GÉMINIS Y LAS RUPTURAS AMOROSAS

Jugar con el corazón y los sentimientos de Géminis, tiene un precio. Muy alto.

Géminis lleva muy mal las rupturas, es lógico. Principalmente, tienen que hacer una limpieza interna. Y no en soledad, eso está claro. Cuenta con sus amigos y su familia. Se desahoga con ellos como si no existiese un mañana. Géminis necesita sacar toda la mierda que lleva dentro. Necesita gritar, llorar, arrepentirse de haberse dejado amar de esa manera tan tóxica. Géminis… necesita explotar. Después de eso… todo es luz.

Al principio no lo ve, porque el daño sigue siendo más grande que sus ganas de volver a ser feliz. Pero con tiempo, se cura. Le costará superarlo, sí… Pero pondrá todo el empeño que sea posible para volver a sonreír. Uno, no olvida. Jamás. Géminis no sacará de su mente tus sucias jugadas. Si la ruptura fue por decisión conjunta, no hay nada que temer. Pero si la ruptura fue por motivos externos a su voluntad, ahí sí que hay que temer. Porque Géminis quiere respuestas. No quiere las típicas excusas baratas de “se acabó el amor de tanto usarlo”. Quiere que tengas un par y que le cuentes la verdad. A partir de ahí, respirará más tranquilo/a.

La fuerza que le arde de dentro para impulsarle a ser feliz de nuevo, no se puede explicar con palabras. Porque cuando Géminis quiere, no pasa página. Directamente arrasa con todo, tira a la put* basura su libro de la historia que tenía contigo, y empieza una nuevo. Más bonito, mucho más grande y sobre todo, más limpio. Limpio de personas que no valen nada.