Todos los signos tienen enfrente un signo opuesto que al mismo tiempo es complementario y que se encuentra justo enfrente en la rueda zodiacal. A la hora de relacionarnos, no solo nos llevamos mejor o nos enamoramos más fácilmente de los signos de nuestro mismo elemento (Fuego, Tierra, Aire o Agua), sino que también con este signo opuesto creamos unos vínculos muy especiales. ¿Sabes cuál es tu signo opuesto y cómo es vuestra relación? ¿Reconoces que es un signo con el que te llevas especialmente bien? ¿O todo lo contrario?   

Aries + Libra

Aries ve en Libra a ese tipo de persona con una paciencia y una forma de enfrentar los problemas que le llama mucho la atención. Quizás en algunos momentos le parezca que Libra es demasiado tibio a la hora de implicarse, sincerarse o definirse, pero cuando Aries ve que Libra consigue lo que quiere siendo pacífico y conciliador, tiene que reconocerle ese valor.   Y lo aplaude, y admira esa virtud en Libra, y toma nota para imitarle aunque lo de ser paciente le va a costar un montón. Para el signo de la balanza, es la valentía, la decisión y la pasión de Aries unos valores que le encantan, y que le producen cierta envidia (le gustaría mucho poder ser así a veces), aunque   que Aries sea tan directo y agresivo le pone un poco nervioso. El equilibrio de estos dos signos y las buenas relaciones que pueden crear se traducen, precisamente, en ser socios, amigos o una pareja duradera gracias a la iniciativa de Aries y sus impulsos, y gracias a la manera de ser de Libra, constante y conciliadora para hacer que dure. Aries abre el camino y Libra le sigue apartando los problemas que puedan aparecer. La pasión ariana y la sutilidad de Libra hacen que su relación tenga continuidad en el tiempo, aprendiendo el primero a fluir con las circunstancias para ganar, en vez de guerrear continuamente, a veces agotando fuerzas y aumentando la desesperación. Lo que Libra aprenderá de Aries será a ser más seguro, a arriesgar, a ser valiente, sin pensar tanto en las consecuencias.   


Tauro + Escorpio

A Tauro le llama mucho la atención la pasión que le pone a todo Escorpio, aunque su forma de ser tan compleja le produzca cierta inseguridad, al mismo tiempo que atracción. Precisamente, por ser Tauro tan sencillo en sus formas, Escorpio siempre recela de su manera tan cómoda de moverse por la vida, aunque la seguridad que trasmite el signo del toro la atraiga como un imán y le guste cobijarse bajo su protección. Las relaciones entre estos dos signos tienen futuro precisamente porque ambos son fuertes por sí solos, pero como pareja o unidos en cualquier proyecto, se crecen aún más y la posibilidades se duplican. Y no hay nada que se les resista. Tauro pisa la tierra y es potente en cuanto a las cosas materiales, Escorpio sabe de emociones e impregna las relaciones de pasión y magnetismo. Juntos, se abrazan, se hacen fuertes ante el pasado y se ilusionan por el futuro que puedan tener. Escorpio ayuda a Tauro a salir de su zona de confort y a ser más ambicioso, en todas las parcelas de su vida. De Tauro, Escorpio aprenderá a disfrutar de la vida con tranquilidad, de su luz y de los detalles sencillos del día a día. A vivir hacia fuera en vez de bucear tanto en las partes oscuras de su interior, sufriendo intensamente a veces no se sabe ni por qué. 

Géminis + Sagitario

Si hay algo que puede caracterizar una relación entre Géminis y Sagitario es el optimismo, la alegría y las ganas de vivir aprendiendo y disfrutando sin límites. En cualquier proyecto en el que trabajen juntos o en una relación de pareja, cualquier situación será un reto, cualquier interrogante les animará a encontrar la mejor respuesta y los problemas nunca se verán como tal, sino como un estímulo para seguir siempre adelante. A Géminis le encanta ver cómo Sagitario es capaz de centrarse aunque no le gusta de este signo que quiera siempre imponerse y hacer valer sus propias normas. Para Sagitario, es precisamente la cantidad de palos que toca Géminis lo que le inquieta, porque “quien mucho abarca poco aprieta”. Aunque nunca deja de admirar que Géminis tenga tantas capacidades para tantas cosas y para tantos momentos diferentes de la vida. Y es lo que aprenderá del signo de los gemelos, a relativizar más todo y a no tener la piel tan fina.   Géminis, por su parte, se apoyará en Sagitario para no dispersase tanto, y acogerá sus consejos y se dejará guiar, prueba de su inteligencia para adaptarse a las circunstancias. Juntos explorarán lo que tengan entre manos, sobre todo ideas o estudios que poner en marcha, planes o viajes o una relación que será muy excitante por más tiempo que pasen juntos. 

