No, uno no se levanta de la noche a la mañana con grietas, no decide lastimar a nadie, no quiere cerrar las puertas de su corazón sólo porque sí. Es después, cuando rompen con tus ilusiones, cuando les entregas el corazón en la palma de la mano y deciden rasgarlo sin piedad. Las infidelidades no se marchan, se quedan en un rincón de tu alma y cuando menos piensas despiertan tus miedos, esa sensación de que te volverán a hacer lo mismo. Lo peor es cuando vuelves a tropezar con una piedra parecida, cuando parece que tienes un imán para atraer a aquellos que no conocen el significado de lealtad. Hay signos que querían portarse bien, pero las infidelidades les quitaron las ganas, y ahora son ellos los que deciden cómo, cuándo y en dónde. No van a permitir un golpe más. 

1.- Géminis 

Se cansó de lo mismo, el signo que no está dispuesto a seguir dando sólo porque la otra persona le sonríe con una cara bonita. Ahora, dicen que es frío, que para que alguien llegue a entrar en su corazón, se necesita romper una capa tras otra. Géminis, puede ser la persona más extremista, la cambiante, la que siempre está en busca de más. Pero no te confundas, eso no tiene nada que ver con su lealtad, porque en nombre del amor es capaz de entregar lo más profundo que hay en su ser. Los Géminis, no están dispuestos a seguir con alguien que invitó a la infidelidad a la relación. Sí, puede que no se enganche, pero eso no es sinónimo de que le vas a ver la cara. En el momento que los lastimas, no te perdonan, sólo quieren olvidarte y seguir adelante. Lo malo para los amores que vienen, es que sus espinas no tienen piedad y están tan heridos que lamentablemente pueden sangrar en alguien que no tiene la culpa. 

2.- Sagitario 

La razón principal por la que Sagitario jamás perdonaría una infidelidad, es porque es imposible que se quede en un lugar en donde siente que le apagan la sonrisa. Durante su trayecto en esta vida, se ha dado cuenta que las altas y bajas, son inevitables, pero que es más fácil mantenerse al margen de cuestiones que impliquen el corazón, para no salir herido. Ese es Sagitario, la persona que un día lo entregó todo, que creyó que tendría algo bonito y que lastimaron sin piedad. Poco a poco le fueron apagando la llama y ahora sabe perfectamente lo que vale y que no se va a arriesgar a darle su lado vulnerable a todo el que llegue a su vida. Las traiciones vividas le han enseñado que pueden venir de la persona que te dice que te ama, así que se le hace muy complicado volver a creer en alguien. Si quieres conquistarlo, vas a tener que ganarlo con el sudor de tu frente, y aún así lo va a dudar. Sólo aquél que tenga paciencia conocerá su lado lleno de bondad. 

3.- Leo 

En esta vida hay de dos, te haces más fuerte o te siguen lastimando. Leo, sabe perfectamente de lo que hablo y ahora no está dispuesto a que le sigan viendo la cara. Tiene muy claro que sus emociones importan, que nadie tiene que minimizar sus heridas y que cuando la maldad se hace presente, es mejor marcharse a tiempo. Puede que Leo perdone una infidelidad, porque no quiere darle alojo al rencor en su corazón, pero eso no quiere decir que va a regresar con esa persona. Al contrario, no quiere volver a verla en su vida, simplemente para Leo no existe. Mala suerte para las personas que apenas quieren entrar a su corazón, porque no les da oportunidad tan fácilmente y van a conocer su lado duro. Seamos honestos, nadie vuelve a ser el mismo después de tanto dolor, aprendes a ir limpiando todo lo malo, pero hay una parte de ti que se queda manchada para siempre y no es tu culpa. Poner límites está bien y si por el momento no tienes ganas de dedicarte a un amor, también está bien. Toma tiempo para recuperar la paz. 

4.- Virgo 

Nadie está preparado para que le rompan el corazón y sin miedo estrellen su dignidad contra el suelo. Ni siquiera Virgo, que está acostumbrado a tener todo bajo control, no siempre las cosas salen como las planea y cuando el amor está de por medio la cosa se pone peor. Es duro asimilar que la persona a la que tomaste fuerte de la mano mientras le decías lo mucho que la amabas, no le importó ni un poco cómo terminaría tu corazón. Ahí es cuando Virgo reconoce su parte fría, la que no está dispuesta a permitir que lo vuelvan a hacer pedazos. No esperes que Virgo haga como que no pasó nada, quizás no pierda el tiempo en discusiones, porque es demasiado sofisticado para caer en tantas provocaciones, pero de que ya no te quiere cerca, no hay duda. Llegó el momento en el que Virgo ya no quiere más, no se va a torturar pensando si la otra persona está o no preparada. Necesita un tiempo para sanar y quizás después vuelva a creer en el amor. 

