Nunca cambies para darle gusto a nadie, si te nace mejorar en algo que sea por ti y nada más. Porque así como eres compleja, intensa, loca y un poco rota, alguien estará dispuesto a amar cada parte de tu ser. Qué importa si dicen que eres voluble, hay cosas que mejor se deben guardar, porque te enojan demasiado. Esto es lo que nunca deberías hacerle a tu novia según tu signo, porque es sinónimo de firmar el adiós. Difícilmente perdonan, lo único que harás es agregarle limón a la herida, no lo toleran. 

Aries 

Si crees que es exageración cuando dicen que Aries es sumamente explosiva, definitivamente no la has visto en su peor momento, porque tiende a arrasar con todo a su paso. Lo que nunca deberías decirle es que cumpla con tus órdenes, porque odia sentir que la autoridad la tiene alguien más. No le gusta cuando su pareja se siente con el derecho de interferir en sus decisiones como si fuera una niña pequeña. Si de verdad quieres que se calme dale su espacio, porque si insistes en presionarla, lo único que vas a lograr es que te quiera fuera de su vida. Tú eliges, si quieres su versión tierna o te quedas con la impaciente que es capaz de decir adiós de un momento a otro. 

Tauro 

Una mujer que siempre está trazando un plan en su mente, no es de las que se quedan quietas esperando que el amor de sus vidas llegue a solucionarles todo. Es muy terca y le desespera cuando alguien interfiere en su estabilidad, en ese caso no le queda más que ponerse a la defensiva, porque no tolera que interfieran en sus pasos. Lo que nunca deberías decirle es que está haciendo las cosas mal. Vamos, no es que se crea perfecta, pero es muy molesto recibir un montón de críticas y cero soluciones. Recuerda que en su interior habita un toro y cuando se enfurece no tiene piedad por nadie. Olvídalo, a Tauro no vas a venir a decirle que sus métodos no funcionan, porque los analiza meticulosamente y no se toma las cosas a juego. Si no conoces su historia, mejor guarda silencio. 

Géminis 

Si respetas su esencia, Géminis te va a mostrar sólo su lado alegre y calmado, el que se centra en disfrutar del momento y no tiene tiempo para lastimar a nadie. Sin embargo, basta con que le toquen una parte sensible para que explote. A ella se le nota en cada gesto, no va a fingir que todo está bien, al contrario, quiere que te enteres de que tus actitudes le molestan y que no va a permitir que lo sigas haciendo. Géminis, puede insultar con tanta intensidad que es capaz de hacer que tus lágrimas se asomen. Las peleas fuertes no le asustan y en su corazón alberga un poquito de rencor, que está esperando ser activado para mostrar el peor de sus lados. A ver, no es una mujer agresiva, pero lo que nunca deberías decirle es que exagera respecto a sus sentimientos, porque no tienes ni idea de lo mucho que le costó abrir su alma, para que la lastimes con un comentario tonto. 

Cáncer 

Por fuera parece una dulce palomita, no se mete con nadie, al contrario, se enfoca en ser maternal, protectora, es la mujer que huye de los conflictos y cuando se siente presionada por algo prefiere alejarse. Por supuesto, que escucha frecuentemente a su intuición, pero hay algo que la saca de quicio y despierta la fiera que hay en su interior. Lo que nunca deberías decirle es que está loca, que no entiendes la razón por la que un día llora y al siguiente amanece con una sonrisa en el rostro. No se trata de que la entiendas, simplemente que tengas las agallas de quedarte a su lado en los peores momentos. Cáncer, no alucina, su corazón es muy grande y eso le impide tomar las cosas de manera superficial. Tú eres el que está mal por hacerla sentir inferior, sólo por expresar lo que siente. 

Leo 

En realidad, nunca sabes lo fuerte que puede llegar a ser una mujer Leo, incluso cuando las lágrimas rondan por su rostro. Es alguien que no se deja de nadie y rara vez se ofende por los comentarios que no pide. Digamos que algo que no deberías hacer es que se sienta excluida, eso es lo que la hace enojar y a la vez la entristece. Le parece muy frustrante que todo el tiempo dé lo mejor de ella misma y no lo valoren. Cuando Leo se siente humillada no hay marcha atrás, no es de las que perdona algo tan duro. Ella no está aquí para que descargues todas tus inseguridades en sus emociones. Si no tienes el tiempo y la energía de lidiar con sus exigencias, mejor déjala con su soltería. Lo que más detesta es tener que andar suplicando restos de amor. 

Virgo 

Llámala perfeccionista si quieres, pero Virgo no va a cambiar su manera de pensar sólo porque no respetas sus reglas. Es una mujer que ha aprendido a resurgir entre las cenizas porque la vida no ha sido color de rosa y ahora entiende que es parte de su proceso. Sin embargo, lo que nunca deberías hacer es alterar sus cosas, sean materiales o simbólicas. Virgo, ama tener su propio orden, incluso cuando ante el resto parece que está luchando contra el caos, sabe perfectamente en dónde tiene cada cosa. No tomes a la ligera lo que para ella es importante, porque ahí el único mensaje que le estás dando es que te da igual su sentir. Si una mujer Virgo no se siente valorada, no importa lo mucho que le digas que la amas, se va a ir, porque las palabras no son nada sin los hechos. 

