Ser supersticioso es creer en hechos sobrenaturales, en hechos que no tienen explicación, en leyendas, sentencias y sortilegios. Según cómo somos por nuestro signo del zodiaco, podemos ser más o menos supersticiosos. Unos se lo toman más en serio, otros menos y otros ni lo consideran. ¿Cómo eres de supersticioso según tu signo? Sigue leyendo y cruza los dedos porque seguro que descubres algo sobre ti que te sorprenderá.

Aries

Aries, tú más que supersticioso eres una persona que confía en la suerte y confías en ti mismo, deseas con toda tu alma que esta no te abandone y pasas bastante de los temas que se escapan a tu comprensión. Tú, cuando escuchas refranes como ese de “en martes, ni te cases ni te embarques”, te entra la risa. En realidad, todo es por esa forma tuya, valiente y temeraria, que quiere estar por encima de cualquier límite, y que no quiere que nada ni nadie le frene en nada. Y   menos refranes y creencias absurdas. Ni tener miedo a los gatos negros, ni a los paraguas abiertos dentro de casa, ni a los zumbidos en el oído que te avisan de que alguien está hablando mal de ti. En tu mesa, si hay trece comensales, te parece más divertido que catorce. Tú en lo que crees es en tu instinto y en tus corazonadas, y ahí sí que intentas escuchar lo que te nace de dentro y cumplirlo. Y el destino de cada cual, será el que tenga que ser, no el que diga una sentencia que predijo alguien en algún momento de hace tropecientos siglos. Y si sale bien, pues mejor, y si sale mal, pues… ¿mala suerte? 

Tauro

Tauro, tú puedes ser alguien que crea en las supersticiones aunque sin dejar que te condicionen. Sobre todo porque eres alguien terrenal que no cree que la magia, ni el azar ni nada parecido puedan condicionar tu destino. Tú eres más de creer en el trabajo y en la constancia para conseguir tener una vida confortable, feliz y tranquila. Si alguna vez se derrama la sal y hay que echarla por encima del hombro, lo haces, no vaya a ser que el “dinero se escape por la ventana”, y lo harás mientras sigues tan a gustito sentado a la mesa. Si para conjurar el mal por la sal tuvieras que levantarte y hacer dos kilómetros, seguro que le van dando a la sal. Y si practicas algunos trucos a veces es más por inercia o dejarte llevar que por miedo a que se te hunda el techo encima. Respetas el curso de la vida y si hay cosas sencillas que puedes hacer y con eso se mantiene el “equilibrio natural”, las haces y punto. ¿Quién eres tú para alterar el mundo con lo bonita que es nuestra Tierra? 

Géminis

Géminis, para ti que tienes esa cabecita que nunca para de aprender más y más, las supersticiones tienen su punto interesante y quizás en algún momento incluso hayas estudiado sobre su origen. En el fondo, podrías enfocar el tema de forma cultural, como haces con tantos otros que te gustan, y es que contigo “el saber no ocupa lugar”. Así que te empapas y aprendes y disfrutas. Aparte, al ser alguien tan mental e intelectual es difícil que te posean las supersticiones y que no pases por debajo de una escalera porque da mala suerte. ¡Te llevas la escalera por delante como tengas prisas! A ti te gustan las argumentaciones lógicas a los temas de la vida. Entiendes que existan, sobre todo desde el principio de los tiempos, cuando no había explicaciones a muchas cosas y se las tenían que buscar para estar más tranquilos. Aunque claro que si funciona lo de poner la escoba tras la puerta para las visitas indeseadas, igual lo haces porque a veces los demás no te dejan vivir tranquilo, siempre buscándote y siempre acercándose a tu casa donde saben que serán bien recibidos. 

Cáncer

Cáncer, a ti todo lo que sea tradición, historia, refranes y arraigo te atrae, no lo puedes evitar. Te gusta, te interesa y, sobre todo, lo respetas porque muchas creencias se han mantenido a través del tiempo y eso es algo que te llama mucho la atención. Por algo será, ¿no? Aparte de eso, sueles ser supersticioso porque te gusta creer que hay cosas que te ayudan. Llevar un recuerdo o un colgante que crees que te da suerte es algo normal en ti, o hacer algo siempre de la misma manera porque cuando lo hiciste la primera vez, todo salió bien. O volverte loco si te encuentras un trébol de cuatro hojas. Son pequeños recursos de la mente para tomar seguridad y tampoco crees que hagas mal a nadie practicándolos. Además, la luna es tu regente, y más creencias sobre la luna no puede haber. Por ejemplo, a ti te encanta recargar tus amuletos las noches de Luna Llena porque son buenas renovar las buenas energías para el resto de las lunaciones. 

