POR QUÉ NO OLVIDARÁS A LEO

La gente jamás olvidará a Leo porque es imposible de olvidar.

Leo te hacía la vida sencilla, sí, es cierto, con sus dramas, con sus altibajos, con sus movidas, con sus historias, pero al fin y al cabo hacía que te olvidaras por tu pasado y por tu futuro. Hacía que vivieras el jodido presente. Leo es magia, Leo invertía su tiempo en ti, en todo lo que hiciera falta para que fueras feliz. Era generoso, y si tenía 10 y tenía que darte 10 lo hacía con gusto. Nadie se da cuenta de que ha perdido a Leo hasta que lo pierde. Porque cuando se va, todo a tu alrededor cambia. Es como si todos los días brillara el sol y de repente una nube negra se pusiera en tu cabeza. Y así días y días… Es complicado tener la energía que pueden llevar consigo los leones, y también es complicado que desaparezca y llevar tu vida sin ella cuando ya estás acostumbrado.

Leo podía volverte loco sí, porque quizás nunca encontraba lo que anhelaba en la vida.

Quizás nunca encontraba lo que realmente le inspiraba, no encontraba esa estabilidad que tanto buscaba el resto, pero de repente, cuando ya no está, te das cuenta de que quizás no tenía tan claro lo que quería de su vida y simplemente se limitaba a vivir. Lo que al final, todo el mundo quería. Vivir. Y eso es lo que jamás podrás olvidar de Leo. La pasión con la que hacía las cosas, fueran efímeras o fueran cosas que durarían toda la vida, las ganas que ponía a todo y sobretodo esa sencillez con la que hacía su día a día… No olvidarás a Leo porque sencillamente es imposible de olvidar, porque tu vida ahora no es la misma, porque por muchas personas que haya cerca no podrás olvidarte de cómo lo pasabas, de las cosas que hacía con tu león o con tu leona a tu lado, de la forma en que tenía de quererte o de amarte… A Leo no lo suples con nada. Con nadie. Asúmelo y hazte a la idea… Y a pesar de todo lo que hubiera pasado lo admirabas, porque prefería caminar solo que tratar de encajar en algo que no era para él/ella. Y eso, aunque pudiera partirte en dos, te gustaba de Leo.