A veces, a todos nos gustaría endurecernos un poco cuando nos hacen daño, pero por desgracia, cada corazón funciona de una forma. Puedes encontrar a signos del zodiaco extremadamente sensibles que se alejan de cualquier tipo de dolor a la mínima que lo ven llegar. Pero también puedes encontrarte a otros que lo que hacen es alejar de sus vidas al resto por la “frialdad” de su corazón. Aquí te enseñamos lo que cada signo cambiaría de su corazón:

ARIES: A menudo, Aries es impulsivo, y puede dar una imagen que no es en realidad la que le corresponde. Si pudiera, en el amor pondría muchas más barreras, pondría paredes altas que no todo el mundo pudiese atravesar. Porque sí, en el fondo, cuando se enamora, deja pasar todo o casi todo. Y no se da cuenta de que hay cosas que no se las merece, no se da cuenta de que es mejor cortar por lo sano una vez que sufrir y aguantar. Porque por mucho aguante que uno tenga, hay detalles innecesarios, momentos que no se merece, personas tóxicas que no deberían entrar en su vida. Cuando se enamora, su corazón se vuelve flexible. A veces demasiado.

TAURO: A Tauro le encantaría tener un corazón más duro. Siente demasiado, se preocupa demasiado y todo le duele demasiado. A pesar de tener una apariencia distinta, Tauro se preocupa muchísimo por las personas que quiere. Y si tienen algún problema, lo hace suyo y se preocupa mucho más aún. Ojalá pudiera pasar de todo de vez en cuando, ojalá pudiera dejar al corazón a un lado para escuchar más a la cabeza. Pero hay momentos en los que no puede. Es imposible.

GÉMINIS: A Géminis le gustaría que su corazón no le engañara tanto. Muchas veces se ha enamorado de la persona equivocada. Y aunque su cabeza le decía que parase, su corazón le animaba a seguir. Géminis es cambiante, eso no lo duda nadie, pero no cuando se enamora. Cuando lo hace su mundo se para, sólo le importa esa persona y por desgracia, no le ve apenas defectos. No le ve nada malo. Su corazón parece totalmente sedado, como si no se diera cuenta de que vendrán cosas difíciles después.

CÁNCER: El corazón de Cáncer es sensible y suave. Mucho. Le encantaría que fuera un poco más duro, más frío. Le encantaría saber darse media vuelta y decir que no más a menudo en el amor. Pero le cuesta la vida, y sobre todo, cuando está enamorado. Cree en las segundas oportunidades, pero sólo en las segundas. Cuando su cabeza le dice que pare y que ya no debería dar ni una más, su corazón le dice que lo haga, que de la última, que tiene que probar. Y ahí está el problema, no prueba sólo una vez, prueba un millón antes de darse cuenta realmente que no funciona.

LEO: El corazón de Leo tiene mucho amor que dar, pero el problema es que aún tiene vieja heridas de amores pasados. Leo lo vive todo tan intensamente que, aunque pueda empezar otras relaciones, en su corazón aún hay espacio para amores del pasado. Y eso a veces pasa factura. Le encantaría que se corazón pudiera soltar de golpe todo, le encantaría que su corazón no tuviera memoria. Y de hecho, odia que sea así. Pasa página claro que sí, pero ahí sigue habiendo algo…

VIRGO: Virgo tiene un corazón enorme y da siempre demasiado, a su manera sí, pero mucho. A veces, eso puede desgastarle. Al final, tiene un alma muy desinteresada. Es una persona a la que le encanta ayudar, a la que le encanta estar ahí cuando le necesitan. Piensa que, entre otras cosas, una persona buena tiene que hacer eso. Tiene que estar, pase lo que pase. Su corazón le impediría no hacerlo, pero a veces su corazón también se equivoca de persona.

LIBRA: El corazón de Libra es generoso y afectuoso. Sufre cuando la gente a la que quiere está sufriendo. Se pone demasiado en el lugar de los demás aunque aparenta tener una pared de ladrillo para que no le vean como alguien débil. El corazón de Libra sufre más de lo que cuenta y eso le molesta a Libra. En el amor, puede hundirse y puede romperse a menudo. Su corazón paga por las malas decisiones de los demás.

ESCORPIO: Escorpio tiene un corazón muy delicado. Quizás es complicado llegar a él, pero cuando lo haces, será tuyo para siempre. Y el problema es ese, que Escorpio es capaz de darlo todo. Capaz de cruzar océanos por ti, capaz de dejar de lado cualquier cosa por estar contigo… Y cuando lo da todo también corre el riesgo de perderlo todo. Y su corazón sufrirá muchísimo si le decepcionas, y caerá con fuerza, y se romperá en mil pedazos. Y algún día juntará todos esos trocitos para que vuelva a latir, pero costará…

SAGITARIO: El corazón de Sagitario es egoísta con Sagitario. Cuando quiere algo, va a por ello, aunque eso pueda hacer mucho daño a Sagi. A veces, se enamora de las personas más tóxicas de la tierra, y aunque su cabeza le diga que pare, su corazón no cesa. Sagi odia eso, quiere ponerse primero pero no siempre puede, quiere cuidarse más pero hay algo que le lleva por caminos tortuosos, caminos que en realidad están llenos de espinas.

CAPRICORNIO: El corazón de Capricornio está hecho de acero. A pesar de que quiera acercarse muchas veces a los demás, hay algo que le frena. A Capri le encantaría cambiar, le encantaría dar más de sí, poder dejar que sus emociones y sus sentimientos fluyeran libremente y no tener que estar siempre pensando que pueden hacerle mucho daño. A veces, se alejan de los demás sin ni siquiera darse cuenta por esto mismo. Porque ponen una barrera a toda esa energía que fluye en su interior.

ACUARIO: El corazón de Acuario tiene muchos problemas para recuperarse de las decepciones deprisa. Cuando algo le duele mucho, se aísla, se encierra en sí misma/o, y su corazón se toma mucho tiempo para recuperarse. Le encantaría pasar más de todo, que nada le importase tanto como para ponerse tan triste… Le afecta todo demasiado y pagaría porque su corazón no lo pasara tan mal. Porque además, muchas veces es por tonterías de las que ni siquiera tiene la culpa.

PISCIS: El corazón de Piscis es demasiado emocional. Puede hacer un mundo de cualquier pequeña cosa, de cualquier tontería. Piscis no quiere ser así pero todo le afecta. Una mala palabra puede dolerle días. Y por más que quiera endurecerse no puede. Los gritos le desestabilizan mucho y puede soltar una lágrima con algún detalle feo que hayas tenido. El corazón de Piscis es increíblemente sensible y tiene que estar rodeado de personas que lo cuiden bien y que lo quieran.