Libra ama la vida y el amor, es de todos los signos del zodiaco, el eterno buscador de la felicidad absoluta. Esto es sin duda alguna una cualidad muy positiva, casi esencial para lograr una buena autoestima, sin embargo, como es bastante influenciable a la vez que vulnerable, tiende a dejarse llevar por la opinión de los demás. Y a veces esas personas no siempre quieren hacerle bien. El amor propio de Libra está ahí, siempre, de hecho este signo «engaña». Puede parecer que ha perdido toda esa autoestima (solo por hacer un poco de teatro o porque le compensa en un determinado momento hacerlo así) pero en realidad sabe que nada ni nadie le hará caer.

Una crítica no constructiva podría herir su sensibilidad sí, hacerle inclinar su balanza por unos momentos hacia ese lado oscuro que tan poco le gusta de sí mismo, pero no por mucho tiempo… El amor propio de Libra es resistente, además, al igual que hay personas que no comulgan con su forma de ver la vida, tiene un gran apoyo por otro lado. Así que, al final, todo se compensa.

Quizás su amor propio pueda venirse un poco abajo por miedo. Al final, deja de hacer algunas cosas porque las dudas le invaden y eso al final puede ir minando ese amor propio. Como si se molestara consigo mismo por no poder avanzar… Pero es solo momentáneo.

Libra sabe lo que vale y lo que transmite a los demás cuando se siente seguro entre otras cosas de cuánto es capaz de aportar a este mundo en el que muchas veces falta un poco de coherencia, y como de coherencia se trata la cosa, este signo sabe quererse pese a quien le pese.