Leo

Leo, tú ya naciste con una confianza ciega en ti, en cómo eres, en tener éxito en lo que haces y en conseguir muchos de tus sueños. Si alguien te dice que practicando tal o cual ritual tendrás más suerte, pues bienvenida sea la recomendación. ¿Por qué no? Tú eres de los que sabes utilizar cada cosa de la vida para mejorar la tuya. Lo que no te gusta pensar es que por no hacer algo la mala suerte te rondará, como temerle a unas tijeras que caen y se quedan abiertas, y ahí caes en cierto temor, producto de tus inseguridades (que las tienes, aunque bien escondidas). Como también hay gente a la que admiras, si alguna de esas personas te recomienda algún ritual, lo haces. Si te sale bien, lo pregonarás al mundo, y si te sale mal, pues tampoco pasa nada. Tienes el control de tu vida, y eso es lo importante. 

Virgo

Virgo, el tema de las supersticiones no va mucho contigo, pero por tu forma de ser, o mejor dicho, por tu forma de pensar. Eres muy de analizarlo todo y te gusta creer en todo aquello que tiene base, fundamento, razonamiento y una explicación lógica. Lo demás, lo puedes respetar, pero tú apuestas por lo que ves, oye, tocas… el resto, ahí está, pero no te preocupa. Quizás en algunos momentos sí que has tenido tus propios amuletos, pero en plan secreto y por fidelidad a algún regalo o a las circunstancias por las que llegó a tus manos. Bueno, como la salud es un tema que te preocupa bastante, si existe algún refrán o recomendación popular que no te cueste practicar, sí que lo harás. Porque si suma… (siempre cuando sepas con seguridad que no te va a restar).   

Libra

Libra, tú un día puedes ser la persona más supersticiosa del mundo, y al día siguiente la más incrédula. Como en otras muchas facetas de la vida, te mueves a lo largo de una balanza, buscando el equilibrio, pero como eso es difícil unas veces te inclinas más a un lado y otras hacia el otro. En el tema de las supersticiones, como lo consideras inofensivo, te gusta creer o no creer según conviene a tus intereses, como si fuera un juego. Y cuando te sale bien, crees más y cuando no te sale bien, no le das muchas vueltas al asunto. Ni le echas las culpas de nada. Tú eres de asumir tus errores, estuviera bueno que si te sale mal esa relación o ese trabajo la culpa la tenga aquella herradura o aquella patita de conejo. Eso sí, te gustan las supersticiones que esconden algo positivo, porque eso va mucho con tu forma de ser. Te gustan las buenas energías y crees en ella, o al menos, no estás en contra. 

Escorpio

Escorpio, tú de supersticiones, leyendas, misterios y lo oculto sabes un montón. Otra cosa es que condiciones tu vida a ello. Te gusta tener el control de todo lo que te rodea, y por más que algo se intente escapar de tus manos, tú peleas como si te fuera la vida en ello. Por eso, podrás ser supersticioso o no, pero nunca te vas a dejar influir demasiado ni a dejar que el tema se te vaya de las manos. Para ti lo que cuenta es tu fuerza interior, y esa sí que es clave para tu destino. Eso sí, sientes mucha atracción por los temas esotéricos y mágicos, pero con cierta base. Así que muchas supersticiones, si no les ves sentido o explicación, te las crees menos. Te gustan aquellas que son más secretas, menos conocidas, más potentes… aunque intentas no obsesionarte con ninguna ni tratar de descubrir ninguna puerta mágica, ¡bastante tienes con el misterio de tu propia existencia y tu turbulento mundo interior! 