5.- Libra 

Sí, el signo que solía decir que no pasaba nada, el que buscaba una y mil razones para justificar el comportamiento cruel del otro. Ese es Libra, se cansó de intentar maquillar los defectos de los demás, ya no va a permitir que nadie se burle de lo que hay en su corazón. Es un signo valiente, detrás de tanta dulzura se esconde un ser resiliente, que está dispuesto a poner los altos que sean necesarios. Se dio cuenta que dar y dar, sin recibir lo mismo a cambio no es negocio. Ahora, le da igual si lo llaman interesado, sus expectativas son altas y no piensa conformarse con migajas. Es generoso, pero no dejado y la gente va a tener que acostumbrarse a su versión determinada, la que no tolera, la que se mueve de lugar y la que saca a personas de su vida. El Libra de antes ya no existe, se le quitaron las ganas de portarse todo el tiempo bien. Ahora, prefiere vestirse de dignidad y quedarse con lo que realmente lo llena en todos los sentidos. Le pese a quien le pese, no va a cambiar. 

6.- Capricornio 

Si antes no se les daba eso de entregarse al amor, ahora menos. Capricornio es dulce, tiene un lado apasionado y cuando ama no se anda con juegos, quiere realmente compartir tiempo con esa persona, pero si algo tiene muy claro es que no va a estar con alguien que apenas y le regala las sobras de su tiempo. Es muy determinado, no perdona fácilmente y cuando se siente herido, necesita refugiarse en su espacio para sanar. Capricornio prefiere que lo juzguen de insensible, que digan que no tiene la valentía de entregarse, es mejor que ponerse en charola de plata para que hagan con él lo que se les antoje. Se le quitaron las ganas de ser el bueno siempre, el comprensivo, el que ayuda, el que quiere ver brillar tanto al otro que se olvida de sí mismo. Ya no, merece mucho más que ese montón de migajas. Necesita volver a sus raíces, a reencontrarse con su verdadero valor y ponerlo bajo llave, lejos de las pirañas del desamor. 

7.- Escorpio 

¿Quieres que Escorpio no se tome las cosas personales después de que lo humillaste rompiéndole el corazón? Suerte con eso, porque no sucederá ni en tus sueños más locos. Es un signo que sabe muy bien lo que quiere, y sin duda, tener una relación insana no está en sus expectativas y cuando se siente roto, es mejor que lo olviden. Los Escorpio son muy dignos, no quieras verles la cara porque su lado vengativo se encenderá sin piedad. Si buscas que te tengan lástima después de que no tuviste compasión, lo mejor es que salgas de su camino, porque lo único que vas a recibir de su parte, es el látigo de su indiferencia. Una vez que alguien despierta su infierno no hay marcha atrás, su autocontrol les recuerda que no están para tolerar ese tipo de actos y que lo mejor es vestirse de dureza. A Escorpio se le fueron las ganas de ser el bueno siempre, porque en la vida mostrar el lado amargo, muchas veces es la mejor forma de defenderse. 

8.- Tauro 

No digas que Tauro no lo intentó una y otra vez antes de marcharse, porque no es de los signos que dejan ir así como si nada. Se enfrenta a sus miedos, a su desesperación, a todo lo vivido y aún así encuentra fuerza en su interior, para irse de un lugar en el que no lo valoran.  La gente tiene que entender que con Tauro no se juega y mientras siga cediendo no será posible dejarlo claro. Ahora, los Tauro, saben que la venganza no vale la pena, que lo mejor es centrarse en sí mismos, sus gustos, su sueños, todo lo que perdieron por estar al lado de alguien que no los valoró ni un poco. No insistas pidiendo perdón, desde el momento que sintió que le partiste el corazón entendió que ya no quiere un asiento en tu vida y que lo mejor que te puede desear es que el karma te ponga en el lugar que te mereces. Llámalo malo si quieres, pero se le quitaron las ganas de estar siempre disponible para alguien que vale tan poco.