A partir de ahora, Capricornio, tienes que cambiar tu perspectiva del mundo si quieres empezar a vivir una vida mejor. Hay ciertas conductas y ciertos hábitos que no son tan buenos como tú te crees y puede que por culpa de ellos no estés viviendo la vida como tú te imaginabas. Mira, Capricornio, a partir de este momento tienes que dejar de asumir que todo el mundo está dispuesto a lastimarte. Eso es totalmente mentira.

Te obsesionas tanto con no sufrir y con que nadie te haga daño que no sabes disfrutar de las relaciones como se merece. Tienes que empezar a dejar tu lado protector y controlador de lado, Capricornio, por el bien de los demás y, sobre todo, por tu propio bien.

Es hora de dejar de ser tan malpensado. Está bien que quieras proteger tu corazón, de hecho, estás en todo tu derecho de hacerlo e incluso debes hacerlo.

Pero una cosa es proteger tu corazón y otra obsesionarte con sobreprotegerlo. Tienes que dejar de pensar que todo el mundo va en contra tuya y que todos van a hacerte daño antes o después. Y para ello, lo que debes hacer es empezar a trabajar en tu amor propio y en tu autoestima. Te ayudará mucho más de lo que te imaginas, de verdad, Capricornio.

Una vez que empieces a quererte y a respetarte como de verdad te mereces, te darás cuenta de que no habrá nada ni nadie capaz de romper ese corazón tan fuerte. Cuando hayas eliminado todas esas inseguridades y cuando hayas aceptado todos tus defectos, te darás cuenta de lo poderoso que eres. Mira, Capricornio, no lo crees, pero el amor propio es mucho más importante que el amor que pueden llegar a darte los demás. Por eso, para empezar a vivir una vida mejor, tienes que empezar a quererte mucho más a ti mismo.