Dime, ¿has amado con el alma? El enamoramiento juega con tus sentimientos, lo hace de una manera tan precisa, que ni siquiera te das cuenta de cómo te pierdes por un amor. A veces, los signos del zodiaco aman el recuerdo y no a la persona. Tú no eres el mismo de ayer, cada día aprendes una nueva lección, sanas heridas, recuerdas cicatrices y abres unas nuevas. Todo eso te convierte en alguien distinto, por más que quieras volver a tu yo del pasado, algo te lo impide. Lo mismo sucede con las parejas, quizás estás queriendo a alguien que ya no existe. 

Aries 

De pronto, todo tu temperamento explosivo queda tendido en el suelo. Ya no tienes ganas de competir por nadie. Eso te aleja de tu verdadera personalidad y terminas cediendo ante amores que en realidad no te llevan a nada. Quieres avanzar, pero no puedes, en el fondo la herida sigue viva y eso no deja que entre alguien nuevo a tu corazón. Es posible que extrañes a la persona que eras a su lado, pero ni él ni tú son los mismos de ayer. 

Tauro  

A veces, quisieras hacer como que no pasa nada, detestas asumir que hay momentos que te rompen y tu corazón se siente acorralado. Quizás, es Venus, el que te recuerda tu sensibilidad, aunque no quieras, te gobierna y te hace olvidar por un momento ese lado deliberado, práctico y lógico. Ten en cuenta que necesitas equilibrio, no dejes que la balanza se vaya de un solo lado. Tauro, no se vale que sigas esperando a un amor que sólo te ofrece esperanzas. 

Géminis 

Tú sabes que posees dos lados con los que luchas noche y día. Esta dualidad algunas veces te vuelve un tanto indeciso, te confundes. Es decir, en su momento crees de verdad que adoras a la persona, pero cuando te pones a analizar descubres que se trata de un fantasma, alguien que has mantenido en tu mente por tanto tiempo que no te permites ver más allá. De la persona que tú conociste ya queda muy poco. Quizás al darte cuenta descubras que tus sentimientos no son los mismos. 

Cáncer 

Puede que haya quienes te definan como uno de los signos más frágiles del zodiaco, porque tu corazón ama sin exigir demasiado, es algo que ya viene incrustado en tus raíces. Por mucho tiempo, has soñado con ese instante en el que sus miradas se vuelvan a encontrar. Te has imaginado que será una de las pausas más bonitas de tu vida, en la que recibes al amor con los brazos abiertos, pero no es del todo cierto. La fantasía te puede engañar y hacer que termines con el alma hecha pedazos. 

Leo 

Tu manera de amar no conoce barreras, cuando te entregas es tu personalidad radiante, vivaz e impulsiva, la que decide el nivel de intensidad que das. Para ti el enamoramiento es algo que te mueve de pies a cabeza, realmente disfrutas cada detalle durante el cortejo. Sin embargo, cuando la llama comienza a apagarse te pones bastante nervioso. No quieres perder la ilusión, tu ego te miente y te dice que si bajas la guardia eres un perdedor. Pero no, dejar ir, también es amor, no lo dudes. 

Virgo 

Es cierto, honras la comunicación, lo que menos quieres es andarte por las ramas cuando se trata de relaciones. De hecho, cuidas a tu corazón de una manera tan bonita, que analizas minuciosamente los pros y los contras de todo. Sin embargo, tus inseguridades te pueden llevar a crear a alguien que cumple con tus expectativas, pero sólo en tus pensamientos. Eso es precisamente lo que más duele, darte cuenta de que la persona que creías amar, no existe. 

Libra 

La balanza es tu punto a favor, de alguna manera siempre te esfuerzas en encontrar la armonía en todo. Sin embargo, es Venus el planeta que te recuerda tu lado romántico, intenso y pasional. Libra, eres muy feliz cuando estás en pareja, pero te cuesta muchísimo formalizar, no porque no seas capaz de comprometerte, simplemente, tienes mucho miedo de que no te valoren y que la persona que crees que amas sea producto de tu desesperación. 

Escorpio 

Tu soledad y tú no hacen muy buena mancuerna, digamos que cuando se encuentran tienes la manía de echar una vuelta a los recuerdos de tu pasado y ahí es cuando corres el peligro de creer que todavía esa persona sigue siendo especial en tu corazón. No siempre es cierto eso de que en donde hubo fuego, cenizas quedan. A veces, lo mejor que puedes hacer es barrerlas sin dejar ni un rastro y empezar de nuevo. Porque los recuerdos te están hundiendo. 

Sagitario 

No es ningún secreto que tu corazón tiene ese toque insaciable, no le asusta nada que ponga a prueba tu adrenalina, al contrario, entre más curioso, mejor. Eres un signo emocional y no te dejas envolver fácilmente, pero en tus momentos duros sueles refugiarte en el pasado y ahí es cuando te confundes. Crees que si regresas al lado de esa persona serás feliz, pero en realidad sólo tratas de usarla como una salida, un refugio que te devuelva la esperanza. 


Capricornio 

Definitivamente, eres un signo dominante, no te dejas envolver por el romanticismo fácilmente, pero una vez que entregas el corazón tu lealtad no te permite ir saltando de amor en amor. Eres valiente, tienes una calidez en el alma que hipnotiza, aunque son contadas las personas que llegan a conocer ese lado tan sensible de ti. Aceptas cuando una relación termina, no ruegas, pero en los secretos de tu memoria echas de menos su compañía, aunque sabes que ya no hay amor. 

Acuario 

Acuario, eres el amante que rompe con lo tradicional, pero eso no quiere decir que estás acostumbrado a las relaciones caóticas. Cuando alguien se vuelve una piedra en el zapato, sabes muy bien que es momento de poner un punto final. Te vas, no batallas mucho para cortar lazos, vives el duelo, pero no te aferras a algo que ya no te llena de sonrisas. No obstante, hay momentos en los que los recuerdos vuelven a ti sin previo aviso y ahí es cuando caes en las redes de un supuesto enamoramiento, pero no es verdadero. 

Piscis 

Si amas no puedes evitar que la empatía hable por ti. Eres un signo dulce, intuitivo y creativo. No hay nada en tu corazón que no sea sincero, te entregas con todas las buenas intenciones y esa es la razón por la que cuando las cosas terminan la pasas muy mal durante un largo tiempo. Necesitas sanar, pero en el trayecto, los recuerdos te pueden traicionar diciéndote que lo mejor es que vuelvan. ¿Por qué no funcionó? No te enfoques en lo bonito o volverás a caer.