No es que Aries no se pueda enamorar, no es eso.

Es que muchas veces no quiere que nadie le toque el corazón, no quiere perder los papeles por ninguna persona, no quiere enamorarse. Y todo por miedo a engancharse, por miedo a pasarlo mal, por miedo a perder su independencia, por miedo a atarse emocionalmente a quien no debe. Aries es una persona muy inquieta, tiene un millón de pensamientos al día, cosas que hacer, proyectos nuevos y, aunque el amor pueda ocupar una parte fundamental en su vida es complicado conectar como ella/el quiere.

Aries podrá quererte muchísimo, pero también se hará un poco la/el dura/o demostrando que tiene menos sentimientos de los que en realidad hay. A veces queriendo y a veces sin querer, hace que la persona que está a su lado sienta de alguna manera que no es suficientemente emocionante o que no es el adecuado, incluso aunque esa persona trate por todos los medios de hacer feliz a Aries. Es sólo un mecanismo de defensa. Incluso Aries sabe que la está cagando, que quizás debería declarar más todo lo que siente, pero le cuesta porque siente que si se desnuda, tarde o temprano perderá poder…

Es complicado amar a Aries porque a veces Aries no se deja querer, porque prefiere meterse en su papel de persona “cruel” antes de dejarse llevar de verdad por todo lo que siente. Por ese amor que le da vida y a la vez le mata por dentro.