Si un Tauro se propone cambiar el mundo, no habrá quién le pare. Su terquedad y su cabezonería en momentos así serán su mayor virtud. Si se propone algo, Tauro lo cumple sí o sí. Además, se asegura de que el resto le estén escuchando bien, de que todo el mundo sepa bien todo lo que piensa. Hay muchas cosas que Tauro no soporta del mundo, como, por ejemplo, las injusticias o el egoísmo, pero lo que de verdad le pone de los nervios y quiere cambiar es que haya ciertas personas que hagan abuso de su poder.

Tauro no soporta a esas personas que se creen superiores, que se creen más que nadie simplemente por tener un mínimo de poder. Y lo peor de todo, llega cuando esas personas empiezan a mandar a diestro y siniestro como si se creyeran los reyes del mundo.

Te puede interesar: Lo que no sabes de Tauro cuando se rompe

Eso Tauro no lo soportará nunca. Y ahí será cuando Tauro saque su vena reivindicativa e intentará luchar por sus derechos. Cuando Tauro se compromete a una causa, se compromete de verdad. Ya sabe todo el mundo que Tauro y el compromiso siempre irán de la mano. Y si de verdad se involucra en algo, es para darlo todo y hacer que el mundo sea un lugar mejor. En momentos así, no hay nada ni nadie que intente disuadir o llevarle la contraria.

Las personas admiran muchísimo a Tauro, porque es una persona muy inteligente y saben que todo lo que diga es para llevarlo a cabo.

Si lucha por una causa, los demás empezarán a seguirle porque saben que un Tauro siempre lleva la razón. Un Tauro pocas veces se equivoca y menos aún en situaciones así. Sabe perfectamente que cambiar el mundo es muy difícil, pero ya se ha cansado de tener que escuchar las mismas tonterías y de tener que aguantar a los mismos de siempre… Y cuando a Tauro se le agota la paciencia… ¡Qué se prepare el mundo!