¿Sabías que lo que la gente dice a menudo de ti es el reflejo de ellos mismos? La vida es así, tiene seres que te llenan de luz, que te inspiran, que quieren verte brillar. Pero también está el otro lado, las personas tóxicas, esas que no te sueltan pero tampoco se van. Es complicado decirles adiós, porque no eres mala persona, porque los lazos familiares pesan o porque simplemente formó parte de un capítulo importante en tu vida. ¿Por qué a cada signo le cuesta dejar a personas tóxicas que no se quedan ni se van?

Aries 

Te sorprendería la capacidad con la que Aries puede lidiar con las personas tóxicas. En realidad sabe que tarde o temprano van a salir de su vida, pero les da la oportunidad de que sean ellos mismos quienes lo hagan. El problema es que Aries, a veces, se controla demasiado porque sabe que cuando su mal genio se hace presente no hay marcha atrás, dirá cosas de las que se arrepienta y por eso posterga el fin de la relación. No quiere ser tan cruel. 

Tauro 

¿Por qué a cada signo le cuesta dejar a personas tóxicas que no se quedan ni se van? El problema con Tauro es que pone la practicidad por encima de sus propias emociones. De pronto se encuentra tan liado con una cosa y con otra, que permite que entre a su vida gente que sólo está esperando que dé un mal paso para disfrutar de su derrota. Se queda con personas tóxicas porque se acostumbra al mal querer, lo vuelve parte de su rutina y dañan tanto su autoestima que puede llegar a creer que ese el tipo de lazo que merece en su vida. Si te tratan mal, ahí no es. 

Géminis 

Géminis no es muy perceptivo, al menos no a la primera. Le da la oportunidad a las personas cuando se muestran interesantes, digamos que su debilidad es la intelectualidad, pero debemos aceptar que hay personas muy sabias que no tienen ni un poco de amor en su corazón. Ahí es cuando Géminis puede caer en las redes de una mala persona, se da cuenta muy tarde y cuando quiere decirle adiós le cuesta trabajo, porque se acostumbra a compartir su día. 

Cáncer 

Cáncer puede llegar a ser excesivamente cruel consigo mismo. Tal parece que nada es suficiente para reconocer alguno de sus logros, siempre quiere más y menosprecia sus emociones. Ahí es cuando su vibración cae hasta el fondo y empieza a atraer a personas que no valen la pena, que sólo llenan de preocupaciones. Porque Cáncer es muy entregado, quiere proteger y ayudar a quien ama. El problema es que no siempre es amor y llega un punto en el que se culpa por todo. 

Leo 

Leo es de los signos más resilientes del zodiaco, en realidad ha pasado por muchas decepciones y sigue de pie. ¿Por qué a cada signo le cuesta dejar a personas tóxicas que no se quedan ni se van? El problema es que es demasiado impulsivo y puede llegar a involucrarse con personas tóxicas sin siquiera notarlo porque lo deslumbra alguna otra cualidad. Ahí es cuando su apego se hace presente, si Leo cae rendido ante tus encantos se pierde, no hay nadie que lo haga cambiar de opinión y aunque sepa que no es algo que le aporte, le cuesta mucho alejarse. 

Virgo 

Detrás de una personalidad perfeccionista, que siempre está prestando atención a cada mínimo detalle cuando se trata de involucrarse a nivel emocional y mental, se esconde un alma bondadosa. Virgo no va por ahí siendo amable con todos, pero cuando te ganas su atención te dará muchas oportunidades, porque aún cree que las personas pueden cambiar y es posible que la esperanza falsa le haga pedazos el corazón. Le cuesta creer que sólo hay maldad en esa persona. 

Libra 

La personalidad de Libra es una experta para atraer personas tóxicas, porque es el signo que no se siente con el derecho de juzgar a nadie. Libra necesita ir hasta el fondo, profundizar en tus emociones y tus acciones, para poder entenderte. ¿Por qué a cada signo le cuesta dejar a personas tóxicas que no se quedan ni se van? El problema de Libra es que muchas veces asume el cargo de salvador, ignora los defectos de las personas y sólo quiere ver sus fortalezas, ahí es cuando se nubla y puede que sólo se acerquen para aprovecharse de la solidaridad que hay en su corazón. 

Escorpio 

Aunque Escorpio aparenta ser un alma oscura, que siempre está a la defensiva y que pone mil capas para que alguien entre a su corazón, en realidad es el ser más dulce que te puede presentar la vida. Cuando Escorpio considera a alguien importante, lo da todo, es realmente ese incondicional que siempre estará en las buenas y en las malas. Pero no siempre recibe lo mismo de las personas tóxicas y ahí es cuando le cuesta mucho demostrar su lado fuerte y terminar la relación. 

Sagitario 

Sagitario es así, imparable, deseoso de explorar, de perderse en una conversación. No es el tipo de persona que se deje deslumbrar por lo material, necesita algo más, profundizar en la esencia para poder entregar el corazón. Lo malo es que una vez que lo hace y se encuentra con personas manipuladoras le es muy difícil terminar la relación, porque confía en que todos cometemos errores y no quiere ser él quien no tenga el valor de darle una oportunidad a alguien. Le aterra arruinarlo. 

Capricornio 

Capricornio es demasiado exigente cuando se lo propone. Le cuesta mucho dejarse llevar por cualquiera, necesita rodearse de personas que compartan la misma forma de ver la vida. Es disciplinado, constante y siempre trabaja con una lista enorme de objetivos. Cuando llega alguien con quien puede compartir esa parte se pierde, siente que es tanta la química que termina dando mil oportunidades. Le da miedo que esa persona salga de su vida, porque no cree que alguien más cumpla con sus expectativas. 

Acuario 

El distante del zodiaco, algunos dicen que Acuario nunca entrega el corazón, son los que no tienen ni idea cómo funcionan sus sentimientos. No es el signo que necesite estar pegado a ti las 24 horas del día, para demostrarte que le interesas. Acuario te ama como nadie, pero necesita su espacio. Ese es el problema, que son contadas las personas que logran entenderlo y hay quienes se aprovechan de ello. Les hacen creer que nadie más los entenderá y ahí es cuando cuesta decir adiós. 

Piscis 

A veces, un corazón tan grande resulta contraproducente. Y es que las personas tóxicas tienen un imán para detectar personalidades como las de Piscis. Es decir, signos sensibles, dulces y entregados, siempre dispuestos a ayudar. Piscis es tan empático que se olvida de sí mismo y se pone como último en la lista. Es demasiado amable y por ello termina dando segundas oportunidades a personas que no se lo merecen. Así que cae en un ciclo inconcluso, necesita más tiempo para terminar la relación.