CUANDO CAPRICORNIO SE CONVIERTE EN UNA PERSONA TÓXICA

Eres una persona leal Capricornio pero tienes una fama oscura que te persigue. Por orgullosa/o, por independiente, por despegado, por poco cariñosa/o y por obsesionarte con casi todo. Sabes que puedes llegar a ser una persona bastante tóxica pero no siempre eres consciente de ello. Tienes un aire de autoridad y de “aquí mando yo” que se respira a la legua pero en el fondo, en cuanto te conocen un poco mejor, todo el mundo se da cuenta de que eres buena persona. Sí, está claro, con tu carácter, con tu genio, con tu fuerte personalidad… pero buena persona.

El problema viene cuando de alguna forma sientes que alguien te ha traicionado. La verdad es que, cuando le echas la cruz a alguna persona te acabas obsesionando mucho por tratar de que pague por lo que ha hecho. Y si ese “ser” te ha hecho algo grave tú, aunque sepas que no es justo del todo, le devolverás lo mismo al menos multiplicado por 2. ¿Injusto? Probablemente. Pero hay que cobrarse intereses por el daño ocasionado.

Capricornio, a veces te obsesionas mucho con estas cosas y lo peor es que pierdes otro tipo de oportunidades que seguramente te harían más feliz sólo por el hecho de cobrarte lo que se te “debe”.

Crees que así todo se arreglará, pero cuando al final lo has conseguido, sabes que ni se arregla, ni las cosas quedan en paz. Quiérete un poco más a ti, valórate e intenta no sentir esa necesidad de dar lo que se merecen, deja que la vida lo haga por ti Capricornio.