A veces con el corazón duro, a veces frío, a veces dulce. Escorpio es el alma de latidos acelerados, de los que honran la pasión, les hierven las emociones y van por la vida sin filtros. Sí, son muy emocionales, esa es la razón por la que no toleran a cualquiera y saben muy bien que no son moneda de oro para caerle bien a todos. Escorpio es el signo que no se queda de brazos cruzados, es el dominante, el que se puede volver el peor de tus desafíos. Es de las contradicciones más bonitas que te puede dar la vida. ¿Cómo encaja Escorpio con el resto de los signos?

Aries 

Escorpio y Aries son sinónimo de complicación, la verdad es que su relación es una contradicción constante. Escorpio puede llegar a ser demasiado emocional para Aries, llega un punto en el que se siente herido y rechazado. La química entre los dos es clara y fuerte, pero esporádica. Puede que tengan algo duradero, pero poco sano. Necesitan ceder frecuentemente. Hasta cierto punto Aries se siente abrumado, huye por un respiro. 

Tauro 

Tauro es un signo fuerte, independiente, cuando se propone algo no hay poder humano que lo haga cambiar de parecer. De hecho, su carácter es muy similar al de Escorpio, el problema es cuando los dos muestran su parte obstinada, ahí es cuando las discusiones se pueden hacer presentes. Llega un momento en el que ninguno de los dos confía en el otro. Son buenos amantes y satisfacen sus necesidades, pero las peleas son de todos los días. 

Géminis 

Géminis y Escorpio, dos signos que constantemente están entre la espada y la pared. Su relación tiene ratos buenos, cuando ambos aceptan y comprenden sus diferencias. Géminis es el signo que se derrite por iniciar una conversación, necesita enriquecer su parte intelectual. Mientras que Escorpio es más reservado, se siente juzgado y le cuesta mostrar su lado vulnerable. Géminis se aburre y Escorpio quiere estabilidad, su unión es prácticamente como lanzar una moneda al aire. 

Cáncer 

Cáncer y Escorpio, dos signos que son bastante compatibles, porque son muy sensibles, temperamentales y siempre van por la vida con la pasión por delante. Su conexión es mágica, es el encuentro entre sus almas, se dejan llevar y de pronto ya conocen todo el uno del otro. Ambos se dejan llevar por la intuición, pueden tener algo duradero y sano. Construir la vida que quieren con base en sus sueños, miedos, amores, tristezas, pero al final juntos. 

Leo 

La verdad es que el vínculo entre Leo y Escorpio, es algo para valientes. Escorpio no puede con la parte tan demandante de Leo, llega un punto en el que se sienten abrumados. Leo se enfoca en brillar y se olvida de todo. Ahí es cuando Escorpio empieza a tomar las cosas muy personales, se siente celoso y rechazado. Cuando se trata de contacto son los más ardientes, se entienden muy bien y pueden durar mucho tiempo, son leales pero…uno de los dos tiene que ceder. 

Virgo 

Aunque no lo parezca Virgo y Escorpio son el uno para el otro. Realmente estos dos signos no sólo se llevan bien como pareja, también como amigos. Y es que se rigen por la creatividad, la inteligencia y las exigencias. Los dos tienen grandes expectativas, aunque Escorpio puede llegar a ser demasiado pasional e intenso, para el gusto de Escorpio. Escorpio puede sentir que Virgo no se esfuerza lo suficiente y Virgo puede frustrarse porque siente que Escorpio necesita trabajar su independencia. 

Libra 

Libra y Escorpio, la pareja que honra la noche, los amantes de la diversión, de esos desastres que se roban la atención y que enamoran. Libra no se queda callado y Escorpio puede sentirse presionado a la hora de tener una discusión. Son signos compatibles, la fuerza de Marte y el calor de Venus crean chispas por encima y debajo de las sábanas. Pueden llegar a tener algo duradero, pero necesitan hablarse siempre con la verdad. 

Escorpio 

Escorpio y Escorpio, dos almas que hacen fuego al unirse. Son sinónimo de una relación intensa, en la que la terquedad, la intensidad, los celos y lo emocional, no van a faltar. Es la dualidad de amor y odio, que los hará preguntarse una y otra vez si están con la persona indicada. Lo malo es que las dudas aumentan cuando sus cuerpos se encuentran y hacen magia. Su relación puede ser duradera, electrizante y un tanto desgastante, es sólo para valientes. 

Sagitario 

Sagitario y Escorpio no son muy compatibles que digamos. Escorpio puede llegar a ser muy controlador para el gusto de Sagitario. Sagitario huye de las ataduras, quiere sentir lo que es respirar la libertad. Sagitario nunca para, siempre quiere más lugares, cultura, personas. Escorpio pone límites, necesita conocer a fondo todo. Escorpio es sensual pero entregado, le gusta poner la lealtad por delante. Mientras que Sagitario quiere vivir el hoy, no se compromete y es muy raro que funcionen. 

Capricornio 

Capricornio y Escorpio, la pareja que puede tener una de esas relaciones duraderas, de las que terminan dando de comer a las aves en la banca del parque. Los dos están muy enfocados, pendientes del futuro y aman poner la honestidad por delante. No son de los que se traicionan, al contrario, les gusta dejar claro que no tienen ojos para nadie más. Se satisfacen en todos los sentidos y se acompañan en cada batalla. Juntos pueden encontrar el amor genuino. 

Acuario 

Acuario y Escorpio, pueden ser la representación del agua y el aceite, cuando se trata de amar. Son profundos a su manera, Acuario prefiere callar y Escorpio está deseoso de ser escuchado. Escorpio puede ser muy romántico y caer en lo obsesivo. Mientras que Acuario huye del romanticismo, quiere algo más realista, es quien ama su libertad y no tiene tiempo para lidiar con las exigencias de Escorpio. Su relación a largo plazo no siempre es exitosa, no se darán lo que el otro quiere. 

Piscis 

Piscis es divertido, tierno y a pesar de que Escorpio puede resultar bastante intrigante y de carácter imponente, pueden llegar a tener algo bonito. Escorpio es muy tímido y Piscis no duda en decir lo que siente. Piscis se vuelve una inspiración para Escorpio, quien le ayuda a canalizar todo el cúmulo de energía. Llega un punto en el que se comprenden a la perfección, en el que su vínculo se vuelve sinónimo de amabilidad, protección y amor. Son la pareja que no se suelta.