El amor no es como lo pintan, tras vivir una ruptura traumática no sólo pierdes la esperanza, también puedes vivir con miedo a enamorarte. Los expertos lo llaman filofobia y al no tratarse es posible que se vuelva un problema crónico, te angustia el simple hecho de pensar que tus emociones se vean comprometidas. No es sano estar a la defensiva, la desconfianza te puede carcomer. Cada signo del zodiaco sabe de lo que hablo, porque esta es la verdadera razón por la que le tienes miedo al amor:

Aries 

Te encanta vivir la vida a toda velocidad, hay una parte en tu interior que ama la independencia y su espacio. Lo que te da miedo es enamorarte de alguien que se vuelva una piedra en tu camino. Hay algo en ti que te dice que funcionas mejor cuando estás solo, no importa si suena egoísta, no estás acostumbrado a que te solucionen nada y te parece angustiante el hecho de invertir tu tiempo y energía en alguien que no vale la pena. Tu soberanía es tan intensa como tu carácter y eso no permite que cualquiera entre. Te has vuelto experto en poner una traba tras otra para que nadie te conquiste. Sin embargo, eres fuego, crees en el amor, pero te paraliza que no te den todo lo que tú eres capaz de entregar. Quizás seas impulsivo cuando te enamoras, pero son contados aquellos que logran conocerte de verdad. 

Tauro  

Algo te impide aceptar los cambios, de hecho te hacen sentir muy inseguro. Eres muy terco y salir de tu zona de confort implica que el estrés se convierta en tu mejor compañero. La gente puede sentirse confundida con tu manera de ser tan distante a la hora de poner reglas en el amor. Eres frío, porque quieres conocer las verdaderas intenciones de la persona. Te asusta confiar en un corazón poco transparente y que termine conociendo tus debilidades. Puedes parecer seco, pero por dentro eres muy romántico, todavía confías en que llegará a tu vida un amor único, alguien que te brinde la estabilidad que siempre has soñado. No quieres que cambie tu esencia, quieres que se adapte a ella. Y esa es la razón por la que no vas a desistir hasta que llegue el corazón correcto. 

Géminis 

Tu manera de amar es impredecible, es la que un día puede sentir que su corazón revolotea de amor y al siguiente se siente abrumado y lo único que quiere es espacio. Hay algo en ti que es sumamente insaciable y por ello siempre encuentras un defecto en las parejas que te han tocado. Te gusta mantener tus relaciones, siempre y cuando, te mejoren en todos los sentidos. No te vas a quedar en un sitio en el que te llenan de lágrimas en vez de sonrisas. Quieres un amor que sea más que la aventura de una noche, sueñas con conocer a un ser versátil, valiente, apasionado. Alguien que no se asuste de todas tus personalidades y que esté listo para conocer nuevos panoramas. Te da miedo enamorarte de alguien que no sea suficiente y que no pueda con tu espíritu libre. 

Cáncer  

Por supuesto, que el signo más cariñoso y dulce del zodiaco, tiene su lado temeroso cuando se trata de amar, Cáncer. Es alguien que se preocupa profundamente por los demás y le asusta mostrar que es demasiado sensible, como si se estuviera poniendo en las manos de quien quiere manejarlo como su títere. Eres leal y dedicado, pero eso muchas veces es peligroso porque personas egoístas terminan a tu lado. No se vale que sean tan malagradecidos, eso te termina decepcionando y ahí es cuando decides poner un candado tras otro. No quieres volver a caer en los brazos que sólo te dan desprecio. Es muy duro lidiar con un amor no correspondido, pero es más duro volver a creer después de que tiran la autoestima al suelo y todavía te preguntan qué te pasa. 

Leo  

Eres el amante que le hace honor al romance, el que no teme a decir lo que siente y cuando se trata de amor, simplemente te dejas llevar. Hay un niño travieso en tu interior que goza de enamorarse, te encanta el cortejo y lo difícil te mantiene a la expectativa. Sin embargo, es muy complicado que alguien te atrape por completo, digamos que tus estándares son altos y no estás dispuesto a conformarte con menos. No quieres enredarte con la persona equivocada, porque eres intenso y no te andas con juegos, buscas construir algo a largo plazo y darte cuenta de que perdiste tu tiempo te da justo en el ego. Lo que quieres es un amor que sea tan generoso como tú, que no tengas que suplicarle que te dé atención y que no minimice tus emociones. Más que algo pasional, buscas quien te provoque admiración y respeto.  

Virgo 

Eres demasiado selectivo y eso no es ningún secreto. En tu interior habita un Virgo protector que no quiere dejar entrar a nadie a su corazón, porque necesita ser digno de tu confianza. Esa es la razón por la que das pasos con cautela, prefieres mil veces ser crítico y analítico, antes de dejarte llevar por lo que te dicen tus sentimientos. No es perfeccionismo como muchos quieren pensar, es simplemente pedir lo que te mereces. Sin embargo, te da miedo no encontrar una conexión así de especial. Te aterra que la parte blanda y vulnerable de ti la termine conociendo alguien que sólo tiene la intención de lastimar. Ya en el pasado te rompieron y traicionaron, no vas a abrir las puertas de par en par. Tus pensamientos son muy paranoicos y te hacen sentir inferior, lo que a su vez termina atrayendo a quien no debe. Tienes que confiar en ti, cambia eso y verás como todo mejora. 

