El viajero relajado. Libra, no pides grandes cosas, no exiges ni demandas que sea todo perfecto y no te dejas llevar por los horarios de los demás. Cuando viajas, lo haces para poder exprimir y vivir cada minuto y cada segundo de ese placer con la mayor tranquilidad posible para poder disfrutar de tu viaje al completo. Eso no quiere decir que seas un perezoso andante que vaya de la cama a la piscina, de la piscina al restaurante y de ahí a la cama de nuevo, ni mucho menos… Eso quiere decir que no te guías por horarios establecidos, que no te metes mucha prisa porque puedes perder la hora de la cena…

Tu entras dentro del grupo de las mentes inquietas que lo quieren es descubrir todo con mucha tranquilidad, que quieren empaparse de otras culturas con tiempo, para saborearlo todo con gusto, sin prisas, sin nadie a tu lado que te diga “avanza Libra, que llegamos tarde a la siguiente parada…. ”

Viajar contigo es un puñetero placer porque prestas tu disponibilidad para casi todo tipo de viajes. Te da igual dormir acampando, como que dormir en un buen hotel.

Te da igual comer tarde, temprano, en la calle o en un restaurante. Te da igual ir con la ropa un poco sucia o ir muy bien vestida/o, porque para ti, lo más importante es lo que sientes, lo que ves, lo que disfrutas y los recuerdos que te vas a llevar de por vida en tu mente…

Antes que ver el descontrol, prefieres escuchar la calma que te ofrece el lugar que estás visitando. Viajar contigo es un placer y de los grandes Libra. Solo quieres vivir tu viaje a tu manera y dejar vivir a los demás el viaje a su manera. Todos felices y así, tu eres feliz.