Cuando conocemos a alguien, la mayoría de las veces solamente dejamos ver una pequeña capa superficial de nuestra personalidad. Es más, aunque ya haya confianza, aunque esa persona lleve años y años conociéndonos, seguramente nunca llegue a saber realmente como somos. Lo que nadie conoce de tu personalidad, Tauro, es que no le tienes miedo a nada y que eres alguien con muchísimo poder de decisión.

Tú mismo sabes, Tauro, que eres una persona que odia los cambios y que se siente cómoda llevando una rutina y un estilo de vida estable. Por eso mismo, los demás a veces se piensan que eres una persona que tiene miedo a salir de la zona de confort y una persona a la que le gusta llevar una vida aburrida y monótona. Pero no es así, Tauro, aunque ni tú mismo a veces te lo creas, a ti también te gusta arriesgar. Eso sí, siempre que lo tengas claro.

Esa naturaleza tuya tan segura y tan fuerte, te convierten en una persona decidida, una persona que no duda en ningún momento de ninguna de sus decisiones, alguien que no se detendrá frente a nada cuando se propone algo.

Así eres en realidad, Tauro, y no hay que ir muy lejos para darse cuenta de que eres así. Si nadie conoce este lado de ti, es porque realmente nadie se ha parado a conocerte de verdad. Esto es un rasgo oculto porque la mayoría de las personas no son capaces de ver el esfuerzo que le pones en todo lo que haces y lo mucho que trabajas por superar tus miedos y tus inseguridades. La gente te ve como alguien aburrido porque ni siquiera se han planteado ir más allá y conocer tu lado más valiente.

Y sí, también pueden llegar a considerarte una persona muy tradicional y con las ideas demasiado claras y fijas. Pero en realidad no eres así, en realidad eres una persona a la que le gusta que le traten con respeto al igual que te gusta tratar con respeto a los demás. No entiendes esa necesidad que tiene la gente hoy en día de hundirse entre ellos, de competir, de faltarse el respeto mutuamente. Puedes ser cabezota y tener las ideas más fijas del mundo, pero jamás faltarías el respeto a nadie de manera injustificada.

Eres una persona muy tranquila, Tauro, y siempre intentas solucionar los problemas desde el diálogo. Pero cuidado, porque eso no quiere decir que vayas a quedarte calladito cuando veas que alguien se está aprovechando de ti o de tu gente. Hay muchas cosas que nadie conoce de tu personalidad, cosas maravillosas que la gente se está perdiendo…