Nunca sabes lo que hay detrás de alguien que dice que ya no cree en el amor. Crecimos con la idea de que estar con esa persona especial sería fácil, pero nadie nos avisó que mantener la llama encendida puede convertirse en una pesadilla. Las altas y bajas te pueden hacer tirar la toalla y cuando menos piensas ya te estás preguntando si realmente estás con la persona indicada. Estar enamorado es lindo, pero, ¿qué sigue después? Amar sin filtros no es lo mismo y ahí es cuando cada signo deja de cree en el cuento de encontrar su media naranja:

Aries  

Hace mucho tiempo decidiste soltar los rencores, porque te diste cuenta de que tu independencia es muchísimo más valiosa que cualquier otra cosa. Te encanta estar enamorado, no huyes del compromiso, pero ya no necesitas seguir creyendo en el cuento de hadas. Ahora, le apuestas a un amor verdadero, ese que despierta de malas, pero sigues teniendo ganas de verlo. Ya no eres el mismo Aries que se dejaba envolver fácilmente, porque sabes que hay muchos que son capaces de prometer lo que sea con tal de que caigas una noche en sus brazos. Amas, pero con hechos y quien no esté preparado que se vaya. 

Tauro 

Por supuesto, que la pareja no te molesta, disfrutas mucho cuando tienen cosas en común y pueden ayudarse a mejorar en todos los sentidos. Sin embargo, cargas heridas en el alma que te impiden entregarte por completo. Tauro, quizás es tiempo de que te des un respiro verdadero, en el que puedes abrazar tu dolor y soltar. El hecho de que el pasado haya sido complicado, no significa que toda tu vida amorosa tenga que ser así. Sé que eso de la media naranja ya no te motiva igual, porque la desconfianza se ha sembrado en tu interior. Pero, no permitas que se te vaya la felicidad por culpa de los fantasmas que no te dejan avanzar, no les des ese gusto. 

Géminis 

Definitivamente, tú no tienes nada en contra del amor, lo sabes, porque todos los días te esfuerzas en cuidar el propio. Llevas ya un rato poniéndote como prioridad en todo y la verdad es que ha sido la mejor decisión de tu vida, porque todo se ha ido acomodando. Eres quien se permite fluir, no sabes qué pasará mañana y tampoco te preocupa, se lo dejas al destino, que ponga las piezas en donde mejor le convenga. El compromiso no te da pereza, pero las personas que juegan con las emociones sí. Tú no quieres una media naranja, quieres otra naranja, para que puedan compartir sus mundos y quererse de verdad, no para guardar las apariencias. 

Cáncer  

Te dolieron las mentiras, su traición y tu ingenuidad. Sobre todo, lo último, porque jamás pensaste que ser buena persona traería tanto dolor. Eres un ser bondadoso, no sabes amar superficialmente, entre más profunda sea la conexión mejor te sientes. Sin embargo, has aprendido que hay gente que finge muy bien, es experta en usar la máscara del amor, aunque en realidad no tiene ni idea de lo que significa. El hecho es que ya no llevas prisa, te importan otras cosas, como tu bienestar. El día que empezaste a ser fiel a tus convicciones, te diste tu lugar y ya no piensas dar un paso atrás. La media naranja te da igual, quieres algo más que estar con alguien que sólo se aprovecha de tu compañía. 

Leo 

Los rasguños en el corazón te han enseñado que siempre te puedes volver a levantar, inclusive cuando has visto todos tus pedazos sobre el suelo. Eres un ser autosuficiente Leo, crees en ti y en todo lo que eres capaz de lograr. El problema es que has atraído personas a tu vida que no están en el mismo canal y cuando te acompañan se convierten en tu sombra, siempre buscando la manera de apagarte, porque les da rabia tu brillo. Tú sabes que la felicidad es mucho más que una media naranja, a veces, ni media. Llegan tan rotos que terminan descargando todo su dolor en ti. Ya no, no vas a tolerar convertirte en el saco de basura de alguien que no quiere cambiar. 

Virgo  

Estás hecho de magia, organización, amor, eres un partidazo y no es por echarte flores, pero hay que ser honestos Virgo, tú no estás para andarle rogando a nadie. Ya es suficiente con toda la carga de pensamientos a la que te enfrentas todos los días, como para todavía lidiar con personas que no saben lo que quieren. Para ti las relaciones son sagradas, no eres de los que anda por ahí saltando a otros brazos cuando ya te esperan en casa. Quizá esa falta de lealtad es la que te ha hecho cerrar las puertas a la idea de la media naranja. No vas a ponerte en manos de alguien que tiene cara de que te hará sufrir. Para eso mejor te quedas mil veces solo. De todos modos, no tienes prisa en encontrar el amor. 

