DE QUÉ SIGNO DEBE ALEJARSE VIRGO

Si hay alguien que consigue hacerte perder la paciencia, la coherencia, las ganas de ser correcta/o y los estribos, es Sagitario. Sin ninguna duda. El arquero, tiene los ingredientes perfectos para sacarte de quicio en cuestión segundos. Uno, porque nunca se conforma. Porque es libre y quiere conocer, experimentar y nunca quedarse con las ganas. Tú, Virgo, eres todo lo contrario. A ti, te gusta la estabilidad. Te gusta tenerlo todo muy bien controlado y te encanta, tener a alguien que sepa estarse quieto por al menos ¿2 minutos?

En serio, Sagitario es el toque de adrenalina perfecto para hacer que tu estabilidad caiga y que tu mal carácter suba como la espuma. Pero, Sagi, es así. Es independencia pura y dura. Va, viene y vuelve a ir cuando quiere. Cuando se le antoja y a ti, eso, te pone de los nervios.

A ver, también es verdad, que los imposibles no existen, y que con fuerza todo se puede llegar a conseguir. Pero la relación de alguien tan organizado y práctico como tú, con alguien tan loco y aventurero como Sagitario, puede terminar en un auténtico circo. En toda regla. Eso, o posiblemente no consigáis sacar tiempo para veros las caras, o bien porque tú Virgo, eres adicto a tus responsabilidades y estarás muy ocupado con todo, o bien, porque Sagitario no haría más que viajar, ir de aquí para allá, y nunca pararía en casa. Para establecer una relación fuerte, con pilares muy fundamentales y con las cosas más que claras, los de tierra, son la elección perfecta para alguien tan perfecto y exigente como tú, querido Virgo. Aunque sabes, que en el fondo, no hay nadie que te llegue a la suela de los zapatos, Tauro y Capricornio, saben de qué va el tema, y te conocen. Tus caprichos, tus gustos. Todo de ti. Buena suerte Virgo.