Cuando conocemos a alguien, la mayoría de las veces solamente dejamos ver una pequeña capa superficial de nuestra personalidad. Es más, aunque ya haya confianza, aunque esa persona lleve años y años conociéndonos, seguramente nunca llegue a saber realmente como somos. Lo que nadie conoce de tu personalidad, Virgo, es que tú a veces también dudas de tu inteligencia. Absolutamente nadie podría llegar a imaginarse que este era el lado oculto de personalidad.

Siempre te empeñas en transmitir esa imagen de seguridad, de persona que no duda nunca de sus decisiones, de persona que lo tiene todo, todito, todo bien claro. Pero en realidad no es así y lo sabes, tú también tienes muchísimas dudas. Te ha costado mucho esfuerzo y muchos años de práctica lo de intentar transmitir toda esa seguridad. Pero a pesar de todo, sigues dudando y sigues teniendo tus momentos en los que desearías ser tan seguro como haces ver a los demás.

Pero es que lo peor de todo no es que solo dudes de tu inteligencia, no es que solamente te sientas inseguro contigo mismo, si no que también puedes llegar a dudar y a ser muy crítico con la inteligencia de los demás. Pero eso es algo que ya se podría llegar a intuir, ya que eres una persona a la que le cuesta confiar en los demás. Aún así, aunque confíes mucho en esa persona, siempre hay una parte de ti que duda, una parte que no se fía de absolutamente nadie, ni siquiera de tu pareja o de tus amigos de toda la vida. Pero ahora que ya sabes cuál el lado oculto de tu personalidad toca trabajar en ello y empezar a construir esa confianza.

Virgo, a pesar de todas esas dudas, de todas esas inseguridades, sabes ser autosuficiente y puedes llegar a ser un buen líder y sí, este podría ser otro lado oculto de tu personalidad.

Lo que nadie sabe, es que, a pesar de ser una persona tan crítica, una persona que se guarda tanto las cosas para sí misma, también eres muy generoso y también sabes escuchar a los demás. Y eso es lo que te hace ser el líder perfecto.

Eres de los que cree que un pensamiento crítico es necesario para poder mejorar tu vida y para poder ayudar a los demás. Y gracias a esa generosidad que sale de dentro, eres de esas personas que ayuda a los demás a mejorar sus defectos y a poner en orden tu vida. Todo esto te convierte en un líder nato, Virgo. En una persona trabajadora y perfeccionista, pero a la vez humilde y generosa. Tienes todo lo necesario para serlo. Lo único que debes hacer es empezar a trabajar en esa confianza y en ese amor propio. Recuerda quién eres, Virgo, recuerda todo el poder que tienes dentro de ese corazón.