Hay muchas cosas que deberíamos aprender de Tauro, de verdad, muchísimas. Tauro es un signo súper diplomático y educado. Es el claro ejemplo de elegancia, de saber estar, de firmeza. A muchos les vendría aprender muchos de los valores de Tauro. Para ser mejor persona, pero también para sentirte mejor contigo mismo. Puede que el toro no sea perfecto, pero sus virtudes le hacen destacar entre la multitud. Cosas que deberíamos aprender de Tauro:

  1. A saber disfrutar del tiempo y a saborear lo que está sucediendo.

Estamos acostumbrados a vivir todo demasiado rápido, a ir de aquí para allá y no sabemos pararnos a disfrutar del momento. Y eso es algo que Tauro sabe hacer perfectamente. Aunque a veces el estrés sea el dueño de su vida, intenta tomarse las cosas con calma. Prefiere hacer las cosas a su ritmo y bien, antes que hacerlo todo rápido y mal. Eso es algo que no va con Tauro. De él/ella, deberíamos aprender a ser mucho más pacientes y a tomarnos las cosas con calma. Hay que aprender a saborear todas las cosas que estén sucediendo a nuestro alrededor.

  1. A ser mucho más exigentes y perfeccionistas.

Tauro es una persona muy inteligente, sí, pero quizás no ha sido eso lo que le ha llevado a conseguir todos sus objetivos. Lo que le ha llevado tan lejos, es su esfuerzo, su persistencia y su exigencia. Tauro no necesita que nadie vaya detrás de él/ella recordándole todo lo que tiene que hacer. Sabe perfectamente que, para llegar lejos, hay que currárselo y que las cosas hay que hacerlas lo mejor posible. Ya que te pones a hacerlo, hazlo bien. Tauro no soporta las cosas hechas a medias o sin terminar. Todos deberíamos aprender a ser un poquito más exigentes con nosotros mismo, eso sí, sin pasarse.

  1. A pensar y a reflexionar antes de actuar.

Puede que haya veces que Tauro se tome demasiado tiempo para pensar antes de tomar una decisión. Pero mejor así, de verdad, porque arrepentirse de una decisión es algo que puede llegar muy duro. Antes de nada, Tauro es de los que prefiere hacer una lista de pros y contras, sopesar lo bueno y lo malo. Y no pasa nada por tomarnos más tiempo para ello. Es mejor estar seguros de lo que vamos a hacer y de la decisión que vamos a tomar. De Tauro, deberíamos aprender a pensar mucho más antes de actuar, de hablar, de cagarla.

  1. A disfrutar mucho más de la rutina y no agobiarnos en ella.

Tauro es un fiel amante de la rutina porque se siente cómodo y seguro. Siente que no habrá nada que le desestabilice y le haga tener que planificarlo todo de nuevo. Es cierto que hay veces que puede llegar a agobiar un poco, pero hay que aprender a convivir en ella. De Tauro deberíamos aprender a planificarnos las cosas para que todo fluya mucho mejor. Es más fácil que las cosas te salgan mejor cuando lo planificas que cuando te dejas llevar. Y de Tauro también deberíamos aprender a solucionar los problemas en el mismo momento.

  1. A apreciar las pequeñas cosas de la vida.

A pesar de ser tan exigente, Tauro es feliz con poco. No necesita mucho para sonreír y estar en paz consigo mismo y con los demás. Por eso, Tauro prefiere la calidad a la cantidad. Prefiere recibir algo que de verdad salga del corazón, algo que sea real antes que el postureo. Eso es algo que Tauro no soporta. Es más de disfrutar del momento, de las pequeñas cosas, de los pequeños detalles. Hay que empezar a apreciar mucho más las pequeñas cosas que la vida nos pone delante día a día.