Cuando conocemos a alguien, la mayoría de las veces solamente dejamos ver una pequeña capa superficial de nuestra personalidad. Es más, aunque ya haya confianza, aunque esa persona lleve años y años conociéndonos, seguramente nunca llegue a saber realmente como somos. Lo que nadie conoce de tu personalidad, Cáncer, es que eres mucho más inteligente de lo que los demás se creen.

Dicen que eres un puro desastre emocional y en parte tienen razón. Dicen que eres de esas personas que siempre está de malhumor y que va llorando por las esquinas.

Cuando dices que eres Cáncer, a la gente le cambia la cara por completo e incluso empiezan a distanciarse.

La mayoría de las personas tienen una imagen muy equivocada de ti, solamente se quedan con la capa exterior, con la primera impresión.

Están equivocados porque ni siquiera se paran a intentar entenderte y mucho menos a intentar entender que es lo que sucede dentro de ese corazón. En el fondo, y no tan en el fondo, Cáncer, eres una persona extremadamente inteligente. Mientras los demás están juzgándote, tú los estás analizando, estás utilizando tu intuición para ver que hay detrás de todos ellos.

Gracias a esa intuición sabes perfectamente cuando algo va mal y gracias a ella también eres capaz de ayudar a la gente a la que quieres. Lo que nadie sabe de ti es que detrás de esas emociones hay una parte muy racional, una parte inteligente que te ayuda a mantener los pies en la tierra para no mandar a la mierda a más de uno y para seguir siendo tú mismo a pesar de las críticas. No es fácil ser Cáncer y eso es algo que no todo el mundo sabe.

Aunque también, lo que nadie sabe de ti es que a ti las críticas te afectan como a todo el mundo.

Eres sensible, eso es algo que saben tanto aquí como en la otra parte del mundo.

Era obvio que te iban a afectar las críticas, pero lo que tampoco saben es la manera que tienes para superarlas y para saber gestionar tu ira. Lo fácil sería rebatir a todas esas personas que intentan hundirte. Pero, sin embargo, tú eres más de interiorizarlo, de quedarte con ello en tu cabecita. Te pueden afectar mucho, pero lo que nadie sabe es que tú haces un gran trabajo en tu interior. Puedes estar varios días dolido, pero gracias a ese dolor eres capaz de quedarte con lo positivo, con la parte constructiva de la crítica.

La gente habla mal de ti y ya estás acostumbrado, pero sigue doliendo y aún así sigues aprendiendo de todas esas críticas que recibes a lo largo del tiempo. Lo que absolutamente NADIE sabe de ti es que eres fuerte, mucho más de lo que ni siquiera tú te imaginas.