Eres increíble Aries, una bola de fuego de energía, brillas, resplandeces y haces que los demás se iluminen muchas veces cuando están apagados o ahogados en un pozo del que les es complicado salir.

Quieres ser fuerte en todo lo que haces, no te gusta derramar lágrimas por nada ni por nadie, escapas y huyes del dolor poniéndote una coraza y a menudo, piensas que eres invencible. Pero en el fondo, a pesar de esa dureza que puedas llegar a tener con todo, o a pesar de esa fortaleza que parece inquebrantable, tienes la inocencia de un niño.

Está bien llorar Aries, está bien ser sensible de vez en cuando y ¿por qué no? Mostrarlo al mundo, mostrarlo a quien de verdad importa, a quien no utilizará eso como arma para destruirte, a quien no te hará daño y verá en ti, algo más que lo que tú muestras… Tienes una autenticidad increíble por dentro y sí, también te duelen las cosas, también lo pasas mal cuando alguien importante te hace daño.

No hace falta que todos sepan lo que hay debajo de esa capa protectora que te pones, pero sí es importante que lo sepan algunos. Tu inocencia infantil no te quita tu fuerza, tu sensibilidad no te quita tu resistencia ni tu energía… Eres como eres Aries, no olvides mostrarlo a quien de verdad te importa…