Libra 

Una vez creíste, te callaste, te repetiste mil veces que probablemente se trataba de algo pasajero, que esa persona abriría los ojos y te daría tu lugar. Sin embargo, eso no pasó y te acostumbraste a un amor que lo único que te daba era una dosis de amargura diaria. Eso fue lo que te hizo cambiar de opinión respecto al amor. El cuento de la media naranja te provoca náuseas, porque te parece muy irresponsable que alguien sea capaz de dañar usándolo a su favor. El amor lo encuentras en tus amigos, familiares, en tus pasiones, tu mascota. Vamos, no vas a cerrar la puerta para siempre, pero tampoco piensas caer de nuevo con la primera sonrisa, ya no. 

Escorpio 

Quizás llegue ese día en el que la persona que te lastimó te eche de menos al caer la noche y espere que le desees lindos sueños. Sin embargo, la venganza ya no te atormenta, ya no quieres convertirte en el villano del cuento, porque alguien no tuvo el valor de demostrarte lo mucho que te amaba. Eres intenso, mucho más que la media naranja, quieres un amor que no sólo te ponga la piel chinita, también que te dé ánimo, que no huya cuando tus bajones emocionales lleguen sin avisar. Sigues creyendo en el amor, pero no en el mediocre, no en el que juzga ni el que fastidia. Ahora, crees en el que te sana, te hace mejor persona y te inspira en todos los sentidos. El que no es fácil encontrar, pero confías que tarde o temprano llegará. 

Sagitario 

Te hicieron tanto daño que dejaste de confiar, de rogar y hasta de llorar. Llegó el momento en el que te viste al espejo y no te gustaste. Te perdiste tanto por alguien que no valía la pena que ya ni tú te reconocías. Justo ahí decidiste darle vuelta a la página y no permitir que nadie más te hiciera daño. Eres un buen amante, cuando lo decides te comprometes, gozas del enamoramiento, pero ya no crees en el cuento de la media naranja. Porque hay muchas naranjas que llegan a ti para exprimirte hasta la última de tus emociones y luego preguntarte qué te pasa. Hay naranjas que rompen con tu estado natural y no les interesa quedarse, sólo están de paso mientras que tú ya estás soñando una vida entera a su lado. No se vale. 

Capricornio  

Es verdad, tardas tiempo en irte de un sitio en el que no eres feliz, porque una parte de ti confía en los cambios. Entonces bajas la mirada, callas y dejas que las cosas fluyan, pero muchos amores se aprovechan de eso para lastimar. Capricornio, eres un alma fuerte, sabes lo que quieres y cuando se trata de trabajo nadie puede interferir en tus decisiones. Eso también deberías hacerlo en cuestiones de amor, porque hay medias naranjas que no se merecen tu paciencia. A veces, tienes que poner las cartas sobre la mesa, meter un poquito de presión para que por fin decidan qué quieren contigo. Eres tu proyecto más bonito, por favor no te dejes en las manos de cualquiera. 

Acuario 

Si hay algo que esta vida te ha enseñado es que la persona que te rompió no puede ser la misma que te arregle, aunque te cueste aceptarlo. Acuario, tú sabes que cuando te enamoras eres capaz de dejar que el sonido de las aves te envuelvan, realmente no te da miedo dejar que tus emociones fluyan hasta que tu corazón estalle de tanto amor. Lo malo es cuando el otro no siente lo mismo. Ahí es cuando el cuento de la media naranja se apaga, porque sólo existe en tu cabeza. Ya es tiempo de que te vuelvas más exigente con los amores, que te quedes con aquellos que están a tu altura. Está bien, sal a buscar si quieres, no te conformes con los que no saben querer. Porque de esos hay muchos. 

Piscis 

La razón por la que dejaste de creer en las segundas oportunidades, es porque tienes muy claro que si alguien no lo dio todo desde la primera vez, es porque no está lo suficientemente interesado. Te niegas a volver a dejar entrar esa idea de la media naranja en tu mente, porque te ha hecho mucho daño adornar a tus parejas, creyendo que pueden dar mucho más cuando no es así. Tu lado imaginativo y soñador, no va a desaparecer de la noche a la mañana, pero al menos has aprendido a dar pasos con cautela, ya no piensas alimentar corazones secos, que lo único que buscan es romperte cada que pueden. Quizás seas romántico, pero también fuerte y no vas a permitir que nadie te humille.