¿Te suena eso de mirar siempre por los demás aunque te jures que no lo vas a hacer? Sí Cáncer, y lo sabes. también te puede sonar eso de empatizar hasta con las emociones de una mosca que está mal herida. Eres así Cáncer, lo tuyo es empatizar y ese en un don en forma de regalo caído del cielo. La gente va a ti porque saben que siempre tienes buenos consejos. Saben que contigo van a encontrar a un buen amigo que escucha y que no juzga.

Van a ti porque das mucha paz Cáncer (aunque por dentro seas pura dinamita) y porque en el fondo les entiendes y aunque no estés de acuerdo con ellos, los escuchas y los haces sentir bien…

¿Quién no tiene un buen amigo Cáncer al que acudir cuando todo va mal? Quien no lo tenga, desde luego que no sabe lo que es el tener un regalo tan valioso, pero esto es lo que hace que tu mente se agote a una velocidad bastante peligrosa y eso también lo sabes…

Te puede interesar: Cáncer y la ansiedad

Pero esto es un arma de doble filo Cáncer, es una virtud que a la vez se convierte en algo peligroso para ti cangrejo, porque haces que las emociones y los problemas de los demás sean tuyos también y eso, no es bueno para ti pero lo es mucho menos para tu mente. Eso es carga negativa y agotadora para tu propia mente Cáncer, simpatizas a muerte y a su vez, tu mete simpatía con el estrés y el agotamiento y eso, se convierte en una bola enorme de cansancio mental, de estrés momentáneo, de dolores de cabeza e incluso, de ganas de no hacer nada…

Si te paras a pensar en TODO lo que vas arrastrando hacia tu mente Cáncer, te puede dar algo. Suma tu agotamiento diario, más tus problemas, más todo lo que tengas en tu cabeza (que es un mundo) y súmale a todo eso lo mismo pero de gente que no eres tú. ¿No te salen las cuentas verdad? Es mucho Cáncer, tu mente gestiona muchas emociones y al final del día, le pasa lo que le pasa, que ya no puede mas y que pide a gritos unas vacaciones con todo incluso en una silla perdida de la mano de cualquiera. Lo sabes cangrejo.