuando le hacen daño, cuando le vacilan. Puede ser una persona súper maquiavélica, dañiña, tóxica y que además, irá a por todas con tal de conseguir su objetivo. Por eso, lo mejor es que nadie le joda. Una vez que alguien ha empezado el juego, el juego terminará cuando Escorpio lo diga. 

Sagitario:

Vale, Sagitario no es el signo más maduro del mundo pero créeme que en su estado natural, se esfuerza muchísimo por serlo. Incluso puede llegar a ser alguien súper responsable (con su punto infantil claro está) y muy organizado. Además, una de sus cualidades es sin duda la honestidad y la energía que tiene. Al final, siempre sacará tiempo para hacer las cosas, para apuntarse a cualquier plan. Pero cuidado cuando se encabrona, porque Sagitario es de mecha corta y su rabia en el momento puede hacer que tome decisiones de las que después pueda arrepentirse. 

Capricornio:

Capri tiene muchas cualidades, es inteligente, trabajador y fuerte, muy fuerte con todo. Tiene una habilidad increíble para llegar deprisa a conclusiones y también es capaz de mediar y de tomar decisiones buenas en poco tiempo. Pero cuidado cuando se enfada. Es importante conocer el lado oscuro de Capri, seguirá siendo meticuloso y muy cuidadoso con todo, pero esta vez con un fin: joder a muerte a quien le ha jodido. Y créeme que en esos momentos creerás que no tiene ningún tipo de escrúpulo… Y eso, da miedo. 

Acuario:

Acuario es una de esas personas que tiene un don, y parece que uno lo sabe en cuanto le conoce. Ya sea por su facilidad para dar, o por su creatividad, su sencillez o su originalidad, es un signo que cala en los demás. Pero como todos, si se encabrona, también puede ser bastante chungo. Seguramente no tanto como los signos de agua (que no les ves venir y todo lo hacen por detrás), pero sí de forma directa. Y te dolerá. Porque además, cuando Acuario se enfada, toda esa luz desaparece de golpe ¿sabes? y se aleja, de ti, de todo. Y eso muchas veces suele más que cualquier cosa porque además, intuyes que ya, no hay nada que hacer. Y si no lo intuyes, Acuario te lo dejará claro.

Piscis:

Piscis es una persona amigable, divertida, que casi siempre está sonriendo y que además, le gusta estar en un entorno de paz y de tranquilidad. Cuando las cosas se tuercen, puede volverse demasiado agresivo y actúa bajo la ira y la rabia. Al ser un signo de agua, no sería raro que tuviera la paciencia necesaria para preparar una buena venganza, de esas que se sirven en frío. Lo que más puede enfadar a Piscis es sin duda la traición. Por lo demás, es capaz de perdonarlo todo.