Libra 

La lección más bonita que Libra ha aprendido, es que decir a tiempo que no merece estar en un sitio le salva la vida. Ya no es la mujer que cedía ante todo ni la que se esforzaba en obtener el reconocimiento de los demás. Ahora, entiende que la lucha es contra ella misma, trabajar duro para convertirse en la versión más valiosa que pueda. Esa es la razón por la que ya no tolera y nunca deberías tratarla con groserías. Una cosa es llevarse pesado y otra muy diferente aprovecharse para descargar toda la rabia que llevas dentro. No está dispuesta a escuchar tus humillaciones y en menos de lo que canta un gallo le pondrá punto final a la relación. Libra, es temeraria, no la pongas a prueba, porque puede derretirse de amor por ti, pero si sabe que le haces daño te va a arrancar de su vida. 

Escorpio 

Ella es la mujer que sabe muy bien que su carácter es de armas tomar, pero cuando se trata de ayudar a quien lo necesita lo dulce le sale del alma, es quien no te deja a tu suerte, está contigo en las buenas y en las malas. Sin embargo, su orgullo es temible, muy poderoso y con un toque de arrogancia que te puede dejar sin palabra alguna. Si no quieres que aumente la temperatura de sus arranques, lo mejor que puedes hacer es respetar la manera en que le apuesta a la vida. Lo que nunca deberías hacer es criticarla, en el momento en el que se siente señalada es razón suficiente para ponerle un alto a la relación. Por favor, no digas que no te lo advirtió desde un principio, porque no es el tipo de persona que baja la mirada, si se siente lastimada se defiende como puede. Te das cuenta cuando ya se va a marchar, si comienza a comportarse fría y distante, no le preguntes qué pasa, porque no te lo dirá, sólo está tomando impulso para irse y no regresar. 

Sagitario 

Aunque parece que Sagitario es una mujer que siempre está en su mundo y que no pierde el tiempo en tonterías, cuando algo le molesta su personalidad iracunda aparece y nada la hace cambiar de opinión. Es una mujer relajada, no se mete en líos, pero si la buscas la vas a encontrar y con una actitud que no te va a gustar ni un poquito. No le gusta reprimirse, si el coraje le empieza a fluir por todo el cuerpo, no hace nada para detenerlo. Lo que no deberías hacer es insultarla, no necesariamente de manera explícita, con tus acciones se nota cuando no le tienes respeto. No quiere que la llames loca para minimizar lo que siente. Si la persona que supuestamente dice amarla no tiene la paciencia para lidiar con sus bajones, definitivamente prefiere continuar sola. 

Capricornio 

Pese a que Capricornio es una mujer que tiene arranques fuertes cuando el mal humor se apropia de su ser, suele controlarse como los grandes, porque sabe que puede ser muy hiriente y luego se arrepiente. No le gusta involucrarse en relaciones que la hacen sentir desvalorizada y por ello elige con demasiada cautela, sin importar si la gente dice que exagera. Las cosas le apetecen perfectas y si alguien no está dispuesto a cumplir con sus expectativas es mejor que se vaya. Lo que nunca deberías de hacer es exigirle, porque ya es un lío manejar su frustración como para agregarle una raya más al tigre. Si tienes algún problema con su comportamiento, dilo de una manera sutil y sofisticada, porque odia las indirectas y los malos tratos. 

Acuario 

No hay duda de que Acuario se merece todo lo bonito del mundo y lo ideal es que la pareja que la acompaña trabaje para dárselo. No hablo de nada material, me refiero a esos momentos en donde los suspiros no son obligados y su espíritu libre se siente en paz. Es una mujer amigable, sociable, no quiere sentir que su pareja es alguien que la vigila las 24 horas. De hecho, eso es lo que nunca deberías hacerle, no te atrevas a dominarla de esa manera porque por más mensajes que le envíes no te va a contestar lo que está haciendo cada segundo. Si no tienes la capacidad de confiar en ella, mejor aléjate, porque no está dispuesta a encerrarse en una jaula para complacer a tus inseguridades. Olvídalo, ese tipo de mujer no es Acuario. 

Piscis 

La gente suele confundir la idea de que tener un carácter fuerte es sinónimo de ser altanero y explosivo, pero la realidad es que Piscis no necesita humillar a nadie para demostrar que no está de acuerdo con algo. Por lo regular, es una mujer muy paciente, pero hay veces en las que hacen que se le pongan los pelos de punta y ahí sí es mejor que te alejes porque sus críticas van directo a la yugular, es muy intensa y no le gusta quedarse con nada guardado. Recuerda que estamos hablando de una mujer sumamente sensible, no quiere que la lastimen y es por ello que prefiere levantar una barrera para protegerse. Lo que nunca deberías hacer es negarle tu atención ni poner en duda lo que te cuenta. Piscis, no se anda con mentiras, si te comparte algo es porque le nace del corazón y lo que menos quiere es que uses sus puntos débiles en su contra. Si te atreves es la primera y última vez que lo harás, porque se marchará.