Cáncer + Capricornio

A primera vista, la relación de estos dos signos pudiera parecer que está basada en la manipulación, que ejercen cada uno a su   manera. Pero profundizando, la realidad es bien distinta y la inteligencia de ambos les lleva a comprender que necesitan al otro para conseguir lo que quieren en la vida. Veamos. A Capricornio no le gusta que Cáncer utilice tanto a la familia para refugiarse cuando todo va mal, pero admira la forma en la que el cangrejo conecta con las personas y crea vínculos que suelen ser muy productivos. A Cáncer, pura emoción y sensibilidad, la frialdad de Capricornio le produce cierto rechazo, aunque en el fondo, le atrae ese duro carácter para sentirse seguro bajo su protección. Juntos crean relaciones muy reales y objetivas pero flexibles y dejando que la empatía fluya para que la comprensión y el cariño tengan cabida. En el camino, Capricornio tendrá que aprender de Cáncer a disfrutar la vida de forma más relajada y Cáncer tendrá que aprender de Capricornio a ser menos miedoso. Cuando estos signos valoran su relación y la pelean se enfrentan al mundo habiendo comprendido que ni la rigidez ni la sensibilidad extremas son buenos para conseguir la fuerza que da una buena unión. 

Leo + Acuario

Para Leo, a quien le gusta tanto ser admirado y amado, que Acuario vaya por libre y no se someta es algo que le produce cierto rechazo. Acuario, que ama la libertad más que cualquier cosa en la vida, que Leo dependa tanto de los demás para ser totalmente feliz es algo que le da que pensar. Sabiendo esto, en principio, parece que la relación entre estos dos signos es complicada, por mucho que se encuentren en el mismo eje zodiacal. Pero en el cosmos siempre hay equilibrio y cuando estos dos signos se relacionan hay una alquimia potente que respeta la tremenda personalidad de cada uno y que les permite su individualidad al margen de lo unidos que pueden llegar a estar. Para conseguir esa relación ambos deberán salvar las diferencias, pero haciéndolo plenamente convencidos de todo lo que pueden conseguir juntos, que será más que si se enfrentan o funcionan por separado. Leo tendrá que darle su espacio a Acuario, y respetar que se mueva tanto buscando nuevos proyectos, y que si quiere dedicar parte de su tiempo a ayudar a otros, será algo digno de admirar. Acuario deberá aprender que la personalidad de Leo es muy brillante y no dejarse abrumar por ella. Y que el león le necesita tanto o más que muchas de sus otras causas sociales. Cuando ambos entiendan todo lo que pueden conseguir siendo tan fuertes, creativos y empáticos con los demás, no habrá límites para esa potente unión. 

Virgo + Piscis

Aunque parezca increíble, las relaciones entre estos signos de Tierra y Agua son reales y en algunos casos se mantienen en el tiempo con mucha intensidad. Es verdad que a Virgo, tan ordenado y preciso siempre, el que Piscis viva en la nubes o solo rozando el suelo le ponen algo nervioso, y a Piscis, que Virgo sea tan escéptico y necesite criticar continuamente en su afán por corregirlo todo, tampoco le hace gracia. Es verdad que esta relación entre uno de los signos más sensible del Zodiaco (Piscis) con uno de los menos sensibles (Virgo) parece rara, pero todo eso es lo que parece en la superficie. Porque de forma más profunda, el equilibrio de fuerzas al que pueden llegar consiguen realidades con mucho valor, y lo que al principio ambos ver de forma diferente, se convierte en un objetivo al que llegan juntos uniendo fuerzas.   Ya sea como pareja, amigos o socios, las relaciones entre estos dos signos unen razón y emoción y análisis y sentimientos con tal contundencia que los primeros que se asombran son ellos mismos. Tampoco es que la relación fluya siempre a favor, no. Si quieren y tienen interés, estos signos tendrán que aprender uno del otro y no aferrarse de forma radical a su forma de ser, como si fuera la única y la mejor del mundo. Virgo aprenderá de Piscis a no ser tan racional, a ver la vida con ojos ilusionados y llenos de fantasía y sueños; Piscis aprenderá de Virgo a utilizar la lógica y el orden para actuar, haciéndose más fuerte mientras asoma su corazón sensible