CUANDO LEO SE CONVIERTE EN UNA PERSONA TÓXICA

A veces te has convertido en alguien tóxico para los demás Leo, aunque te cueste aceptarlo. Sí, tu eres una persona generosa, alguien alegre que, la verdad, hace todo lo posible siempre para que el resto de su gente esté feliz y contenta. Sonríes a menudo, te gusta compartirlo todo y eres alguien fácil de llevar.

El problema muchas veces es que cuando te hacen daño, te metes en seguida en cualquier pelea, no puedes callarte con las injusticias y peleas y peleas por hacer comprender a los demás que están equivocados. Pero hasta tal punto que te enervas por todo, hasta el punto que pierdes los papeles y te vuelves dañino para los demás y para ti misma/o.

Es complicado reconocer cuando eres una persona tóxica porque sabes que no te consideras alguien así.

Pero en realidad, lo eres, cuando quieres hacer entrar en razón a los demás a toda costa, cuando tratas de imponer tus ideas (que sabes que son las buenas) o cuando te metes en relaciones que son más tóxicas que tú y que no puedes cambiar. A veces, sólo por tu ego necesitas que el mundo te de la razón, a veces intentas controlar a personas que sólo te hacen más y más daño, a personas a las que deberías dejar libres. Leo, no eres habitualmente alguien tóxico para el resto pero tienes que controlar esos impulsos aunque lleves toda la razón del mundo… No es bueno para ti.