Dicen que en los pequeños momentos es en donde se encuentra la grandeza de las personas. Hay amistades que te reconfortan desde el alma, que te ayudan a brillar y no conocen la envidia. Tal vez no sean perfectas, pero sí muy leales y en los signos del zodiaco se presentan locas coincidencias que te acompañan en cada paso. Hablo de las amistades más locas, las que parece que no tienen nada que ver, pero se comprenden de una forma tan dulce, que aunque no siempre se den cuenta se reparan. ¿Te ha pasado? Estas son las amistades más locas del Zodiaco:

Acuario y Piscis 

Por ahí les dicen los raros del zodiaco, los que prefieren sumergirse en su mundo y no perder el tiempo en gente intolerante que no es capaz de ponerse en su lugar un momento. La verdad es que su vínculo es complicado, porque necesitan mucho tiempo para confiar el uno en el otro. Tal vez Acuario no sea tan emocional como Piscis, pero ambos son muy intelectuales y eso los une por encima de cualquier cosa. Piscis le enseña sobre tolerancia, calma y empatía. Mientras que Acuario le recuerda a Piscis cada una de sus cualidades y que los límites están sólo en su mente. Es de esas amistades que no se exigen, pero están cuando más se necesitan. 

Géminis y Virgo  

A simple vista podríamos decir que Géminis y Virgo son como el agua y el aceite. Sobre todo, si tomamos en cuenta que Virgo necesita reglas y rutina para sentirse cómodo. Lo que resulta bastante molesto para Géminis, en el momento que siente una atadura lo único que quiere es salir corriendo. Sin embargo, los dos son signos muy inteligentes, es la mente lo que los atrapa y por ello cuando se cuentan sus penas son capaces de darse los mejores consejos. De alguna manera, se vuelven la inspiración que necesitan, no se dejan caer y aprenden uno del otro. Virgo cuando está con Géminis ve la vida un poco más relajado y Géminis entiende que no siempre se trata de vivir a la ligera y que un par de normas no le hacen daño. 

Libra y Escorpio 

Libra y Escorpio, la amistad que es sinónimo de intensidad, emociones sin control, pero mucho amor y transparencia. Son dos signos que no tienen pelos en la lengua cuando comparten lo que sienten. Si en algo se parecen es que toman el toro por los cuernos, para ellos no hay grises, van por todo o nada. Eso sí, cuando se pelean cuidado, porque la tensión se les nota en las miradas, el tono de voz y su presencia hace que todo el ambiente se ponga raro. Sin embargo, su conexión va más allá, como si lo hubieran decidido de otras vidas, no pueden evitar sonreír cuando se ven y cuando conversan viven el enojo, la tristeza, las carcajadas de una forma profunda. Realmente no se guardan nada y es por ello que a pesar de las malas rachas se siguen eligiendo. 

Leo y Virgo 

Una de esas amistades que rompen con lo convencional, que son capaces de unirse en ciertos puntos de la vida y con eso basta. Puede que para Virgo Leo sea demasiado demandante, porque siempre tiene un millón de cosas qué hacer y es pesado lidiar con las exigencias de Leo. No obstante, la confianza que cosechan es mucho más fuerte que sus diferencias. Los dos son muy leales, resistentes y les gusta cumplir con sus objetivos. La ambición los une, esa sed desesperada por cumplir sus sueños. Virgo es el mejor escuchando a Leo, le gusta verlo brillar y Leo se vuelve el protector que Virgo necesita, capaz de convertirse en una fiera por ayudarle. 

Aries y Tauro 

Puede que Aries vaya muy rápido para el gusto de Tauro. Los dos tienen una manera opuesta de ver la vida, pero se complementan de una forma muy bonita. Aries llega a la vida de Tauro para mostrarle que no todo se trata de seguir la lógica, que a veces sólo basta con dejarse llevar y tomar el riesgo. Mientras que Tauro le enseña a Aries a ser más consistente, buscar su independencia y controlarse en los momentos más temperamentales. Se apoyan de forma que ninguno de los dos se siente obligado a hacer nada, simplemente encuentran la paz que tanto buscan cuando las cosas se ponen feas en sus vidas. Es una manera sana de ver el otro lado de la moneda. 

Leo y Cáncer 

Una amistad que abriga desde el corazón. Dos signos que encuentran el equilibrio perfecto para darse la mano en cada paso. Cáncer no puede hacer otra cosa que entregar protección y Leo tiene unos sentimientos hermosos detrás de ese caparazón que pocos logran romper. De hecho, es con Cáncer con quien puede mostrarse sin filtros, porque sabe que respeta su forma de ver la vida y que no le hará daño. Los dos se impulsan desde la emoción, la pasión y un poco de ambición. Sin embargo, cuando ven que ya no pueden más y están a punto de romperse, se buscan, se calman los miedos y se dan todo el ánimo del mundo para continuar. Su lazo es sinónimo de confianza, de fuerza, de echar hasta la última basura fuera de sus vidas. 

Leo y Capricornio  

¡Cuidado! La amistad de Leo y Capricornio es de armas tomar. Es para aquellos que pueden tolerar dos mentes brillantes en una sola habitación. Los dos aman la perfección y están hechos para brillar, porque los negocios se les dan de una forma fluida. No hay mejor combinación que la determinación y la ambición, simplemente dos almas implacables dispuestas a sudar hasta la última gota a mitad del campo. Nacieron para construir un imperio y no van a parar. Su amistad está llena de honestidad, fortaleza y determinación, no hay quien los detenga. Una vez que conversan recuperan las ganas de todo. 

Aries y Piscis  

Personalidades distintas, carácter como el yin y el yang, pero curiosamente tienen uno de los lazos más fuertes de amistad. Piscis queda encantado ante la valentía de Aries, le gusta su manera tan dominante de ver la vida, un signo de fuego que te envuelve a la primera. Sin embargo, no siempre tiene claro lo que quiere y ahí es cuando Piscis entra como su mejor soporte, porque le da la confianza de expresar sus emociones sin temor a ser juzgado. Justo cuando el agua y el fuego, aprenden a convivir. Su relación es tan genuina, tan incondicional, que se vuelve una hermandad. En el momento que deciden ser amigos, no hay nada ni nadie que pueda interferir. De las amistades que pueden durar hasta que su cabello se llene de canas. 

Aries y Escorpio

Una amistad poderosa, valiente y muy independiente. El momento en el que dos signos temerarios deciden compartir su día a día, incluyendo lo bueno, lo malo y lo secreto. Digamos que su amistad es sinónimo de hacer grandes cosas, son las piezas que encajan a la perfección. Escorpio es el signo que se refugia en Aries mil veces y todas esas veces Aries le demuestra que no está solo. Mientras que Aries se siente escuchado, comprendido y querido, cuando le cuenta sus penas a Escorpio. Escorpio es emocional, le gusta entregarse de una forma intensa y precisamente Aries no le teme ni un poquito a la intensidad. Son el uno para el otro. 

Escorpio y Sagitario

Una amistad para esta y muchas vidas más. Escorpio queda hipnotizado ante la manera tan aventurera en la que Sagitario ve la vida. Sagitario es la luminosidad que Escorpio necesita, el impulso que le falta para atreverse a por fin realizar todo eso que siempre ha soñado. Escorpio es inseguro, tiene una y mil dudas en todo, pero Sagitario le da la confianza para lanzarse al ruedo aunque tiemble de miedo. Sagitario también aprende de Escorpio, porque entiende que los sentimientos importan, que está bien derrumbarse y que no siempre tiene que ser feliz. Está bien y cuando se sienta así, ahí estará Escorpio, demostrándole que es el hombro que necesita.