CÓMO DEMUESTRA PISCIS QUE ESTÁ ENAMORADO DE TI

Mucha gente se piensa que Piscis vive en una nube de amor continua y que siempre está enamorada/o y que nunca se cansa de empezar, terminar y volver a empezar relaciones para rellenar su libro de historias de nunca acabar. Mucha gente critica a Piscis sin tener ni idea de la verdad, pero la verdad es ESTA.

Cuando Piscis se enamora se siente, se ve, se nota y se sabe perfectamente. ¿Por qué? Porque Piscis es una persona que no tiene filtro, que es más transparente que el agua y que no tiene la necesidad de andar camuflando sus sentimientos por culpa del “qué dirán”. Porque Piscis siempre ha sido muy libre en ese aspecto y le importa una mierd* la opinión de gente envidiosa que no tiene amor en sus vidas. Cuando Piscis se enamora lo primero que llama la atención es su cercanía.

Piscis es una persona muy amorosa y sociable y eso en el fondo es un poco difícil de diferenciar, si está contigo por amistad o si está a tu lado por algo más…

Piscis al principio es un alma tímida que tiene miedo a mover ficha para cagarla o tener un rechazo que le hunda, pero si ve una mínima señal de esperanza por la otra parte, se lanza y arriesga. Es muy complicado para el pez actuar así, así que esto es una muestra más que suficiente de que quiere más. Da muchos más mimos de los que acostumbra a dar, tienen mucho más instinto protector y su sonrisas se vuelven casi eternas. Cuando Piscis se enamora sin remedio, se refleja en su carácter, en sus movimientos, en sus caricias.

Cada día que pase, será una muestra más de todo el amor que guarda. Cada día que pase, cuenta y eso de la mano de Piscis es realmente maravilloso. Porque Piscis siempre tiene mucho que ofrecer y que enseñar. Quiere aprender, quiere amar, quiere equiparse para saber que NO hacer y quiere que todo salga lo mejor posible. Piscis no quiere historias de cuento, quiere un amor puro, sincero y real. Quiere vivir, amar y ser correspondida/o al menos de la misma forma en la que lo da. Cuando Piscis se enamora, actúa con la verdad por delante y con el corazón en un puño. Siempre.