EL PUNTO DÉBIL DE PISCIS

Todos tenemos debilidades y justo es eso lo que nos hace ser diferentes, lo que nos hace ser humanos y reales. Pero todos tenemos nuestro talón de Aquiles, esa debilidad de la cuál nos diferenciamos de los demás. Esa debilidad que es única en cada signo del Zodiaco. Piscis, tu talón de Aquiles es que eres una persona demasiado buena que siempre está al servicio de los demás.

Eres muy protector y muy compasivo hasta el punto de que a veces te olvidas de tus propias necesidades y de ti mismo.

Siempre estás buscando complacer a todo el mundo, estar ahí siempre para los demás y te olvidas de que todo lo que tú vales. Llegas hasta tal punto de que te importa más lo que sientan los demás que lo que sientas tú mismo.

Y no te das cuenta de que los demás pueden aprovecharse de ti. Los demás ya saben que tú eres bondadoso por naturaleza y se pueden aprovechar de todo lo que tú haces por ellos. Y tú ni siquiera te darás cuenta, porque estarás demasiado pendiente de satisfacerlos a todos… Además, eres muy sensible y pueden herirte con demasiada facilidad, Piscis.

A veces incluso puedes llegar a obsesionarte demasiado por el dolor y tienes muchísimo miedo de que te rompan el corazón y sentirte solo. Pero, Piscis, recuerda que todo tiene solución…

Pero para ello, tienes que aprender a ser mucho más independiente y a no depender tanto de los demás. Vive tu propia realidad y no la de los demás. Mira muchísimo más por ti mismo. No pasa nada por ser tan generoso y por ayudar tanto a los demás, al fin y al cabo, el Karma te lo termina devolviendo todo. Pero es importante que vigiles bien a la gente que te rodea y que sepas detectar a los que se aprovechan de ti o los que simplemente necesitan tu ayuda para seguir adelante. Piscis, quiérete mucho a ti mismo y admírate por ser quién has llegado a ser.

2019-02-03T18:19:40+00:00