No te abres del todo Tauro, te proteges y te metes detrás de esa pared que tú mismo creas.

Y hasta que consigues poner toda tu confianza en las manos de alguien pasa tiempo.

Tu camino en la vida puede ser caótico a veces pero por norma general lo calculas, aunque al final todo pueda salir mal. Es posible que no tengas muy claro lo que quieres pero sí que tienes claro lo que no quieres Tauro.

El amor te asusta muchas veces. Te asusta porque tienes miedo a que pueda contigo, a depender de él, a amargarte y a sufrir por decisiones de los demás, a perder el control de todo… El amor te asusta por su imprevisibilidad. Porque un día sabes que puedes estar arriba y al día siguiente en lo más bajo.

Tú quieres enamorarte y que te quieran, pero sabes que es complicado encontrar a esa persona, y a veces por eso te cierras en banda. Y los demás malinterpretan tu actitud, y piensan que eres una persona que pasa de todo, incluso que va de superior. Nada más lejos de la realidad. Simplemente no te abres como los demás… Hasta que llegue el momento.