Piscis tiene una personalidad bastante tranquila y amable. Por momentos parece que el amor propio de Piscis no cabe en el mundo y en otros momentos no aparece por ningún lado.  Es un signo de agua así que, una delas virtudes (aunque hay quien lo consideraría un gran defecto) es la sensibilidad extrema que tiene. Piscis discute mucho con los demás porque a menudo le reprochan cómo puede llegar a ser tan sensible con algunas cosas que «no tienen importancia» y sin embargo, ser una persona tan fría con otras que sí las tienen. Quizás la escala de valores que tiene Piscis es muy diferente a la que tiene el resto del mundo.

Con el amor propio de Piscis puede pasar algo muy parecido. Cuando el mundo cree que tiene que sacarlo, no lo hace, y sin embargo, cuando la gota colmó el vaso (aunque no haya sido nada grave), Piscis estalla.

Su autoestima puede ser bastante estable pero es cierto que se le puede llegar a herir con muchísima facilidad. Todo el mundo tiene carencias y por desgracia, hay personas que no saben decir las cosas con el tono en el que deben. A Piscis le hace daño el mal trato por parte de los demás, las indirectas, la intención… Y no, no es tan fuerte como algunas personas piensan. De hecho, cuando se siente dolido lo primero que hará será pelear, pero lo segundo, será aislarse del mundo.

Si Piscis siente que han intentado aprovecharse de ella/él, se lo tomará muy a pecho y se alejará de todo. Puede llamarse amor propio o puede llamarse orgullo. Pero si el Pez se siente herido, no tardará en sacarlo. Es cierto que antes, podrá aguantar carros y carretas. Y también es cierto que quizás pueda enfadarse por todo y sacar su orgullo el día que menos «debe». Pero hay que tener algo presente: llevaba mucho acumulado.

2020-10-21T15:21:04+02:00