Sagitario

Para un signo como tú que ama la cultura, los viajes y las experiencias, el asunto de las supersticiones tiene cierta cabida en tu mente, pero quizás para estudiarlo y analizar su influencia en las personas a través de los siglos. Alucinas con la cantidad de gente, de tanto tiempo atrás y en la actualidad, que se deja llevar por todos estos temas. Y te podrás meter en ellos para empaparte de su aspecto sociológico, o por ejemplo, en su aspecto más anecdótico como parte de la cultura de muchos países que has visitado. Tú, Sagitario, ves la vida con tantas e infinitas posibilidades que el tema de la superstición claro que tiene interés para ti, como tantos otros. Quizás no para practicarlo en sí, pero por supuesto sí que para intentar entenderlo, eso seguro. Piensas que la vida es una auténtica aventura, un juego de infinitas posibilidades en el que te dejas atrapar y en el que cualquier cosa es posible, incluidas determinadas creencias mágicas. Y tú, como buen aventurero, será fácil verte en alguna foto llevando algún amuleto con su propia historia colgado al cuello o comprando algún objeto para decorar tu casa porque crees que está dotado de alguna energía especial. 

Capricornio

Para alguien como tú, Capricornio, tan escéptico con las cosas de la vida que no se ven ni se tocan, las supersticiones son lo más alejado a tu forma de pensar. Tú eres de creer en ti y en tus posibilidades, y fuera de eso, no crees mucho en nada. Tu manera de ser precavida y tu sentido práctico te llevan a   mirar con lupa todo lo relacionado con estos temas, aunque los respetas, como respetar otras muchas cosas de la vida que no tienen nada que ver contigo. Pero no pierdes mucho tiempo ni pensando, ni hablando sobre ellos, y menos debatiéndolos con nadie. Tú, por no creer, no crees ni en la buena suerte la mayor parte de las veces, así que como para confiar en hacer o decir algo según tal creencia o refrán, y que esto vaya a determinar tu destino o una situación de tu vida. De risa, piensas. Lo tuyo es el esfuerzo personal, y siendo tan realista además, consideras todo lo relacionado con amuletos, rituales de amor y conjuros cuestiones que parece que están fuera de la realidad. Y mira que para conseguir trabajo, salud, amor y dinero ya te gustaría que fuera tan fácil invocándolos con lo que sea, pero no, no crees en ello, y la verdad de la verdad, es que incluso miras raro a quienes ponen su vida en manos de estos sortilegios. 

Acuario

No es que tú, Acuario, rechaces todo lo que sea superstición por algo en concreto. Es tu natural forma de ser escéptica la que te lleva a rechazar todo lo que tu mente no sepa explicar de alguna manera. Si a eso le unes que eres alguien a quien no le gustan las tradiciones, convencionalismos y creencias con origen popular, el resultado es que no eres muy de supersticiones, aunque las respetarás o en todo caso, e intentarás comprender a quienes lo son. Y les preguntarás siempre por sus razones para practicar o llevar a cabo determinados ritos, les preguntarás por qué se sienten presionados a hacer algo en lo que igual nunca hubieran pensado, pero lo hacen por “si acaso”. ¡Qué presión!, piensas, como si no tuviéramos bastante ya con otras responsabilidades de la vida. Tú, Acuario, eres de avanzar hacia el futuro, no de estar limitado por creencias del pasado, ni de caer en hacer lo que haga todo el mundo, ni de temer designios para tu vida que no puedas controlar ni explicarte. 

Piscis

Piscis, tú sí que tienes algo de supersticioso. Eres espiritual, psíquico y místico y por tanto, claro que crees en que hay fuerzas que se escapan a la razón. Y cuando no crees en algo mucho, sigues siendo alguien que respeta profundamente todo lo que hay a tu alrededor, aunque no tenga nada que ver contigo. Por su tu manera idealista de ser, buscas los favores del destino en algunas ocasiones, y si para eso tienes que practicar alguna superstición, lo haces sin problema. Los rituales para conseguir algún amor, si son sencillos y te parecen inofensivos, te gustan y sientes que haces algo por conseguir lo que quieres, ya que sabes que solo con la imaginación no te llegan las cosas en la vida. En cuanto a las energías, crees profundamente que existen a nuestro alrededor, por lo que tampoco te cuesta mucho prestarte a algunas prácticas para que sigan fluyendo, porque que todo fluya es como a ti te gusta que se muevan las cosas de la vida. Y cada cumpleaños, soplas las velas, con todas tus fuerzas para que se apaguen todas, porque eso te ayuda a pensar que un nuevo año comienza lleno de felicidad para ti.