Querido amigo Cáncer. Sabemos lo orgulloso que te sientes de cómo son tus relaciones con los demás. Porque das mucho y los demás te buscan porque te necesitan. Pero no nos vamos a centrar en este tema, donde habría mucho más que decir, ¿verdad? Lo que queremos ahora es saber de qué más cosas de ti te sientes muy orgulloso.
Pero no queremos que hagas nada. Es un regalo que nosotros traemos para ti. Y somos nosotros los que vamos a contarte esas otras cosas de las que puedes enorgullecerte. Algunas ya las sabíamos pero otras muchas las acabamos de descubrir. ¡Y son para comerte a besos!


Cáncer, siéntete orgulloso:

• Porque tu sensibilidad hace que empatices con las personas. Y no hay nada mejor para nadie que sentirse comprendido (entre otras muchas cosas, claro).
• Porque muestras mucho pero también escondes mucho. Y eso es muy bueno para algunas relaciones o para temas de trabajo o asuntos que resolver.
• Porque eres firme en tus decisiones, y eso que muchos se creen que van a poder convencerte por tu talante sensible y tranquilo.
• Porque todas las personas que están en tu vida, aunque no sean familia o amigos, acaban sintiéndose muy bien cerca de ti.
• Porque eres la pareja perfecta que recuerda la fecha del primer beso y cada anécdota de la relación. Y porque eres de los que se lo curran para mantener la relación tan viva como el primer día.
• Porque tu memoria debería estar patrocinada por alguna marca importante o protegida por Greenpeace para que nunca le pase nada.
• Porque tus amigos saben que te van a tener a su lado antes incluso de que te llamen. Siempre te adelantas, intuyes que te necesitan y corres a su lado.
• Porque cada día te lo curras para que tus cambios de humor le afecten lo menos posible a las personas que quieres.
• Porque aunque pases por momentos duros o tengas problemas de lo que sea, a los tuyos nunca les fallas. Siempre estás ahí para ellos.
• Porque tienes una gran capacidad para ser feliz.
• Porque cuando llegas a un sitio nuevo eres capaz de quedarte con los nombres de todos lo que te presentan.
• Porque eres un romántico de película. Dulce y fiel. Y eso le gusta a todo el mundo.
• Porque eres perfecto como compañía para los que quieran atención, mimos y cuidados.
• Porque tienes una gran iniciativa. Y esa es tu gran arma secreta. Cuando todos se confían pensando que eres de los que te quedas quieto o vas hacia atrás. ¡Zasca!
• Porque cuando pones toda tu intención en resolver algo, acabas encontrando la solución.
• Porque tienes una intuición que es como un perro de presa. Cuando se pone en marcha, no hay rastro que no sigas. Y siempre llegas donde querías.
• Porque creas hogares de película, donde todos se sienten bien y queridos. De los que dan envidia a los demás.
• Porque te comprometes a muerte.
• Porque has aprendido a vivir con tus emociones, disfrutándolas o aceptándolas cuando te hacen sufrir por ser demasiado intensas.
• Porque cuando entras a formar parte de un grupo, antes que nada, te preocupas de cómo se sienten las personas que forman parte de él.
• Porque sabes animar a cualquiera a través del apoyo y la escucha.
• Porque prefieres que tus enemigos que ensañen contigo a cualquier pequeño daño que puedan sufrir los que quieres.
• Porque eres un experto en dar segundas oportunidades. Y muchas veces, es lo que todos nos merecemos en la vida. Y ahí estás tú, querido Cáncer.
• Porque aunque te hundas o estés triste, te dura poco. Y al momento llega tu otra cara, la de alguien feliz y que se preocupa por todos.
• Porque sabes esconder tus emociones para que no te hagan daño. Y las escondes tan bien, que eso es algo que la larga te da fuerza.
• Porque con un simple detalle y dos palabras cariñosas, quien se acerque a ti buscando animarte, lo conseguirá fácilmente. NO necesitas tener detrás a todo un séquito intentando que sonrías.
• Porque guardas muchas sorpresas buenas en tu interior. Los que comienzan a conocerte ni se imagina lo que hay detrás de esos ojos sensibles y soñadores.
• Porque tu casa es la casa de todos. A ella se sabe cuando se llega, pero no cuando se va a salir. ¡Se está tan a gusto en ella!
• Porque besas como nadie. Y si no, ponte a preguntar a quienes has besado. Y aunque no te contesten, mira bien su cara. Lo dice todo ¿verdad?