¿Qué tal si te armas de paciencia? La misma que gastan ellos. Y es que con Tauro, como signo de Tierra que es, su tranquilidad y forma de ser tan práctica no son el mejor punto de partida para lanzar a los cuatros vientos quien les interesa o les atrae. Lo primero porque saben esperar a tenerlo bien claro antes de hacerlo evidente; lo segundo, porque les gusta analizar lo que alguien les puede aportar y lo que puede suponer una nueva relación en su vida, y mientras no lo sepan, no se lanzarán de golpe. Pero puedes quedarte tranquilo en algo. Tauro es sensual por naturaleza y cuando siente algo, cuando le gusta alguien, no se pueden resistir a explorar esa sensación. Así que, ¿qué más da que tarde un poco en demostrarlo si cuando lo haga se te va a olvidar todo lo demás?

Pero no olvides esto: mientras Tauro no lo tenga claro, quizás te vuelva un poco loco saber si va o viene. Mira, si le gustas a Tauro vas a ver cosas que te lo indiquen como que responde rápido si le escribes un mensaje o le llamas. Pregúntale a sus amigos y verás como te dicen que no es de lo que contestan rápido, si no más bien de los que pasa bastante cuando no le interesa algo. Así que da gracias, porque si es de los que no se tiran en plancha a responder mensajes y llamadas, que lo haga contigo ya es mucho.

Fíjate también si se acerca mucho a ti cuando estáis con más personas. Tauro es protector pero también posesivo y si tú le gustas, vas a notar que suele estar siempre cerca. Principalmente porque no puede evitar crear un círculo de protección alrededor de ti, para cuidarte y para que no te moleste quien no quieres, y quien no quiere él, no nos engañemos; piensa también que el contacto físico le encanta, y que lo busca aunque sea rozando tu hombro si estáis sentados en una reunión o al hablar o al cruzaros poniéndote la mano en la cintura si eres chica o sobre el pecho si eres chico.

Si a todo eso le unes sus muestras de cariño y amabilidad, su preocupación por saber cosas de ti y notar cómo se altera más de lo normal si alguien te hace algo malo o le comentas que estás mal, lo tienes en bandeja.

Llegados a este punto y teniendo claro que con Tauro hay que ser paciente y que tendrás que ir leyendo entre líneas, una vez que las cartas están sobre la mesa, tendrás que seguir siendo paciente cuando llegue el primer acercamiento, porque Tauro se toma su tiempo. Que le guste el roce y que le anime lo que ve, lo que oye o lo que toca no quiere decir que te vaya a quitar la ropa en un segundo. Es más, no cierres los ojos muy pronto por si te sientes ridículo de lo que tarda en lanzarse, pero cuando lo haga, te vas a quedar impactado de que alguien pueda hacerte sentir tanto con un sólo beso o un par de caricias.

A partir de aquí, no tendrás queja de nada porque Tauro es alguien detallista que una vez que se entrega, todo le parecerá poco para darte. No olvides, sin embargo, que si al principio tardó en decidirse porque tenía que investigarte, puede que lo haga de vez en cuando hasta estar aún más seguro. Tauro necesita sentirse seguro en la vida y le gusta saber que las personas que tiene cerca le van a dar esa seguridad. Por eso, contigo, como estáis empezando, si a veces parece más frío y te parece que se aleja, será solo que está tomando distancia y perspectiva para procesar lo que siente y saber que le vas a dar todo lo que necesita. Piensa que si hace esto, es porque él ya ha decidido que sí que quiere dártelo todo a ti. Por cierto, no te asustes, darse o entregarse no quiere decir que se quiera casar. Pero cuando a Tauro le gusta alguien, si ha llegado hasta ahí, no es porque quiera pasar un rato y salir corriendo. No. A Tauro le gusta poseer, se siente seguro y tranquilo cuando le gusta alguien y es correspondido, cuando hay cenas románticas por medio, una tarde en un spa o pasar un fin de semana en el campo. Todo estos son datos para que pongas de tu parte mientras Tauro se lanza a demostrarlo todo.

Solo un apunte más. Tauro es celoso y posesivo. Si quieres saber si le gustas puedes ponerle a prueba tonteando con alguien. Pero ten cuidado porque puede salirte mal el tema. Tú decides. Sea como sea, piensa también cuanto quieres dar porque como te guste y les gustes, te será difícil decirle que no a un Tauro que ya ha decidido que le gustas mucho. Y cuídalo, cuídalo mucho…