Este mes de agosto se presenta cargado de nuevas oportunidades y de nuevos retos, Aries. Aprenderás cosas que son muy importantes en tu vida pero que todavía no habías aprendido. Y es posible que esas lecciones las aprendas a base de errores, pero mira, no hay mal que por bien no venga. Este mes, Aries, vas a aprender mucho acerca de tus relaciones y sobre todo de como sobrellevarlas lo mejor posible para que ninguna de las dos partes salga perdiendo. Aprenderás que las relaciones es algo en lo que las dos partes deben de verse involucradas, es como un trabajo en equipo. No es algo que se base en la competencia, en a ver quién da más o simplemente en quién es el mejor. Eso no es algo sano, Aries, y mucho menos para una relación tan cercana y tan íntima.

En agosto aprenderás a cuidar mucho más de todas las relaciones, no solo las relaciones sentimentales, si no también las de amistad o las familiares.

Abrirás los ojos y te darás cuenta de muchas cosas. Como, por ejemplo, de que hay cosas que has estado haciendo mal hasta ahora y cosas en las que los demás no estaban siendo del todo justos contigo. Y quizás, Aries, una vez que habrás los ojos y descubras todo lo que tienes que descubrir, te des cuenta de que lo mejor es dejar atrás cierta relación. No puedes seguir luchando por algo que está muerto o por una relación en la que no recibes nada a cambio.

Todo lo que vas a aprender este mes te va a servir para hacer limpieza y para darte cuenta quien sí y quien no. Para ver qué personas realmente si están ahí siempre y las que solo están por interés y para pedirte favores. La vida no es así, Aries… Como decíamos antes, una relación es algo mutuo, algo en la que dos personas tienen que dar lo mejor de si para que la otra persona esté a gusto. No puedes ser tú el que solamente tire de ella y esté siempre haciendo favores a la otra persona.

A partir de ahora, Aries, aprenderás a decir más que no, sobre todo para que al final los problemas no lleguen hasta este punto. Aprenderás a ser mucho más fuerte de lo que ya eres y a valorarte realmente como te mereces.