Un amor no correspondido te duele, pero estar en una relación en la que hoy están bien y mañana se odian, te rasga lo más profundo del alma. Por más que intentes fingir que no pasa nada hay una parte de ti que va acumulando rencor, porque no tienes el valor de soltar. Te has acostumbrado a los malos tratos, a los abrazos forzados, a los besos insípidos, te acostumbraste a fingir sonrisas, sabes que no eres feliz, pero tampoco lo dejas. Estas son las 12 parejas que pueden odiarse pero no dejarse.

1.- Aries y Virgo

El agua y el aceite, cuando Aries y Virgo establecen un vínculo es porque se dejan llevar por el momento, esa atracción que les miente y los hace imaginar una vida juntos. Virgo se deslumbra por la manera tan impulsiva en que Aries va ante la vida, de alguna manera le recuerda que no todo se trata de planear y planear. Sin embargo, una vez que el enamoramiento desaparece se enfrentan con la realidad. Virgo exige calma y estabilidad, pero Aries lo toma como si le estuvieran ordenando y ahí pierde la cordura.

2.- Tauro y Escorpio

Sin duda la sensualidad de Escorpio se roba la atención de Tauro. Aunque en el fondo ambos son muy intensos, digamos que Tauro sólo necesita un pequeño empujón. Los dos son signos confiables y aunque Escorpio es más emocional, Tauro también dobla el corazón cuando ama. El problema es cuando hay desconfianza, cuando la relación se trata de celos enfermizos, los dos quieren controlarse y se fastidian, pero no se dejan. Lo peor es que convierten lo bonito que tenían en una batalla de venganzas.

3.- Géminis y Acuario

A simple vista podríamos estar hablando de la relación perfecta, pues son dos signos que toman muy en cuenta la espiritualidad, tienen un lado intelectual y son magníficos conversadores. De hecho, son muy liberales y se apoyan, luchan por cumplir sus sueños. Lo malo es cuando el lado cambiante de Géminis se hace presente, lo que puede ser sinónimo de drama para Acuario. Huye cuando todo se vuelve un caos, la inconsistencia de Géminis y lo impredecible de Acuario, los vuelve perfectos desconocidos.

4.- Cáncer y Piscis

Dos signos que al unirse son capaces de alterar la estabilidad emocional de todo el que se encuentre a su alrededor. Y es que son extremadamente sensibles, su vida gira en torno a la creatividad, el amor y la lealtad. Sin embargo, llega un momento en el que sus lados emotivos los pueden poner entre la espada y la pared, porque la relación se convierte en llanto, miedos e inseguridades. Tal parece que cuando están juntos se sienten tristes, pero cuando se alejan todo es peor. Lo suyo se vuelve vicioso y difícil de superar.

5.- Leo y Sagitario

Leo y Sagitario se enamoran a primera vista, porque se dejan deslumbrar por el físico y la personalidad. Sin embargo, no se toman el tiempo de ver a profundidad, no se conocen del todo y ahí es cuando los defectos y las manías pueden convertirse en el peor de los calvarios. Sagitario y Leo son expertos en hacer chistes y disfrutar cada instante. Pero llega un momento en el que sus egos entran en competencia, así que son perfectos frente al resto, pero interiormente van acumulando envidias en la relación hasta que finalmente explota.

6.- Virgo y Acuario

Sin duda, la razón por la que Acuario y Virgo se terminan uniendo es porque se complementan, son realmente como el blanco y el negro. Virgo es una pareja estable, que siempre está en busca de seguridad, los que no confían fácilmente. Mientras que Acuario se deja llevar, lo suyo no son precisamente los planes y ponen la curiosidad por delante. Acuario se frustra porque Virgo es excesivamente meticuloso, se empieza a sentir atado, una relación en la que se dejan de admirar y sólo están por estar. Es tanto tiempo invertido, que ¿ahora cómo decir adiós?

7.- Libra y Piscis

No es precisamente sinónimo de estabilidad la unión entre Piscis y Libra, porque a pesar de que son almas tiernas, solidarias y empáticas, resulta insuficiente. Libra goza estar con Piscis al principio porque le conmueve su enorme corazón, ahí es cuando empiezan ambos a idealizar sin enfrentarse a la realidad, a su lado oscuro. Entonces puede que todas esas nubes de algodón les caigan de golpe. Pasan de un vínculo soñado al calvario de lidiar con sus defectos y simplemente quieren salir huyendo. Se enamoran de la idea que se hicieron.

8.- Escorpio y Leo

Una pareja poderosa, demandante, intensa y con un orgullo que puede romper con cualquier sensibilidad. Sin duda, Escorpio y Leo, deciden unir sus vidas porque ambos valoran la parte honesta, pero se olvidan de las emociones, sobre todo, cuando el lado oscuro se hace presente. Los dos son explosivos y pueden llegar a decir cosas muy hirientes, de las que no se olvidan. Los dos quieren atención y al sentirse inseguros los celos se hacen presentes, provocando discusiones y creando una relación en la que se desconfía de todo y de todos.

9.- Sagitario y Libra

Una explosión de pareja y vaya que no todo en términos positivos. Sagitario y Libra se pierden en su lado extrovertido, en la forma en que se relacionan con el resto. Son muy parecidos, pero cuando no se soportan empiezan a poner distancias en las que no se habla del tema, ahí es cuando van acumulando miedos, tristezas, corajes, hasta que ya no pueden más. Sagitario es independiente y demasiado aventurero, pero Libra es sumamente indeciso y sensible. Esto es sinónimo de querer salir de esa relación, pero no poder, caen en lo tóxico.

10.- Capricornio y Cáncer

La razón por la que Capricornio y Cáncer terminan unidos es porque los dos están deseosos de encontrar un amor seguro, en donde el hogar sea primordial, quieren estabilidad y esa sensación de que todo está bien. El problema es que Capricornio no es tan emocional como Cáncer y eso puede provocar diferencias entre ambos. Llega un punto en el que Cáncer necesita mucho más que la seguridad de tener a alguien que lo toma de la mano. A Capricornio le cuesta abrirse, se convierte en un un desafío que vuelve silenciosa la relación.

11.- Acuario y Sagitario

Acuario y Sagitario, puede parecer una idea loca, de esas que te aceleran la vida entera. Son un cúmulo de adrenalina, de viajes, de aromas, de sabores, de colores. Son dos signos que les gusta vivir el momento y al mismo tiempo son tremendamente independientes. Sin embargo, puede que los problemas se hagan presentes cuando sus egos se convierten en una lucha. Llega un punto en el que parece que quieren demostrar quién es más feliz que el otro, dejando de lado lo que un día los unió. Ahí es cuando saben que aunque estén juntos hace mucho se separaron.

12.- Piscis y Capricornio

Un soñador y un realista, la combinación no parece del todo buena. Aunque al principio esta pareja se complementa, con el paso del tiempo las cosas comienzan a ponerse un tanto turbias. Digamos que Capricornio puede llegar a ser un tanto intenso con Piscis, porque quiere lo práctico y no presta atención en su parte emocional. Piscis no suelta fácilmente, lo intenta hasta que ya no puede más. Mientras que Capricornio finge que todo está bien, no acepta sus errores a la primera y esas son las razones por las que no se sueltan, aunque ya no se quieran.