Libra

Tienes un lado que se atreve, al que no le asustan los coqueteos, ni lo casual que se le presenta en el camino. Sin embargo, cuando la cosa comienza a ponerse seria todo cambia. Hay una parte de ti que sueña con el amor, pero al mismo tiempo huye. Lo que quieres es algo profundo, significativo, no quedarte con alguien que te quiera para guardar las apariencias. Tu relación ideal es en la que existe una conexión entre mente, cuerpo y alma. Libra sabe que no es perfecto, pero tampoco piensa quedarse al lado de un amor a medias. Quiere ir más allá de todo y no vivir con la incertidumbre de que quien dice amarlo no es capaz de ser leal al compromiso. Para ti es muy importante que todo sea armonioso. Sin embargo, el hecho de evitar el conflicto con alguien que sólo pelea se vuelve muy desgastante a nivel emocional. 

Escorpio 

Tu miedo al amor viene desde tus raíces. Eres un signo muy desconfiado porque has comprobado que hasta las sonrisas más dulces pueden derrochar maldad. Te asusta el hecho de que la misma persona que dice amarte sea la que te rechaza y te hace sentir abandonado. Contigo las cosas son de frente, entre más honesto y abierto sea todo, para ti es mejor. Aunque por fuera puedes parecer muy extrovertido en cosas del amor, la verdad es que eres bastante cerrado. La gente dice que eres misterioso, pero en realidad lo que quieres es esconder tus emociones. No quieres que tu “verdadero yo” termine con alguien traicionero. Tus secretos y pensamientos son sagrados. Sin embargo, cuando amas tu corazón no conoce fin. Entre más pasión exista entre los dos, más te enamoras. Quieres a alguien a quien besar ardientemente y abrazar por las noches. 

Sagitario 

Tu curiosidad es insaciable, siempre llena de energía para vivir nuevas aventuras y para ti el amor es eso, una nueva experiencia capaz de hacerte latir el corazón. El aburrimiento no es bienvenido en tu día a día. De hecho, eso es lo que más temes cuando te entregas, terminar con alguien muy convencional, que sólo quiera arruinar tu vuelo. Tú quieres pasión, emoción y un montón de adrenalina. Tu soltería muchas veces se debe al terror que le tienes a la monotonía, no quieres perder tu libertad por nada del mundo y que esa persona te retrase en todo. No quieres a alguien que odia viajar, porque hay lugares que quieres conocer, nueva gente, colores, sabores, aromas. Necesitas a alguien que te impulse a brillar, te tome de la mano y no huya cuando las cosas se ponen intensas en tu loca mente. Lo que más miedo te da es terminar en los brazos equivocados y sentirte cómodo. 

Capricornio 

Tu autocontrol es tu mejor defensa. Realmente cuando se trata de ser responsable y enfocarte en algo nadie te gana. De ahí viene tu miedo al amor, porque no quieres que enamorarte altere tu estabilidad. Vivir en lo incierto no es lo tuyo y por eso cuando conoces a alguien lo analizas a fondo. No quieres dejar entrar a un amor que te haga perder las riendas de tu andar. Además, una parte de ti no se perdona los errores y el hecho de equivocarte de pareja te hace el doble de meticuloso. Antes de dar un paso tan importante quieres profundizar e intentar descifrar cualquier bandera roja. No eres de los que deja que sus emociones determinen la situación. A ti lo que te dice si algo está bien o mal, es la razón. Eres demasiado orgulloso como para mostrarte débil y por eso levantas enormes barreras. Si en verdad le interesas a alguien va a tener que ser paciente. 

Acuario 

No puedes evitarlo, tienes una manía por estar a solas y saber que no necesitas el permiso de nadie para hacer lo que se te antoje en la vida. Lo que no quieres es que te asfixien. Los límites tú los pones, quieres una pareja, no un padre. Te cansaste de relaciones en las que buscan dominarte para todo y no respetan tu esencia. Por supuesto, que sí quieres encontrar pareja, pero sólo aquella que sea capaz de respetar tu individualidad. Tu visión nunca ha sido la normalidad y que tu pareja sea rutinaria aumenta tu estrés. Quizá te has acostumbrado tanto a tu soledad que ya la consideras sagrada y quien no comparta tus ideales se puede regresar por la misma puerta que entró. Te da miedo ser transparente con alguien que en realidad no merece ni siquiera una de tus miradas. Eres todo menos ingenuo, que no te subestimen a la hora de amar. 

Piscis 

No hay nada que te ponga más nervioso, que terminar con alguien que te haga trizas el corazón, Piscis. Sabes que muchos se aprovechan de tu bondad y esa intensidad que le pones al amar. A menudo, tu alma se esconde en límites exagerados, porque no está dispuesta a permitir que la lastimen de nuevo. Lo que te asusta es tu lado dulce, porque ese se enamora con facilidad y es incurable el romanticismo que le pones cuando inicia la relación. Tu lado incondicional es arrasador, da demasiado y cuando menos te das cuenta ya estás besando los labios incorrectos. Hay quienes se sumergen en tus vacíos y te terminan rompiendo hasta que tu fe en el amor se pierde por completo. Te da miedo volver a involucrarte con una pareja tan poco compasiva, a la que le dé igual si las grietas del pasado siguen presentes. Un golpe más te derrumbaría.